Misterios con trenes, gimnasia y lechugas

16 junio, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

Ardicia publica El detective del ferrocarril, los nueve relatos policiacos protagonizados por el simpar Thorpe Hazell

Hay que ponerse en la piel del lector de hace un siglo cuando se topó por vez primera con el investigador aficionado Thorpe Hazell, culmen de la excentricidad y por tanto, bastante más peculiar que Sherlock Holmes, pese a su violín y su curiosidad por las drogas.

Hablamos de Thorpe Hazell, la criatura salida de la mente del británico Victor L. Whitechurch (1868-1933), un personaje asiduo a la gimnasia a cualquier hora del día y en cualquier rincón donde se encuentre, además de un acérrimo seguidor de la dieta vegetariana, sin olvidar su pasión por los libros y un conocimiento enciclopédico de la red ferroviaria británica.

El tiempo ha laminado las excentricidades de Hazell y paradójicamente, sólo las dos últimas características, la querencia por los libros y los trenes, pueden considerarse peculiares en nuestros días. El investigador, pelirrojo para más señas, desentrañó en nueve ocasiones misterios ignotos, a veces impregnados de sangre, y sus aventuras fueron publicadas originalmente en revistas de la Gran Bretaña así como en un volumen más amplio, acompañado de otras historias, publicado en 1912.

La nueva editorial Ardicia reúne ahora las nueve aventuras de Thorpe Hazell en El detective del ferrocarril, con una estupenda portada de Natalia Zaratiegui. Casi doscientas páginas de enigmas que tienen el tren como auténtico protagonista, pues la mayoría de las veces es el medio empleado para cometer los delitos.

Con fino humor y muchas flexiones de por medio, Thorpe Hazell deambula por estaciones, vagones y casetas de guardagujas hasta que desenmascara al malhechor. Junto a colegas como Chesterton y Agatha Christie, el creador de este detective ferroviario formó parte del prestigioso Detection Club. Tuvo motivos.

FICHA
El detective del ferrocarril
VICTOR L. WHITECHURCH
ARDICIA
17,95 €
Traducción de Pablo González-Nuevo

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: