Mario Cuenca Sandoval: Música frente a las fieras

16 julio, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

El escritor español novela en El don de la fiebre, publicada por Seix Barral, la vida del compositor francés Olivier Messiaen. En la estela de los grandes narradores europeos de biografías como Zweig o Echenoz, Mario Cuenca Sandoval acierta con el tono lírico para retratar a uno los compositores más místicos del siglo XX

El afamado escritor austriaco Stefan Szweig noveló con gran éxito de público las vidas de personajes como Fouché, Dickens o Maria Antonieta. El resultado fue un híbrido entre la biografía y novela o si se quiere, una biografía literaria que ha tenido gran predicamento a lo largo del siglo XX y que sigue en nuestros días.

Sin ir más lejos, ahí están las obras de grandes expertos en este género como los franceses Patrick Deville, Jean Echenoz o Éric Vuillard, que o bien recrean la vida de algunas personas notables o bien dan vida a escenarios históricos, como la última obra de Vuillard, El orden del día, que revive el proceso de cesión de las democracias europeas ante el nazismo en los años 30.

 

Olivier Messiaen en 1930. Foto: Wikipedia

En esta línea, el catalán afincado en Córdoba Mario Cuenca Sandoval (Sabadell, 1975) nos acaba de dejar una de las obras más depuradas, hermosas y memorables del género, El don de la fiebre, que acaba de publicar Seix Barral. Se trata de la biografía novelada del galo Olivier Messiaen (1908-1992), el compositor de música contemporánea que fue considerado en su día el Mozart francés, por su tempranas dotes para la música.

Las características del biografiado ya suponían un reto, porque Messiaen fue un músico introvertido, que rozó la mística en su intento por trasladar a la música la gloria divina con la que comulgaba; un compositor de fuertes raíces católicas atraído por el canto de los pájaros, que sobrellevó, gracias a su arte, la amarga experiencia de la reclusión en un campo de concentración nazi.
Mario Cuenca Sandoval afronta la laberíntica vida de Messiaen con un lirismo que en absoluto cae en la ñoñería ni el hartazgo, y que aporta el tono exacto para abordar la rica vida interior de este compositor y su proceso de deslumbramiento por la música, la religión y el canto de los pájaros, constantes que marcarían toda la producción del galo.

Hay además momentos de esta novela que recuerdan al narrador de En busca del tiempo perdido, tan arrobado por las vidrieras de la Catedral de Chartres como el joven Messiaen cuando pasea con su padre por el interior de la Santa Capilla de París: «…los halos de los vitrales incendiados de luz reflejados en sus gafas redondas de miope, el hechizo de una vivencia al mismo tiempo íntima y sobrenatural, como si intentara recoger una cascada de piedras preciosas con las manos. La luz como una fisura que nos comunica con lo invisible…»

Como la existencia del compositor de Catálogo de pájaro, la novela da mucha importancia al contraste entre el cielo al que en todo momento dirige su mirada y el fango de su existencia, sacudida por la muerte de su madre, los problemas mentales de su primera esposa y la detención y reclusión de Messiaen por los nazis en el campo de concentración de Görlitz.

De este insoportable escenario saldrá, sin embargo, una obra que renovará la música contemporánea, el famoso Cuarteto para el fin del tiempo, adelanto musical de la inminente Apocalipsis, forjado entre las ruinas de la Humanidad.

La novela enfrenta además el Messiaen del pasado con el anciano del presente que contempla su propia vida en 1992, el año de su muerte.

El don de la fiebre es, en resumen, un arrebatador paseo por la vida y sus dilemas morales, repleto de mística así como de palabras bellas y medidas; una lección de literatura que evidencia cómo el arte puede aminorar la más terrible de las tempestades y renacer de las más negras tinieblas.

FICHA
El don de la fiebre
MARIO CUENCA SANDOVAL
SEIX BARRAL
18,50 €
Olivier Messiaen ha nacido con un don: tiene un oído absoluto, puede identificar la calidad, el timbre e incluso el color de cada sonido. Con el tiempo llegará a convertirse en uno de los compositores más famosos de Francia y del mundo. En El don de la fiebre, Mario Cuenca Sandoval novela la vida de este artista absorbido por la religión, los pájaros y la música

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: