Málaga y la turbia posguerra

8 febrero, 2016
Luis Melero con Después de la desbandá el pasado mes de noviembre.

Luis Melero con Después de la desbandá el pasado mes de noviembre. GREGORIO TORRES.

ALFONSO VÁZQUEZ
Al escritor malagueño Luis Melero le cabe el honor de haber dado nombre al que quizás sea el episodio más trágico de la Guerra Civil Española. A partir de la publicación de su novela La desbandá fue conocida con este nombre la matanza indiscriminada de miles de civiles en la Carretera de Almería de febrero de 1937. La desbandá, un éxito editorial, fue recuperada el año pasado por la editorial malagueña ediciones del Genal, pues como recordaba el autor muchos lectores seguían preguntando por el libro.
Pocos meses después de su presentación ha publicado en la misma editorial Después de la desbandá, que sitúa a los personajes de ese inmenso fresco sobre la Guerra Civil en Málaga en la desoladora posguerra.
Y con ella vuelven dos de los principales pilares de La desbandá, los conseguidos personajes de el Mani y su amigo Joaquín el Templao y para que el lector no tenga que recordar la procelosa primera parte, y también para aquellos que descubren esta vibrante saga con la nueva obra, Luis Melero entremezcla con acierto en las primeras páginas pasajes de La desbandá, que enlazan sin estridencias con el nuevo hilo argumental: una Málaga recién tomada por los nacionales y a la que regresan los supervivientes de la matanza de la Carretera de Almería.
La posguerra que nos dibuja Melero, lejos de indagar en los tópicos, nos ofrece un enfoque muy original que recuerda a la Barcelona de Si te dicen que caí, la novela de Juan Marsé. Recorremos una Málaga de lumpen, de prostitución, gimnasios y boxeadores en la que algunos personajes de las clases altas asisten a depravadas exhibiciones sexuales en sus mansiones, un hecho verídico poco conocido. Una Málaga en suma que de ser esa ciudad «desnuda» y liberal evocada por García Lorca ha pasado a convertirse en una ciudad odiada por Franco (y previamente ninguneada por la República, como no deja de subrayar el escritor) que años después de la contienda todavía convive con las ruinas que dejaron los bombardeos.
A Luis Melero se le nota el oficio de guionista de televisión en la trama densa y al mismo tiempo ágil y adictiva en la que nos embarca y que se moverá entre dos aguas, las de la Málaga gobernada por los vencedores y la España del exilio que sobrevive en Buenos Aires.
Pese a que el crimen de la Carretera de Almería acabó con muchos personajes de esta saga ante todo dickensiana (en especial, Grandes Esperanzas), Después de la desbandá es una redonda continuación que nos descubre el lado turbio de la posguerra, un mundo de pícaros renacidos y rencores que no se apagan. Si para conocer cómo fue la Guerra Civil en Málaga La desbandá supera en bastantes aspectos al más completo de los libros de Historia o documentales, Después de la desbandá no lo es menos con respecto a esos primeros años del régimen franquista en la capital.
Pero también, como ya fue la primera parte, la novela es una hermosa reflexión sobre el amor y la amistad por encima de cualquier circunstancia, por terrible que sea.

FICHA
Después de la desbandá
LUIS MELERO
EDICIONES DEL GENAL
20,80 €

Los supervivientes aseguran que la posguerra fue peor que la Guerra Civil. No existen estadísticas de los fusilamientos, porque en muchos casos no hubo sentencias ni juicio. Pero lo más castrante fue el miedo que aplastó a la sociedad española durante una década. La sospecha, la suspicacia y el disimulo anularon las iniciativas y la creatividad.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: