Los renglones torcidos de ‘internerd’

27 septiembre, 2013
Experimento de Turing

El test de Turing ¿Tienen inteligencia las máquinas? El experimento de Turing es una de las ideas centrales del libro, que busca evaluar si las máquinas tienen inteligencia.

JAVIER LERENA

El manifiesto Contra el rebaño digital (Destino), del informático estadounidense Jaron Lanier, analiza y destripa los peligros de internet y cómo estas nuevas tecnologías están socavando a los individuos en favor de la masa.

Que internet ha transformado la sociedad es una obviedad en la que no es necesario que insistamos. Desde mediados de los noventa, la extensión de la Red revolucionó no sólo la forma de comunicarnos, sino la manera en la que interactuamos y nos relacionamos. Es innegable que gracias a la web hoy somos una ciudadanía más (que no mejor) informada. La era pre-internet nos parece tan lejana que en cuanto nos quedamos sin conexión a muchos se nos acaba el mundo. Las posibilidades se multiplican hasta el infinito gracias a esta red en la que todos quieren estar y a la que todos adulan. Pero no todo el monte es orégano. En contadas ocasiones, surgen voces críticas que alertan de ciertos abusos y peligros del ciberespacio. Es el caso del manifiesto de Jaron Lanier y su última obra –Contra el rebaño digital –una traducción algo sui géneris, ya que el título original, You are not a gadget, es No eres un cacharro–.

A diferencia de la mayoría de los ataques lanzados por  sectores neoluditas, Lanier no dirige sus dardos hacia la actividad ilícita de los usuarios en la Red, sino hacia la oligarquía de Silicon Valley, aquellos que el autor llama «los Señores de la Nube». Su crítica tampoco va dirigida a la esencia de esta tecnología, sino a cómo se ha diseñado y desarrollado la misma. Para el autor, es necesario refundar la Red y darle una visión más humanista y menos orientada a las máquinas, como pueden ser los robots que examinan y registran nuestras páginas. Porque en la mayoría de las galeras 2.0 no se escribe pensando en personas, sino en esas máquinas que indexarán (inventariar) nuestra entrada, web o tuit. Posicionarse en el univeso 2.0 es la meta. En esa carrera están permitidas hasta las violaciones al lenguaje.

En las 242 páginas que conforman este manifiesto, Lanier dispara contra lo que se ha bautizado como la cultura nerd de internet y la muerte del individuo, en pos de la mente colmena y el pensamiento fragmentado. Al fin y al cabo, los comportamientos censurables no son más que los síntomas de un diseño deficiente que alimenta la actividad de los trolls. En la actualidad, todo contenido creado en internet se hace pensando más en los robots que en las personas. Importa más la cantidad que la calidad.

¿Esto es el reflejo de nuestras miserias? Para Lanier no, ya que, al igual que la imprenta, la web no es más que una herramienta ideada para mejorar nuestra comunicación y la transmisión de conocimientos, pero cuidado, porque el poder de la tecnología para cambiar nuestros hábitos asusta. Y de esta deriva a la que nos lleva la Red ya tenemos suficientes ejemplos. Es fácil encontrar a un grupo de adolescentes sentados en una terraza. Una reunión de personas en la que nadie habla, aunque sí se comunican, eso sí, vía Whatsapp. El ansia de la comunicación global acaba matando las relaciones personales tradicionales.

Otros de los peligros de lo que alerta Lanier es la globalización, por la erosión que supone para la diversidad cultural. Y pone un ejemplo muy ilustrativo: la música. La pasada década es la primera desde la popularización de este arte en la que no encontramos un género musical que defina a dicha generación. ¿Por qué? El escritor sostiene que la cultura global ha enterrado a los fenómenos locales que posibilitaron el nacimiento de nuevos géneros, como ocurrió en Nueva Orleans [jazz], Seattle [grunge] o Bristol [Trip hop]. Un síntoma de la retropía en la que vivimos.

Jaron Zepel Lanier

Jaron Zepel Lanier

Totalitarismo digital, la nueva amenaza. «Si no estás en internet, no existes», una frase que seguro que habrá escuchado en más de una ocasión. Para este informático neoyorquino, el totalitarismo digital supone un riesgo para el futuro de la sociedad. Un problema que puede acrecentar por la potencia técnica del hardware y software. «Es como si te arrodillas para plantar un árbol y éste engulle la ciudad antes de que te dé tiempo a levantarte».

Un ejemplo de cómo la Red socava al individuo lo encontramos en la propia configuración de internet. El pseudoanonimato, la desconsideración de los autores originales, la forma en la que se intercambian los datos que imposibilita saber de qué archivos se trata, ya que esos archivos se trocean en pequeños paquetes y se recomponen al llegar a su destino. Barreras que los diseñadores levantaron para proteger al usuario de posibles miradas curiosas de gobiernos o corporaciones, pero al final, a juicio del autor, impiden una interacción más personal.

La lectura de este manifiesto es más que recomendable para todos aquellos que se interesen por la Red. Lanier no deja títere con cabeza. Ni la encumbrada Wikipedia se libra de sus dardos envenenados, a la que acusa de despreciar a los autores y acabar con las fuentes originales.

Jaron Lanier es una autoridad para hablar de estos temas. Está considerado como uno de los padres de los primeros proyectos de realidad virtual, siendo uno de los desarrolladores de Second Life. No en vano, fue una de las cien personalidades más influyentes del mundo en 2011, según la revista Time. Por cierto, no lo busquen en Twitter ni en Facebook, no encontrarán a este autor en ninguna red social. Para Lanier estas plataformas rebajan al individuo y conceptos tan valorados como es la amistad.

FICHA
Contra el rebaño digital
JARON LANIER
DESTINO
19,90 €

Es uno de los libros que más han dado que hablar en los círculos críticos de la Red: un aviso contra nuestra obsesión por la tecnología y, en concreto, por internet. La temprana dedicación del autor de este libro a la realidad virtual y el desarrollo de tecnologías en red de última generación con la iniciativa internet 2.0 son legendarias, así como sus artículos atacando muchas de las cuestiones que el mundo de la tecnología considera sagradas.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: