Los primeros pasos de Joseph Conrad

5 septiembre, 2012

ALFONSO VÁZQUEZ

Cuando el escritor Joseph Conrad presentó el manuscrito de La locura de Almayer en la editorial londinense Unwin, siguieron unos días frenéticos en los que el autor, como un padre primerizo, estuvo aguardando noticias preso de un gran nerviosismo que afectó a su salud. Finalmente, visitó la editorial y las felicitaciones que recibió de los dos encargados que leyeron la obra le hicieron dudar de su sinceridad. Así vivió Conrad su entrada en el desconocido mundillo literario, que culminó con la publicación de la novela en 1895 y con las excelentes críticas del mismísimo H. G. Wells.

La editorial Barataria acaba de publicar esa primera novela de Conrad, que el autor de origen polaco pero de alma anglosajona escribió todavía inmerso en su vida de marino.

En La locura de Almayer encontramos ya muchas de las constantes de toda su obra: el mar, un entorno exótico y alejado de la civilización y personajes con un marcado conflicto psicológico que tratan de sobrevivir en ese mundo que no es el suyo. Todo esto lo ejemplifica el turbado mundo interior de Kaspar Almayer, un comerciante holandés varado física y espiritualmente en un rincón de la parte malaya de Borneo, casado con una mujer malaya que le odia y una hija mestiza que se enamora de un amigo de su padre.

No se aprecian rastros de autor primerizo sino la maestría de un escritor que ya domina con genialidad las descripciones de la naturaleza y los problemas psicológicos. Un hermoso relato sobre la descomposición de una familia en el que apenas hay párrafos que no llamen la atención por su cuidada y poética puesta en escena. Lástima que, sobre todo en la primera parte del libro, haya demasiadas erratas que quitan lustre a una buena traducción y a una edición cómoda de leer.

FICHA
La locura de Almayer
JOSEPH CONRAD
BARATARIA
17 €

A pesar de ser la continuación cronológica de la trama novelesca de Un paria de las Islas (1896), publicada por Barataria en mayo de 2011, La locura de Almayer (1895) fue la primera novela de Conrad, la que le hizo decidirse a dejar el mar por la literatura. Conrad desmenuza las vicisitudes de sus personajes humanos, reducidos a seres contradictorios, contrahechos y malvados, solo atentos a las insignificantes leyes de sus intereses particulares, a sus principios torcidos, a los prejuicios que justifican su falsa superioridad sobre otros hombres.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: