Los hombres sin alma

29 agosto, 2012

GUILLERMO BUSUTIL

LA CRISIS HACE TIEMPO QUE LLEGÓ AL MERCADO literario nacional, donde cada vez resulta más difícil encontrar propuestas arriesgadas, novedosas, libres de ínfulas propias de debutantes que repiten argumentos trillados o que no han digerido del todo los ecos de lecturas inteligentes. Este motivo hace que se tenga que buscar la frescura, el talento o la provocación seria en otras literaturas, y la ucraniana es una de ellas gracias a su autor Yuri Andrujovich. Un escritor que se ha convertido en uno de los escritores más destacados del reciente panorama europeo. En España, adquirió fama con la publicación de Mi Europa en Acantilado, allá por 2005. Un ensayo, del que también es autor el polaco Andrzej Stasiuk, donde los dos firmantes se despedían del soviet way of life y daban la bienvenida a un nuevo estilo de vida que todavía estaba por definir. Este libro, junto con tres de sus novelas, Recreaciones, Moscoviada y Doce anillos, publicados en el mismo sello, lo han convertido en el «enterrador» oficial de ese viejo monstruo de múltiples cabezas conocido como la URSS. Su éxito se basa en su capacidad para reflejar sin tapujos ni diezmos historicistas los conflictos de identidad surgidos en el pueblo ucraniano.

LA NUEVA NOVELA DE ANDRUJOVICH, PERVERZIÓN, continúa la senda de sus obras anteriores. Su historia se centra en un personaje provocador, con el alma de un Orfeo –ucraniano, en este caso–, marcado por una identidad compleja y que, tras abandonar Ucrania, se pierde en las aguas de Venecia; una de las ciudades con más tradición simbólico/narrativa del continente. Staj Perfetski es un artista polifacético, vividor y políglota, invitado a un congreso de literatura convocado bajo el título “El absurdo postcarnavalesco del mundo: ¿qué hay en el horizonte?”, a punto de celebrarse en la ciudad. El poeta nunca llegará a escenificar su charla porque parece haberse suicidado, precipitándose a las aguas del Gran Canal desde la ventana de su hotel. Con la intención de reconstruir sus pasos y los motivos de esta extraña desaparición, Andrujovich, transformado en un narrador/detective, recopila supuestos textos reales –reportajes, transcripciones, poemas, entrevistas, cintas de video, etc.- y rastrea los movimientos del personaje. Un habitual juego metaliterario, eficaz por la calidad del heterogéneo collage que consigue estructurar y que convierten Perverzión en un libro propio de la tan en boga literatura fragmentaria. A este rasgo habitual de la postmodernidad le añade también la elección de la ciudad-artificio de Venecia como escenario de la novela, y sujeta a su vez a su pasado literario, reconocible en obras de Thomas Mann, ETA Hoffman, Nabokov y Edgar Allan Poe entre otros. De ese modo, consigue armar también un interesante calidoscopio narrativo que también parece flotar sobre las aguas de la tradición.

ANDRUJOVICH HA DEFENDIDO en alguna ocasión que la palabra posmodernidad es casi un insulto en su país, ya que los ucranianos la relacionan con la frialdad, el cinismo y la vacuidad. La novela, definida también por un corrosivo humor, una prosa contestataria y rebelde, es una crítica feroz hacia la fase del pensamiento literario en la que andamos sumidos, presentando a un personaje que, siendo un resumen del espíritu posmoderno y siendo además una ejemplo de ruptura con las anteriores tradiciones –en este caso, la del «realismo soviético»-, parece un hombre absolutamente hueco, sin alma, carente de un destino hacia el que dirigir sus pasos. Andrujovich dibuja a un ser humano que se ha creído con tanta vehemencia las reglas escritas por los pensadores de la posmodernidad que ha acabado siendo un bufón sin una corte a la que hacer reír.

FICHA
Perverzión
YURI ANDRUJOVICH
ACANTILADO
24 €

¿Qué fue de Stanislav Perfetsky, poeta, provocador profesional y héroe de la resistencia ucraniana, desaparecido en las oscuras aguas del Gran Canal de Venecia? La novela reconstruye, gracias a un heterogéneo collage de notas personales, documentos oficiales y entrevistas, los hechos que aparentemente condujeron a nuestro héroe al suicidio. De camino a un seminario internacional para salvar al mundo de su propio absurdo, las fuerzas demoníacas se conjuran para que el poeta, convertido en un Orfeo ucraniano, enfrente su destino, en un viaje que le llevará, a través de la nueva Europa del este, hasta los excesos del decadente oeste.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: