Lola Clavero: el humor de lo pavoroso

1 julio, 2018

JOSÉ ANTONIO SAU

El horror es mío (Cuentos de humor y pavor) es el nuevo trabajo de la columnista de La Opinión y escritora Lola Clavero, 21 relatos elaborados a través del tamiz de su particular ironía

Lola Clavero, columnista de La Opinión de Málaga y escritora. ANTONIO ACITORES

Lola Clavero, columnista de prestigio y escritora por vocación y fatalidad, como ella misma dice, publica en Alhulia El horror es mío (Cuentos de humor y pavor), un volumen que compila 21 relatos de la narradora granadina afincada en Málaga en los que, desde su proverbial sentido del humor, ahonda en los grandes temas de la literatura universal y ese tal vez sea el gran acierto de este libro: la fina ironía del yo es capaz de pasar por el tamiz del escepticismo historias cotidianas que acaban deviniendo en disparatadas en algunos casos o retratando la realidad a golpe de sátira, aunque en ningún caso este humor resulta cargante, chocante u ofensivo. La retranca de Clavero es de tal altura literaria, estilística e intelectual, que sólo su mirada es capaz de revolucionar aquello que cuenta.

Según explicó en una reciente entrevista a este periódico, ha tardado cuatro años en dar a luz a un libro de cuentos, toda una proeza, dado que ya sabemos cómo se las gasta el gran público con los relatos, pero es que, en cierta forma, se trata de un trabajo arriesgado en el que tornan a la vida personajes como Borges, en el que se nos muestra a una niña diez obsesionada con El Quijote (nótese la fina ironía para criticar el alto diseño de los planes educativos y su concreción, habitualmente mala, en la vida diaria de las aulas y los chavales), o las vicisitudes por las que atraviesa una escritora de altura que, para prosperar en el complejo mundo literario, acepta ejercer de «negro» para otros autores más conocidos, meditáticos, enterrando, por tanto, su ego artístico en las arenas del anonimato, en mi opinión uno de los mejores relatos de todo el conjunto. También, cómo no, habla en otra de las piezas de los problemas de la prensa local y de las estrecheces que impuso la crisis a los columnistas, o asistimos a una insólita declaración de amor de un personaje histórico al que Clavero se acerca con el desparpajo de las grandes. El libro se agrupa en seis grandes bloques: intríngulis de la literatura, el pasado y sus sombras, el mundo como realidad tangible, el amor y sus vericuetos, la muerte y sus avatares y «la puñetera fortuna», temas a los que llega todo escritor en un momento de su evolución, una aproximación que Lola Clavero resuelve, como hemos dicho desde el principio, con una patológica necesidad de verlo todo a través del prisma

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: