Lejanas estrellas de nuestras galaxias

8 julio, 2018

JOSÉ LUIS G. GÓMEZ

Los tipos raros también mueren, se ve que en eso son bastante normales. Hace unos días fue el turno de Harlan Ellison (1934-2018), uno de los grandes excéntricos de la literatura popular del siglo XX. Este tipo se jactaba de haber sido despedido en su primer día como escritor para Disney por el mismísimo hermano de Walt Disney: el todopoderoso Roy escuchó bromear a Ellison sobre la posibilidad de rodar una película pornográfica con Mickey de protagonista, y al instante le echó a la calle. Por suerte para él y para todos, sí que tuvo oportunidad de dejar su carácter, controvertido y afilado, en guiones para series de televisión y tebeos, así como en muchísimas novelas y relatos. Ellison pasa por ser una luminaria de la llamada New Wave de la Ciencia Ficción, pero para mí es sobre todo el tipo que escribió uno de los mejores episodios de Star Trek -se trata de The City on the Edge of Tomorrow, uno de los últimos de la primera temporada, y toda una maravilla del subgénero de viajes en el tiempo-. Comprendo que Ellison no es la clase de escritor que es llorado en nuestros periódicos, y aún menos en nuestros informativos televisivos, que este señor era de Cleveland, Ohio, y se dedicaba a escribir literatura de género, cosa poco prestigiada por aquí. Pero en mi pequeño mundo, la suya era una estrella muy luminosa, de las que nunca se apagan.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: