La superación con nombre de mujer

14 agosto, 2012

Maha Akhtar, en la visita que realizó a Málaga el pasado junio.

Maha Akhtar, en la visita que realizó a Málaga el pasado junio.

RAQUEL ESPEJO

Y Maha llegó a la novela. Todo un descubrimiento. Maha Akhtar, periodista y escritora con un currículum amplio e interesante, quizá encasillada en Málaga por ser la nieta de nuestra maharaní de Kapurtala, Anita Delgado, demuestra con su propia biografía cómo la fuerza que irradian las mujeres es determinante para modificar la historia de lo individual a lo general. Como en su primera novela, Miel y almendras.

Cuatro protagonistas, cuatro mujeres, diferentes clases sociales y una amistad que se va trenzado de forma suave pero consistente son el esqueleto del libro. De fondo, cual escenario en blanco y negro, Beirut, quien se convierte en un personaje más y de quién apreciaremos cómo puede llegar a cambiar de color, desde los tonos terroríficos de una guerra continuada a los campos y el vergel que describe una de sus protagonistas.

Todas ellas coinciden en un punto de sus vidas en un lugar físico, además de la ciudad: un salón de belleza. Salón que se convierte en confesionario de sus cuitas, tumba de sus secretos, belleza interna en forma de amistad que traspasa fronteras, culturas, clases sociales y religiones. Ahí es nada, y todo esto en un país que tenemos etiquetado como musulmán, cuando la realidad es que está dividido entre cristianos (ahora los menos), judíos y musulmanes, diferentes facciones religiosas y sobre todo un lugar más europeizado de lo que nos imaginamos con 21 universidades.

No crean que el libro es un drama. No imaginen tampoco que el libro es como han escrito en otros medios una mezcla de Mujeres desesperadas y Sexo en Nueva York. Yo no lo definiría así. Lo dejaría en una novela con un trasfondo político más importante de lo que parece, donde la realidad de aquel mundo no tan lejano a los países mediterráneos se refleja en historias cotidianas. Me dejó muy impresionada la fuerza interna de unas mujeres que desde diferentes ámbitos luchan no sólo contra su destino, un destino en algunos casos nada amable y sí muy cruel, con la dureza que sólo da una guerra, sino que además lo superan, mejoran y cosechan frutos. Las mujeres, como siempre, en todos los lugares, y en todos los países.

El postre típico, de miel y almendras, da nombre a la novela, aunque ni todas las almendras son dulces, ni la miel puede suavizar algunos sabores, pero sí, pueden envolver amablemente escenarios dramáticos y hechos históricos. Como en este caso.

Destacaría la forma en que se presentan las protagonistas: una ligera complicación hasta que te familiarizas con los nombres de cada una de ellas, sabiamente divididos en capítulos para formarte la imagen de cada personaje antes del trenzado y núcleo de la novela. La sociedad de fondo, las imágenes descritas de los campos de refugiados, los grandes problemas ocultos en una guerra, Amnistía Internacional, el matrimonio como liberación de la mujer, las tradiciones y la hipocresía que las envuelven, la diplomacia y los países que pretenden pillar tajada de los problemas de otros, la Revolución de los Cedros… como verán, no es una novela cualquiera, es para deleitarse y aprender que los personajes reales también existen en las novelas.

PERFIL DE MAHA AKHTAR

Una escritora con imán, por Raquel Espejo

Si tuviera que definir, pobre de mí, a esta escritora, tras haberla conocido diría tan sólo: tiene imán. No pude dejar de mirarle a los ojos en el tiempo que duró nuestra charla. Nos reunimos hace un tiempo con motivo de la firma de su nuevo libro Miel y almendras en Málaga y enseguida reconocí la vitalidad que esconde su pluma, porque toda ella derrocha ilusión.

Maha me contó que las libanesas son mujeres libres, que no sufren las mismas restricciones y que combinan muy bien las tradiciones con la modernidad, eso sí, las propias tradiciones son las que hacen sentir a la mujer de Beirut libanesa, y que son «un referente para el resto de mujeres árabes». O «mujeres modernas que miran hacia Occidente». Quizá porque la cultura libanesa es parecida a la mediterránea y por tanto las inquietudes y problemas de aquellas mujeres de Oriente Próximo son reconocibles en nuestra sociedad.

Me confiesa que le gusta escribir sobre lo que conoce, y que después de haber sido fiel y leal a sus memorias por sus antecedentes familiares (es nieta de Anita Delgado), ha dejado volar la imaginación entre estos personajes del mundo femenino, donde se siente tan a gusto, y donde se ha sentido tan libre «como cuando bailaba flamenco con Manuela Carrasco».

Se dejó llevar por la aventura de sus personajes y no sabría escoger ni la parte que más le gustó escribir del libro, ni al personaje con el que más se siente identificada. Reconoce que la forma de contarlo viene heredado de su tía, libanesa también, que de pequeña le narraba todas las noches una historia al irse a dormir. Y que lloró muchísimo al terminar la novela, aunque tiene muy claro que «nunca le gustaron las segundas partes».

Pero alguien como Maha con tanto entusiasmo no se queda anclada en lo que ha hecho sin tener la mente puesta en lo que vendrá, y ya piensa e imagina con volver a coger la pluma y escribir otra vez, sobre mujeres, pero esta vez en Nueva York, donde reside y donde se desenvuelve tan bien.

Para Beirut sólo tiene palabras amables, dice que su fascinación se encuentra «en la dualidad de ser muy bonita pero a la vez muy trágica». Que el verdadero misterio de aquella tierra y lo que la hace tan sublime es «la convivencia de culturas…», sólo una vez en toda la conversación Maha no supo rotundamente qué contestarme, y fue cuando le pregunté por el futuro de aquella zona y si las hijas de las mujeres actuales conocerán otro Beirut… mientras llega ese cambio, en una zona tan conflictiva, siempre habrá mujeres con la fuerza de los personajes de Miel y almendras que luchen por un nuevo futuro para sus hijas.

FICHA
Miel y almendras
MAHA AKHTAR
ROCA EDITORIAL
21 €

Cuatro mujeres de diferentes clases sociales y una amistad rotunda para descubrir el paso de la tradición a la modernidad en el Beirut de nuestros días. Mouna Al-Husseini es la propietaria del Cleopatra, un salón de belleza algo decadente en un barrio de Beirut. Mouna es una mujer atrevida y liberal, que lucha por desmarcarse de la rígida tradición, a pesar de que a sus 37 años su madre todavía le recuerda día a día lo mal que ha encaminado su vida. La casualidad llevará a las puertas del Cleopatra a Imaan Sayah, una importante diplomática libanesa, y con ella a tres de sus amigas: Nina, Lailah y Nadine. Tras ese primer encuentro, Mouna, Imaan, Nina y Lailah desarrollarán una amistad profunda y honesta al margen de sus procedencias.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: