La narrativa total de Jerzy Kosinski

6 febrero, 2012
El autor polaco Jerzy Kosinski.

El autor polaco Jerzy Kosinski.

Hace veinte años, en mayo de 1991, Jerzy Kosinski decidió meter la cabeza en una bolsa de plástico. Había mezclado uno de los cubatas de ron que tanto le gustaban con barbitúricos. Dejó una nota. Breve y lapidaria. «Me he ido a dormir por un rato mayor de lo habitual». La eternidad, dijo. De todas las fórmulas para desaparecer esa fue la suya. Y no podía ser otra. Su idea de la renuncia proclamada sobre la idea de su literatura. Una coherencia siniestra, posible. Quiero decir, no es que Kosinski arrastrara su condena por las páginas como si fueran cuentas vencidas, que también, sino que una vez convencido de la necesidad de agotar su vida, pocos métodos resultan tan lenguaraces en el asunto Kosinski como el elegido por el propio Kosinski.

La muerte del autor habla también del autor. Y lo hace fundamentalmente de la poética de Pasos (Debolsillo, 201), traducida por Carlos Milla. Hay algo en su manera de despedirse que recuerda a su escritura; el gesto preciso, musical, sin ánimo de descoyuntar al lector, convertido en narrativa pura. El misterio, la conmoción seca que llega después de cada una de las páginas del libro. Pasos ganó en 1969 el National Book Award y la pregunta es cómo diablos lo hizo. Una obra maestra, dicho así, sin hipérbole, pero fragmentaria, más bien rarita, incluso para un premio no caracterizado precisamente por la ortodoxia dickensiana, capaz de señalar, incluso, a Felipe Alfau, uno de los raros más raros de nuestra literatura. Kosinski logró lo imposible en vida, hacer que un planteamiento como el suyo sedujera a audiencias millonarias, especialmente de Estados Unidos. Y lo más difícil todavía, sin que sus propios lectores pusieran caritas tipo Finnegan’s wake frente a la mención de su título menos canónico, formalmente más libre.

LUCAS MARTIN

Pasos sucede como un retablo; es una estructura hecha de estructuras mínimas, puede que conectada con abalorios, incluso, también que desconectada, sin mayor continuidad que una misma vibración y sin que esto último importe. Kosinski, como Foster Wallace, igual, pero a la inversa, está cerca de la literatura total y su libro capital resulta una máquina narrativa, desmigajada en puntos mínimos que acechan y presionan al lector con la contundencia del poema, del buen poema. Retales de historias que son historias, pequeños mundos transportables con toda la pesadez de lo visto y la ligereza de la palabra exultante, sincopada, hiriente. Personajes inadaptados, desvencijados, casi presas del sonambulismo en un universo de codificación letal, con el sexo como muerte y como abismo. Toda una maravilla.

FICHA

Pasos
JERZY KOSINSKI
DEBOLSILLO
9,95 €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: