La maravilla imaginada

5 mayo, 2014
El semiólogo italiano Umberto Eco acaba de cumplir 82 años.

El semiólogo italiano Umberto Eco acaba de cumplir 82 años.

JOSÉ VICENTE RODRÍGUEZ

De la Atlántida a Shambhala, del Edén de la Tierra Austral. Umberto Eco, el autor de El nombre la rosa, despliega en Historia de la tierra y otros lugares legendarios (Lumen) toda su erudición para  embarcarnos en un viaje por las tierras y lugares desconocidos que, ahora o en el pasado, han creado todo tipo de quimeras, utopías e ilusiones. El volumen, espléndidamente ilustrado, es todo un festín de sabiduría aunque servido de forma amena.

La ingente obra del semiólogo italiano Umberto Eco ha girado siempre sobre los mismos pilares, ya fuera a través de sesudos ensayos para minorías o de novelas que inesperadamente se alzaron como superventas. La supremacía de lo inventado sobre la real o la irresistible sugerencia del mito ante la banalidad de lo tangible han fascinado desde siempre a Eco, que ha utilizado el tema como piedra angular de relatos como La isla del día de antes o Baudolino. El veterano profesor (ha cumplido en enero 82 años) acaba de publicar Historia de las tierras y los lugares legendarios (Lumen), un exquisito ensayo en el que repasa todos los territorios que los hombres consideraron durante mucho tiempo reales, y que han inspirado algunas de las más hermosas leyendas. El libro, que está además espléndidamente ilustrado, constituye una espléndida guía cartográfica, visual y textual de estos territorios.

Eco despliega toda su erudición  (y también todo su fino humor) para repasar este maravilloso catálogo. Desde algunas tierras citadas en la Biblia (Edén, Ofir Saba) a las citadas por Homero en la Odisea, pasando por la Atlántida, el País de Jauja o las islas de Utopía. El erudito autor de El nombre de la rosa o El cementerio de Praga nos sitúa en cada contexto histórico, documento sus comentarios con citas de los autores más variopintos. Así descubrimos que en la Antigüedad la creencia de los hombres era que la Tierra era redonda y no plana, por muchos que algunos autores no se explicaran cómo vivían las personas que habitaban en las míticas Antípodas.

Es el caso de Lactancio, que tirando de razonamiento se preguntaba si era posible una tierra donde «los cereales y los árboles crecen hacia abajo». O el de Cosmas Indicopleustes, que achaca la idea de la redondez de la Tierra a  «viejas fábulas de mujeres» al no ver posible que ambas personas, los de un lado del mundo y los del otro pudieran estar de pie al mismo tiempo. Eran tiempos donde los mapas y los topónimos, o no existían o eran meramente indicativos. Como muestra, la Guía del Peregrino, donde se decía que para ir de Roma a Jerusalén lo que había que hacer era «avanzar hacia el sur y preguntar por el camino».

Los unicornios de Marco Polo El volumen incluye también fenómenos tan poco conocidos (aunque quien leyera Baudolino sí los recordará) como la fascinación que despertó en todo el Occidente medieval la aparición de una carta del Preste Juan, un monarca imaginario cuyas tierras maravillosas se encontraban en el Oriente. La carta, una mera falsificación, provocó que incluso el papa Alejandro III mandara una delegación para concertar una cruzada con la que expulsar a los infieles de Tierra Santa. Los animales mitológicos también tienen cabida en este minucioso volumen. De hecho se cita que Marco Polo encontró unicornios durante su estancia en la isla de Java, aunque los definió un poco diferentes a la estilizada figura de la mitología. El famoso viajero los describió «con pelos de búfalo y pies como elefante», «muy feos», con un cuerno negro y con cabeza de jabalí. En realidad, lo que Marco Polo vio en sus viajes fue a los rinocerontes. Muy curioso resulta también el caso de las islas Salomón, supuesto enclave de fabulosas riquezas. El navegante español Álvaro Mendaña de Neira llegó a ellas en 1567 pero no logró encontrarlas de nuevo en su segundo viaje por no poseer las coordenadas exactas. Eco ya recogió el tema en su novela La isla del día de antes.

La espléndida selección de textos clásicos que acompaña cada capítulo ayudan a entender la mentalidad y los razonamientos de la época,  y revelan el enorme acervo cultural de Eco, una de las pocas figuras de la cultura moderna que podrían hacerse acreedoras a la definición de hombre renacentista. Historia de las tierras y los lugares legendarios es su nuevo tesoro. Esperemos que no sea el último de ellos.

Historia de las tierras y los lugares legendarios, de Umberto Eco

FICHA
Historia de las tierras y los lugares legendarios
UMBERTO ECO
LUMEN
44,90 €La imaginación ha ido creando lugares imaginarios cargados de leyenda donde depositar deseos, sueños, utopías y pesadillas. Eco nos propone un viaje ilustrado por estas tierras distantes y desconocidas, con una mezcla inigualable de erudición y amenidad.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: