La izquierda desorientada

29 junio, 2015
Ilustración de Pablo García

Ilustración de Pablo García

ENRIQUE BENÍTEZ

Los problemas y retos del siglo XXI requieren de una actualización del pensamiento clásico de la socialdemocracia. Marco Revelli diagnostica de forma certera las claves de la crisis intelectual de la izquierda

Marco Revelli es profesor de Ciencias Políticas en la Universidad del Piamonte Oriental. Estudioso del fordismo, ha irrumpido en España con la edición simultánea –vaya coincidencia- de dos libros muy distintos tanto por su contenido como por su alcance: el divulgativo La lucha de clases existe… ¡y la han ganado los ricos! (Alianza editorial) y el reflexivo Posizquierda. ¿Qué queda de la política en un mundo globalizado? (Trotta).

Que la lucha de clases existe parece un pleonasmo, aunque haya quien intente cambiar el tradicional eje izquierda-derecha por un eje arriba-abajo más transversal y acomodado al malestar generalizado –y comprensible- con la política institucional de estos últimos cuarenta años. Pese a lo atrevido y acertado de su título, el libro de Revelli es un breviario para economistas, que refuta muchas de las tesis de la derecha económica y sus palmeros –desde la curva de Laffer, que proponía bajar impuestos a los más ricos hasta la «teoría del goteo», que afirma que el premio a las rentas más altas caerá como un goteo sobre el resto de la pirámide salarial, con beneficiosos efectos para el conjunto de la sociedad– con conocimiento, datos y teoría económica. Sin menosprecio del libro de Revelli, de agradable lectura y siempre necesario en una biblioteca atenta a las novedades en ciencias sociales, un cierto abuso de las cifras y un deseo de condensación de los postulados remite la recomendación de este libro a lectores con un cierto conocimiento previo de la Economía y algunas de sus teorías más controvertidas. En este sentido, la lectura de este libro se ha hecho con cierta nostalgia de la nitidez expositiva que demuestra Zygmunt Bauman en otra obra de breve extensión pero intensa profundidad: ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos? (Paidós). Dos lecturas en paralelo sin duda pueden proporcionar a sus curiosos lectores sólidos argumentos para realizar alguna corta incursión en la jungla digital que nos rodea.

Posizquierda, por su parte, es un libro mucho más reflexivo. De título deudor de uno de los mejores libros de política escritos en lo que llevamos de siglo (Posdemocracia, de Colin Crouch, Taurus), permite una amena lectura gracias a su organización interna: un lucido y lúcido prefacio de José Antonio Pérez Tapias (líder de la corriente de opinión Izquierda Socialista, dentro del PSOE); doce breves capítulos que se leen con extrema facilidad; y una parte final con seis entrevistas apasionantes con Ulrich Beck (poco antes de fallecer) y diversas figuras relevantes del escenario político italiano, poco conocidas en España.

Es muy destacable el resumen que hace Pérez Tapias en el prefacio sobre los valores de la izquierda en momentos tan convulsos como los actuales. La izquierda es «un punto de vista moral», desde el que se asume una posición ética. Es también «voluntad de compromiso», ya que sin acción ni organización no es posible el cambio. La izquierda es por supuesto «una posición política», contrapuesta a las ideas neoliberales y conservadoras. Y finalmente la izquierda es «intención utópica», encaminada a transformar la rebeldía en potencial de cambio.

Respecto al texto elaborado por el propio Revelli, sus doce breves capítulos suponen un paseo por las ideas de los autores que más han contribuido al pensamiento de la izquierda en estos últimos años: desde Cristopher Lasch (La rebelión de las élites), hasta Manuel Castells (La sociedad red), pasando por supuesto por Ulrich Beck (La sociedad del riesgo) y Zygmunt Bauman (Modernidad líquida). La lectura de Revelli permite, entonces, establecer hitos, identificar enlaces entre esa historia reciente que hemos vivido y sufrido de dialéctica ideológica, triunfo de las reformas conservadoras, cautela del pensamiento de izquierdas y la práctica del gobierno. No hay referencias explícitas a la crisis griega, o a la tragedia cotidiana del Mediterráneo, y eso es una desgracia (el libro es del año pasado), ya que se echa de menos un golpe de autoridad de la adormecida socialdemocracia europea. En este sentido, y según recoge el propio libro de Revelli, una encuesta hecha en Italia trató de actualizar el nuevo léxico de la izquierda, y el descubrimiento fue que las palabras de ámbito socioeconómico seguían estando muy presentes en el imaginario colectivo de la gente de izquierdas: trabajo, equidad, redistribución, y ya a cierta distancia términos más genéricos como paz, moralidad o laicismo. Sin duda las relaciones laborales, la acaparación de poder y riqueza en manos de unos pocos (la conversión de las democracias occidentales en oligarquías inaccesibles es una constante en el planteamiento de Revelli), la subordinación de la política a los grandes intereses de las corporaciones y la lejanía de la agenda institucional con respecto a los problemas cotidianos permiten seguir afirmando que hay unas palabras distintivas de la izquierda, de la misma manera que debería haber una forma de hacer política diferente, diferenciadora y más comprometida con los valores clásicos defendidos en nombre de la igualdad y con las personas que sufren la tiranía inhumana de la rentabilidad financiera.

No conviene dejar de leer las entrevistas que completan el libro de Revelli. Mario Tronti, filósofo y político, camarada de Toni Negri –y este dato es muy revelador a efectos de presentación del entrevistado– es cuestionado: «La revuelta contra la casta parece verbalmente fuerte y gratificante». Su respuesta es contundente y magnífica: «La famosa antipolítica… La izquierda no ha identificado el auténtico peligro, su violencia, su verdadero objetivo, que es encauzar el descontento popular hacia una forma de pensar que para el poder es inocua porque no amenaza de verdad las raíces de la desigualdad. ¿Si no encuentras trabajo es porque los ministros tienen coche oficial?». Una respuesta que reconcilia al lector con la profesión de politólogo y, sobre todo, con el sentido común.

No menos destacable es el diálogo que sostiene Sergio Staino, humorista gráfico italiano, creador del personaje Bobo. Se le pregunta «¿qué está esperando Bobo?», su personaje gráfico. Y responde así: «Quizás un partido que diga: no quiero los votos del miedo y de la cólera, quiero los votos de la bondad y la amabilidad». Una conclusión inmejorable para un libro que debe formar parte obligatoriamente de la nueva biblioteca socialdemócrata del siglo XXI.

La lucha de clases existe… ¡y la han ganado los ricos!, de Alianza

FICHA
La lucha de clases existe… ¡y la han ganado los ricos!
MARCO REVELLI
ALIANZA
9,50 €

Posizquierda. ¿Qué queda de la política en un mundo globalizado?, de Trotta

FICHA
Posizquierda. ¿Qué queda de la política en un mundo globalizado?
MARCO REVELLI
TROTTA
15 €

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: