La hija y el desconocido

1 noviembre, 2018

JOSÉ LUIS G. GÓMEZ

Ayanta Barilli es la reciente finalista del Premio Planeta 2018, y también es la hija de Fernando Sánchez Dragó -ganador en 1992 y finalista en 1990-, quien parece que lloró «como una magdalena» con la entrega del galardón, según él mismo comentó en la ceremonia hace unos días. Dragó ya ejerció en su momento de coautor en el debut literario de Barilli, y según él mismo reconoce también ha sido el primer lector de Un mar violeta oscuro, la novela que ha recibido el reconocimiento de finalista del Premio Planeta. Vamos, que Dragó es un padre de los de antes, de esos que guían cada paso de sus hijos con mano férrea y mucho cariño. De Barilli sabemos más de lo que quisiéramos, no solo por ser hija de su padre, que si te descuidas te relata el coito con el que concibió a su hija, sino también porque su carrera de actriz y experta en sexo le ha otorgado alguna popularidad. En cambio, el ganador del Premio Planeta es mucho menos conocido. Porque, ¿quién le pone rostro a Santiago Posteguillo? Lo suyo no son los focos, sino la novela histórica, y con una de ellas se ha llevado los algo más de 600.000 euros del Planeta. Este profesor de la Universidad Jaume I de Castellón le lanza un guiño a Robert Graves con su Yo, Julia, cosa romana que se apunta al #MeToo con descaro de bestseller. En fin, que en 2018 no tenemos Nobel pero parece que nunca nos libraremos del Planeta.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: