La guerra y los jóvenes

16 febrero, 2012

JOSE VICENTE RODRÍGUEZ

Este autor reflexiona sobre la manipulación y los ideales.

Este autor reflexiona sobre la manipulación y los ideales.

Lorenzo Silva ha cumplido con Niños feroces un doble reto. Por un lado, firmar un alegato antibelicista que huye de proclamas ingenuas y pancartas de ocasión; por otro, abordar una novela intraliteraria, un género bastante en boga últimamente en el que la propia escritura de la novela se convierte en el centro del argumento. El autor de la exitosa serie policiaca protagonizada por los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro plantea en su nuevo libro la peripecia vital de Lázaro, un universitario veinteañero que se lanza a la escritura de su primera novela espoleado por uno de sus profesores, un periodista y escritor que parece el alter ego literario del propio Lorenzo Silva.

Pero el verdadero protagonista de Niños feroces es Jorge García Vallejo, el soldado cuya historia escribirá Lázaro: un joven del bando nacional que se alistará como voluntario en la División Azul para luchar contra el comunismo en Rusia y que acabará como combatiente de las Waffen-SS nazis en la defensa de Berlín. Silva indaga en la personalidad de estos españoles que decidieron defender a la Alemana de Hitler partiendo de una premisa y desterrando tópicos: no eran unos descerebrados ni unos nazis en el sentido más peyorativo del término sino que su idealismo podía ser tan válido (y tan equivocado) como el de los que defendían apasionadamente el comunismo que representaba en aquellos momentos Stalin.

Niños feroces trata de reflexionar sobre el uso que el poder y los poderosos han hecho siempre de los jóvenes, seduciéndolos y tergiversando sus ideales para, en última instancia, darles un fusil y mandarlos a la trinchera. Las hazañas bélicas del soldado Jorge García Vallejo se mueven en los turbulentos años de la Segunda Guerra Mundial, pero Lorenzo Silva también echa mano del presente a través de las entrevistas que hace el joven Lázaro para preparar su novela. De esta forma aparecen referencias a la guerra de Irak, el conflicto bélico en Libia (cuando todavía Gadafi mantenía a raya a los rebeldes) o el asesinato de Bin Laden, además de una mirada descreída hacia el 15-M y valiosas referencias a las mejores y más fidedignas series y películas que se han hecho en torno a la realidad de la guerra. Podría decirse que el poso que deja Niños feroces es el de constatar que, por mucho que en los ejércitos haya soldados buenos y nobles (junto a abyectos y sanguinarios), la guerra es el infernal rodillo que lo iguala todo y a todos, degradando al hombre a su estado más animal.

FICHA

Niños feroces
LORENZO SILVA
DESTINO
19 € Silva resume Niños feroces como una novela sobre el aprendizaje: el del soldado y el del escritor que consigue terminar su novela. A medida que Lázaro construye una historia que transcurre entre 1936 y 1945, viven su día a día, en el que se cuelan la guerra de Irak, la guerra de Libia o las protestas de Sol.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: