La fórmula del impostor

2 junio, 2018

GUILLERMO BUSUTIL

¿Qué es la no ficción? La vida de usted, la de él, la mía, son sin duda una historia con algún que otro nudo en la garganta y algo de sombra entre el argumento y su desenlace. La no ficción es como una oficina de objetos perdidos a la que acuden los escritores sin corbata ni trenca. Lo suyo es camuflarse de incógnito ciudadano miope o de los que se calzan las gafas de cerca cuando les dicta el olfato una huella. Son los cazadores del azar, aquellos que en un trozo de realidad clasificada, en mitad de la lectura de un obituario o en diez líneas de otro libro, descubren unas pocas líneas sobre quién no quiere la cosa, y en ese instante se saben con el hilo de una trama entre los dedos. Es el momento de tirar tan sólo para que la madeja te vaya llevando a una historia para contarla. Martínez de Pisón es uno de ellos. No se lo nota porque siempre da la imagen de alguien de paso entre el aeropuerto de Funchal, el día de mañana y la buena reputación con las palabras justas y una sonrisa. Verdades a medias, porque Martínez de Pisón es en realidad un traductor de los muertos de un país acostumbrado a estraperlear con su pasado y con su presente como un derecho natural del que cuenta con sobriedad expresiva, contando como quién no quiere contar el secreto del que conoce su ADN. Y en su último libro la peripecia de Albert von Filek, un químico austriaco capaz de colocarle a Franco la fórmula mágica de una gasolina de cereales y agua del Jarama.

1939 es el paisaje moral e indigente de una España propicia para buscones de la picaresca como este seductor bastardo de una aristocracia de nostalgia sepia, figurín de estampa y labia, con un pasado de héroe de la Cruzada nacional curtido en las cárceles donde tramó contactos de pasaporte con los que moverse a sus anchas en los salones del Régimen hasta llegar al mismísimo Caudillo al que no le tembló la ambición del petróleo patrio. De hecho a finales de 1939 Fileka es la empresa y la marca bendecida en el BOE por la protección de una ley que le confiere rango para expropiar terrenos en los que edificar la fábrica donde hacer la alquimia del combustible nacional, con el que hacerle un corte de mangas a Campsa y a Cepsa. Es hábil Pisón, Ignacio Martínez de, en esto del collage entre la documentación que en sí misma encierra pedigrí de literatura de primera clase y la ficción interior con las que pespunta el rigor y los datos, la sombra de un personaje de lo real convertido en protagonista de novela. No es fácil desde esa tradición de la confesión picaresca conferirle a un relato,Filek, verosimilitud, humor, atmósfera entre los acontecimientos, una pizca de suspense como de dry Martini, seco pero sin acuchillar, y la hondura de una crónica de supervivencia. Esa en la que sólo los verdaderos héroes ejercen de perdedores, de actor histriónico de una trama entre el espionaje, la estafa, la bicoca y la impostura.

Tiene Filek alma de thriller y corazón de Azcona en el manejo de relojero del escritor de Zaragoza que a fondo conoce las carreteras secundarias y los planos secretos entre la ficción y la no ficción. Vasos comunicantes por los que circula la sangre documentada de D´Anunzio, las reflexiones sobre la decadencia del imperio de Joseph Roth y algo de la estirpe de Cansinos-Assens. De todos ellos hay una sombra, un detalle, un hilo con el que adentrarse en el laberinto de este ladrón de joyas y de mujeres, polígamo de promesas nupciales, falsificador de sí mismo y salvador de encarceladas juventudes ajenas. Un farsante contemporáneo, casi actual diría, excelentemente retratado al que no sólo no juzga Pisón sino que le confiere Martínez su simpatía e Ignacio de le otorga leyenda de plata. Qué chollo estos personajes, para el escritor que ya nos enseñó su sobresaliente talento sobre lo real con José Robles, traductor de Dos Passos, en Enterrar a los muertos, y ahora alcanza la matrícula con este escurridizo timador que se merece por su jeta un buen aplauso. Y su autor, también.

FICHA
Filek
IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN
SEIX BARRAL
19  €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: