Martínez de Pisón, la familia detrás del espejo

10 octubre, 2014
El escritor zaragozano Martínez de Pisón  levanta una historia cargada de realismo y  con la novedad del  factor judío.

El escritor zaragozano Martínez de Pisón levanta una historia cargada de realismo y con la novedad del factor judío.

ALFONSO VÁZQUEZ

Martínez de Pisón vuelve con La buena reputación, una gran novela, contada con una sobriedad expresiva muy depurada y que se agradece; donde esa sobriedad y la precisión engrandecen el texto que narra la historia de una saga familiar no muy diferente a la de miles de familias acuciadas por sus demonios particulares y por una situación histórica.

«No era la mejor familia del mundo, pero era su familia», reflexiona el joven Daniel al final de La buena reputación, donde Martínez de Pisón recorre la historia de esta familia marcada por la condición de judío de su iniciador y por la pretensión de la matriarca de dirigir e hipotecar el futuro de los suyos. Su historia va pareja a aquella que dibujara León Tolstoi en Anna Karenina: todas las familias felices se parecen; las desdichadas lo son cada una a su modo. A lo largo de tres generaciones que recorren más de treinta años de la historia reciente de España, los miembros de esta familia parecen e intentan ser felices a veces, no se resignan a no serlo, pero de manera permanente se acercan a la desdicha con peligrosa insistencia.

Narrada a través de los cinco componentes de una misma familia –Samuel, Mercedes, sus hijas y nietos–, Martínez de Pisón la enfoca, como ya hacía en otras novelas anteriores como El tiempo de las mujeres desde una mirada femenina; son las mujeres fundamentalmente: Mercedes, Miriam o Sara las que le dan a la historia de Pisón el poso que le permite asentarse en un realismo consecuente y sólido. Son ellas de manera especial las que desvelan de manera heroica sus flaquezas o sus heroicidades y que acaban expiando una culpa que resulta insoportable.

La historia tiene su primer escenario en Melilla, a mediados de los años treinta del pasado siglo, y en un vuelo histórico, regresa a Melilla tras pasar por Málaga de manera efímera y por Zaragoza donde inicia el camino de vuelta.

Samuel, el patriarca, es un judío sefardí que disfruta en Melilla de una vida acomodada que le permite la buena marcha de sus negocios de exportación con la península y que hace extensiva a su mujer y sus hijas. Sin participar apenas en las tradiciones judías es, sin embargo, un miembro reputado de la comunidad hebrea de Melilla. La situación le obliga a cambiar ; la paulatina pérdida de los territorios africanos, el miedo a verse obligado un día a abandonar Melilla a la fuerza le obligan a pensar en nuevos destinos, a pensar en abandonar su hogar. Es a partir de esa circunstancia, la obligación del éxodo, que renace el compromiso judío de Samuel, un compromiso en el que no se ve acompañado por su mujer, que mantiene su condición de católica e hija de militar, ni por sus hijas ni nietos, lo que le conduce a la intransigencia, el aislamiento y una muerte extraña.

Pero la mirada femenina es la que impera, la de sus hijas Miriam y Sara y especialmente la de su mujer, Mercedes, que una vez reinstalada en su Zaragoza natal se asienta en el manejo de la vida de los suyos. Mercedes no se contenta con manejarles en vida sino que intenta dictar con fatalismo el destino de sus nietos imponiéndoles en el testamento una herencia que intenta trastocar sus vidas y especialmente dirigirlas. Cada uno de sus dos nietos mayores reaccionará de manera muy distinta al intento de marcarles su futuro.

Martínez de Pisón, con mas de quince novelas a sus espaldas y treinta años de ejercicio literario, es un narrador sólido, de gran prestigio, que con La buena reputación hace valer sus rasgos mas solvente de escritor dominador de las historias de ficción que transcurren sobre hechos reales.

Si hay escritores donde detrás de cada nuevo trabajo se vislumbra un paso hacia adelante, una superación narrativa, una progresión de su calidad literaria, un mejor hacer, en una palabra, ese es Ignacio Martínez de Pisón, que desde sus inicios en 1984 ha ido desarrollando un trabajo novelístico que le va consolidando en el panorama español. Con La buena reputación, que publica Seix Barral, se confirma lo dicho anteriormente de manera exponencial.

Martínez de Pisón es un escritor de talla, que ha adquirido una madurez literaria que le ha permitido poner en papel esta historia de enorme hondura psicológica y moral.

La buena reputación, de Ignacio Martínez de Pisón

FICHA
La buena reputación
IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN
SEIX BARRAL
21,90€

Samuel y Mercedes contemplan con preocupación el futuro de sus dos hijas ante la inminente descolonización de Marruecos y el regreso de los españoles del Protectorado a la Península. Estamos en Melilla, son los años cincuenta y, en ese contexto de cambio e incertidumbre, el matrimonio decide viajar a Málaga para establecerse en una España que comienza a abrirse lentamente a la modernidad.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: