La auténtica milana de Miguel Delibes

13 mayo, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

Tusquets reedita el divertido y apasionante Hablaba con las bestias, los peces y los pájaros, del naturalista Konrad Lorenz

La indudable influencia del Nobel de Fisiología y Medicina austriaco Konrad Lorenz en la literatura y el cine español del siglo XX se explica de la siguiente manera: El famoso etólogo (la etología estudia el comportamiento de los animales), vivía con un ingente número de animales en su casa, entre ellos, una grajilla llamada Choc, que no se separaba del científico.

Para seguir su ejemplo, el pequeño Miguel Delibes de Castro, hijo del famoso escritor y naturalista en ciernes, adoptó una grajilla a la que puso de nombre Morris y que se volvió un miembro más de la familia. Grajilla al hombro, también el padre, don Miguel, daba largos paseos por la Naturaleza para estudiar su comportamiento. Murió a manos de un gato y Delibes decidió convertirla en inmortal como inseparable pareja de Azarías. Morris, por tanto, es la milana bonita de Los santos inocentes, luego llevada al cine por Mario Camus. Miguel Delibes de Castro cuenta esta confidencia en el prólogo de Hablaba con las bestias, los peces y los pájaros, de Konrad Lorenz (Viena, 1903-1989), que acaba de reeditar Tusquets y supone el regreso a las librerías de un clásico.

En la línea de Gerald Durrell, otro naturalista dotado para la pluma (aves aparte), Konrad Lorenz encandila en cada capítulo de esta divertida disección de su vida entre animales que entran y salen de su vivienda y su jardín como Pedro por su casa.

Resulta imposible parar ante el suntuoso desfile de comportamientos animales, ante la danza amorosa de los peces de acuario, las gansadas de Martina (una gansa, claro) o no emocionarse ante sus reflexiones sobre la compasión a los animales. Un libro escrito en estado de gracia, que puede cimentar más de una vocación. Como la de Delibes junior, sin ir más lejos.

FICHA
Hablaba con las bestias, los peces y los pájaros
KONRAD LORENZ
TUSQUETS
17,95 €
 Traducción de Ramón MArgalef

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: