Juego de registros de Anton Chéjov

4 septiembre, 2013

ALFONSO VÁZQUEZ

Alba editorial publica Flores tardías y otros relatos, en los que el autor ruso pasa con nota de la comedia a la tragedia.

La editorial Alba continúa publicando en ediciones muy cuidadas la obra de Anton Chéjov, el gran maestro de los cuentos. Flores tardías y otros relatos reúne el relato que da título al libro y otros tres más que como suele ser habitual en este autor, nos proporcionan la ocasión de ver cómo se mueve Chéjov en los registros más variados. Porque en este librito, los cuentos van desde la comedia ligera al asesinato, pero siempre como telón de fondo tenemos el análisis descarnado de la sociedad rusa.

Así, Mercancía viva, escrito cuando el autor sólo tenía 22 años, es un divertido vodevil sobre la fragilidad del amor sin olvidar un retrato caricaturesco de las diversiones burguesas.

En Flores tardías, también escrito por Chéjov con 22 años, el autor contrapone la frialdad de la práctica médica con la pasión amorosa, dando como resultado este conseguido relato, en el que ya se palpa al gran escritor, no sólo en los diálogos tan bien centrados, sino a la hora de describir ambientes con pocas palabras y de medir el paso del tiempo de una forma certera y poética: «Las hojas amarillas, caídas hace tiempo, que esperan con paciencia las primeras nieves, sufriendo constantes pisotones, se doran al sol, despidiendo reflejos como si fueran monedas de oro».

El siguiente relato, escrito ya en plena madurez narrativa, es Mi mujer, una incursión en los altibajos del matrimonio en el que también se explora la problemática relación entre las clases altas y el pueblo llano.

Dinero y religión es lo que domina Un asesinato, también de su etapa de madurez. La gradación de la tragedia hace que llegue de forma casi imperceptible. Así pues, cinco retratos muy variados y complejos que nos dan una idea de hasta dónde podía llegar el autor con sus magistrales cuentos.

FICHA
Flores tardías y otros relatos
ANTON CHÉJOV
EDITORIAL ALBA
18,50 €

La fama de Chéjov suele ocultar su talento para la comedia, algo que él, a tenor de sus disputas con Stanislavski, seguramente nos reprocharía. Pero tanto en «Mercancía viva» (1882) –donde un hombre sorprende in fraganti a su mujer y a su amante, pero se aviene a un arreglo económico de inesperadas consecuencias– como en «Flores tardías» (1882) –la historia de la ruina de una familia aristocrática, y del amor ciego de una princesa por un médico que nació siendo siervo– el humor, las situaciones equívocas y las degradaciones cómicas se revelan parte esencial de su universo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: