John Fante: Cicatrices

26 junio, 2014
El escritor Jonh Fante, del que ahora Anagrama publica El vino de la juventud.

El escritor Jonh Fante, del que ahora Anagrama publica El vino de la juventud.

ALFONSO LÓPEZ ALFONSO

Hoy día John Fante es un peculiar autor de culto del que sabemos que se sentía culpable por triunfar en la vida y fracasar en la literatura al vender su alma a Hollywood

John Fante (1909-1983) contó durante los años setenta y ochenta del siglo XX con insignes valedores para su rehabilitación literaria, entre ellos están el guionista Robert Towne, el crítico Ben Pleasants o el escritor Charles Bukowski, quien definió su estilo como algo que conduce «hasta las muchas cosas que te hieren y desgarran» e hizo que su editor, John Martin, comenzara a reeditar una obra que para entonces acumulaba varios dedos de polvo y alguna desdichada coincidencia, como sabemos por Fante, un legado de escritura, alcohol y supervivencia, las memorias de su hijo Dan:

«En 1939, el año en que apareció Pregúntale al polvo, la editorial que lo publicó, Stackpole Sons, cometió el estúpido y costoso error de publicar el Mein Kampf de Hitler sin permiso del autor. El dinero que tendría que haber servido para publicitar Pregúntale al polvo se gastó en los juzgados de Nueva York para hacer frente a una larga demanda interpuesta por el Führer». Lo que conllevó que la novela estuviera hibernando los siguientes cuarenta años.

Hoy día John Fante es un peculiar autor de culto del que sabemos que se sentía culpable por triunfar en la vida y fracasar en la literatura al vender su alma a Hollywood (quizá estuvo sobreexpuesto a Faulkner). Hijo de un albañil procedente de los Abruzos, duro como una roca, borracho e imaginativo, encontró en el Hollywood para el que también trabajaron Faulkner, Saroyan o Fitzgerald el medio perfecto para dejar atrás la miseria. Los campos de golf, los coches de lujo y las mujeres tiraron tanto de él como su amor a la creación literaria.

Su universo literario es tan reducido como contundente. Para crear una obra imperecedera le bastaron su familia, su infancia en Boulder, Colorado, sus sueños de juventud, su educación católica, el recuerdo de su padre y su madre y un estilo tan seco como eficaz, capaz de elevarse hasta el infinito apoyado en su inimitable sencillez. Se inventó un alter ego, Arturo Bandini, que ha hecho fortuna en una tetralogía novelesca (en realidad una trilogía con un primo hermano, pues en Camino de Los Ángeles, la primera que escribió y que no vio publicada, el personaje, aunque tiene el mismo nombre, es visiblemente distinto). La colección de relatos El vino de la juventud, publicada como el resto de su obra por Anagrama, se mantiene fiel a esos temas (se trata de su libro Dago Red más algunos relatos que había publicado sueltos y su mujer, Joyce, decidió añadir al conjunto para publicarlos en 1985) e incluso encontramos grandes concomitancias entre estos relatos y sus novelas: El soñador recuerda a Sueños de Bunker Hill; En primavera a Un año pésimo; Una esposa para Dino Rossi al cuento La orgía; Albañil en la nieve o El Dios de mi padre a Espera a la primavera, Bandini. De manera que es imposible que defrauden estas páginas en las que un chico crece rodeado de odio y piedad, ternura y crueldad, ambición y fracaso. Páginas que hablan de cosas tan sencillas como que las cicatrices no se pueden hacer desaparecer, pero sí suavizar. Hablan de la vida, de la de John Fante y de la de todos nosotros.

El vino de la juventud, de John Fante

FICHA
El vino de la juventud
JOHN FANTE
ANAGRAMA
13,99 €

El vino de la juventud recoge los trece relatos que Fante publicó en 1940 con el título de Dago red, más otros siete aparecidos posteriormente en distintos medios. Exceptuando los dos últimos, todos giran alrededor de una familia de inmigrantes italianos afincada en Colorado. El que cuenta es el hijo mayor, un adolescente al que vemos crecer, observar a sus padres, quizá intentar comprenderlos, o juzgarlos. Y el conjunto, una crónica de la vida en América en los años veinte del siglo pasado, tiene una coherencia y una unidad novelescas.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: