John Berger: El testimonio de una vida

12 diciembre, 2017

John Berger, en su vertiente artística, ha sido un humanista cuyo trato con los artistas ha sido de respeto y admiración

BIEL AMER

La presente edición propuesta por Nørdicalibros, es la reedición del mismo texto publicado en 1986 por Hermann Blume. En esta última se incluyen los dibujos de la ilustradora Leticia Ruifernández y se mantiene la traducción de aquella primera entrega a cargo de Pilar Velázquez. En definitiva, la nueva reedición se suma a otras aprovechando la muerte del autor a principios de año (ver si no el amplio catálogo de Gustavo Gili).

El crítico de Arte, escritor y pintor inglés, John Berger. EFE/Emilio Naranjo

El crítico de Arte, escritor y pintor inglés, John Berger. EFE/Emilio Naranjo

Las mejoras en esta reedición no solo se hallan en la inserción de las ilustraciones, también en el prólogo del escritor Manuel Rivas y, sobretodo, por la inclusión de los poemas originales en inglés junto a la traducción en castellano. De esa manera, apreciamos más intensamente esos poemas que tratan de la vida, del amor, de la naturaleza, de la muerte… Lo único que puede echar en falta el interesado en la obra de Berger es la página final de notas incluida en la anterior edición, en aquella se lee una referencia editorial sobre los autores citados por el escritor.

John Berger siempre me ha parecido un intelectual «ligero», dicho en el más afectivo sentido del término, vamos, que desprende una energía liberadora, optimista. Su libertad creativa, su interés por la cultura, en términos de conocimientos y erudición, te atrapaba en segundos y sus historias ficcionadas o documentales, contienen fuertes dosis de poesía y de verdad. Nacido en Londres en 1926 murió en París, donde residía desde los años 60, nada más iniciar el presente año de 2017.

A partir de sus textos críticos, tanto de cultura como de arte, su opinión ampliaba la imagen del artista, tanto como alegato creativo como humanístico. Leer a Berger supone acercarse a la vida misma, al sentido que ésta adquiere tanto por el roce humano como por el de las cosas sencillas, aquellas que a menudo no valoramos o depreciamos solo porque no trasciende más allá de su cotidianidad.

Dentro de su vertiente crítica John Berger ha sido un humanista cuyo trato con los artistas, plásticos o literarios, siempre ha sido de respeto y de admiración, no de pleitesía. Tanto su reflexiones sobre el arte, entendido éste como un sentido de la vida, aportan una idea precisa sobre la belleza, la sobriedad y la sutileza con que están transcritas, denotan ese sentido vital que las acompaña. Asimismo, sus poemas escritos más allá de la métrica, nos acercan a una realidad imprevisible y a la pasión que puso sobre cada escrito donde nada es banal ni superfluo, incluso cuando habla de la muerte «Como una flor, recostado en mis costillas rotas, tu pecho».

FICHA
Y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos 
JOHN BERGER
NÓRDICA
21,50 €
Combinando la soberbia profundidad de sus ensayos y críticas artísticas con la riqueza emocional de su ficción y su poesía, en esta obra John Berger vuelve por primera vez la lente de su arte sobre sí mismo

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: