James Bond, de misión en África

5 diciembre, 2013
El escritor británico de origen africano William Boyd.

El escritor británico de origen africano William Boyd.

JOSÉ VICENTE RODRÍGUEZ

William Boyd asume el reto de revivir al agente 007, al que embarca en la misión de detener una guerra civil en el imaginario país de Zanzarim. Vuelve el Bond más genuino, pragmático y mucho más vulnerable que en el cine.

Cualquier escritor, por bueno que sea, se lo tiene que pensar mucho antes de aceptar el reto de escribir una novela protagonizada por James Bond. La exigencia de satisfacer a la legión de seguidores de la saga –la literaria y la cinematográfica– y de estar a la altura del legado de Ian Fleming puede pesar como una losa y condenar al cadalso literario a cualquiera que ose mancillar los postulados de un personaje que forma ya parte del imaginario colectivo contemporáneo. Algunos autores han pagado este altísimo precio. William Boyd, el autor de Un buen hombre en África o Las aventuras de un hombre cualquiera, sale indemne de la tarea. Solo, ambientada en 1969 y siguiendo los patrones del 007 original de Fleming, es un relato eficaz aunque quizá poco arriesgado si de lo que se trataba era de dar un sesgo a la seria y labrar un nuevo futuro.

El principal toque personal que Boyd le ha dado al relato ha sido llevarse a James Bond de misión al continente africano, una tierra que el agente al servicio de Su Majestad casi nunca había pisado. Y es que el autor británico nació en realidad en Ghana y se crió en la parte oeste de África, precisamente la zona en la que sitúa en su novela el imaginario país de Zanzarim, desangrado por una guerra civil tras el descubrimiento de ingentes yacimientos de petróleo. De Solo podemos celebrar que nos devuelve al Bond sibarita y mordaz de siempre, en un ejercicio sobrio de narrativa que remite a la novela de espías de toda la vida, sin más complicaciones que las de entretener. Sí percibimos a un 007 más reflexivo y maduro, que empieza a anhelar una cierta estabilidad vital. No en vano, Bond comienza la novela celebrando su 45 cumpleaños y recordando un episodio de su juventud como integrante de uno de los escuadrones que protagonizó el Desembarco de Normandía.

Boyd ha querido mostrar el lado más humano del personaje, frío y profesional pero con los escrúpulos suficientes a la hora de infligir daños gratuitos y no digamos de matar. También es un espía que comete errores (algunos de sus planes salen mal) y al que traicionan los sentimientos (la venganza  le lleva a actuar por su cuenta), lejos de la invulnerabilidad y perfección que suele destilar el Bond de las películas. El escritor, que reconoce que el 007 literario es mucho más interesante que el cinematográfico, ha elegido para Bond una trama muy realista, inspirada en la Nigeria de finales de los 60, donde las potencias extranjeras acechaban los recursos naturales del país. Para delicia de los fans, Boyd recrea con detalle los gustos culinarios y etílicos del superagente, desde el famoso Martini o la ginebra con lima hasta la peculiar ensalada Bond. Tampoco se olvida de los inevitables devaneos con la espía de turno, aunque quizá estas correrías resultan en la trama algo más forzadas.
No sabemos si Boyd escribirá más novelas de 007 pero Solo, como posible carta de presentación, le otorga credibilidad para hacerlo. Si lo hace, y tras demostrar que maneja al personaje, le toca dar un paso más.

Solo: Una novela de James Bond, William Boyd

FICHA
Solo
WILLIAM BOYD
ALFAGUARA
18,50 €

1969. James Bond es enviado a un pequeño país de África occidental, Zanzarim, para detener una guerra civil. Con la ayuda de una hermosa cómplice pero perseguido por la milicia local, Bond sufre una devastadora experiencia que lo lleva a ignorar las órdenes de su superior, M, y a buscar la justicia por su lado.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: