El regreso de la saga de los dragones

15 julio, 2012
George  RR Martin

George RR Martin

JOSÉ VICENTE RODRÍGUEZ

Canción de Hielo y Fuego, la saga de literatura fantástica de mayor impacto del siglo XXI –al margen, claro, de Harry Potter– está de vuelta para enhorabuena de sus enganchados fans. Danza de Dragones es ya el quinto título de los siete previstos en esta monumental obra de George R. R. Martin, que ha logrado su espaldarazo definitivo como fenómeno de masas con la serie televisiva de la HBO Juego de Tronos. Para los lectores la espera ha sido dura, ya que han pasado cinco largos años desde la publicación en España de Festín de Cuervos, la anterior entrega, que además dejó un regusto amargo en una buena parte de los adictos a la saga. En este sentido, Danza de Dragones quizá vuelva a defraudar a los más impacientes, ya que Martin se toma las cosas con calma y ha planteado un libro con algo más de ritmo, sí, pero donde la mayoría de personajes y de tramas continúan abiertas, a la espera de los dos últimos libros de la saga que están por venir.

Una guerra de sucesión

Pero, ¿de qué va Canción de Hielo y Fuego? Básicamente, es la historia de una guerra de sucesión al trono, inspirada en la Guerra de las Dos Rosas que desgarró la Inglaterra del siglo XV. Los históricos clanes de los Lancaster y los York son en los libros de Martin los Lannister y los Stark, enfrentados en el imaginario territorio de Poniente tras la muerte del rey Robert Baratheon y rodeados de una interminable lista de casas y estirpes, matrimonios de conveniencia, castillos y estandartes. También está la derrocada casa Targaryen, cuya exiliada heredera ansía con cruzar el mar con sus dragones y volver a gobernar. Y de fondo, una amenaza que viene del norte, en forma de muertos que vuelven a la vida. En fin, un verdadero y fenomenal lío que Martin hila a la perfección a base de mastodónticas y adictivas novelas. Cada tomo de Canción ronda o supera las 1.000 páginas.

¿La clave del éxito? El autor ha mezclado la maestría de Tolkien a la hora de crear un perfecto y coherente universo imaginario con el estilo de Robert E. Howard, Tad Williams o Michael Moorcock, que destilan una épica mucho más brutal y salvaje, donde los juegos de poder están por encima de cualquier otra consideración. Pero lo que hace diferente a esta saga es la caleidoscópica técnica de narración elegida por Martin. Los capítulos son narrados desde la perspectiva de múltiples personajes, lo que permite comprobar que, por muy deleznables que parezcan algunas acciones, nadie en Canción (o casi nadie) es enteramente bueno o malo. Simplemente cada cual cuida de sus intereses. La innumerable caterva de sujetos que aparecen en la saga –se cuentan por cientos– hace que la lectura sea exigente, ya que es fácil perderse en la maraña heráldica planteada por Martin. Disfrutar por completo de la trama reclama que el lector tenga a veces que volver a libros anteriores para detectar ese oscuro detalle que luego se revela como trascendental.

El invento, sin embargo, funciona, como prueba el hecho de que los lectores mantengan desde hace años apasionados debates en los foros de internet sobre la evolución y el destino de sus personajes favoritos, desde el bastardo Jon Nieve al enano Tirion Lannister pasando por la sensual Daenerys Targaryen. Canción es un historia de fantasía épica y de batallas, sí, pero el talento de Martin para los diálogos y su sutileza para exponer la complejidad de la naturaleza humana hace de esta obra algo más trascendente, con ecos clásicos de temas como el ejercicio de poder, la responsabilidad del individuo frente al clan, el deseo de supervivencia o la llamada de la venganza. Y una advertencia para los padres. Se trata un saga para adultos, ya que el lenguaje soez, la sangre o las escenas subidas de tono pululan por todas sus páginas. Absténgase de regalársela al niño, de momento.

NOVELA
Danza de dragones. Canción de hielo y fuego. Libro quinto
GEORGE R.R. MARTÍN
GIGAMESH
38 €

George R.R.Martin sigue añadiendo sutiles e intrincadas tramas a su impresionante retablo de intrigas y pasiones, y sumando admiradores incondicionales.Rebasa las barreras de los géneros como si nunca hubieran existido; Danza de Dragones marca su consagración definitiva entre los más grandes creadores de la historia de la literatura, más allá de cualquier distinción de etiquetas. “Tolkien ha muerto: Larga vida a George R.R.Martin” Dana Jennings, The New York Times.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: