Freddie, reina en el escenario

25 septiembre, 2013
Freddie Mercury, en un concierto.

Freddie Mercury, en un concierto.

FERNANDO BAUDET

Leslie-Ann Jones recopila en una biografía, otra más, testimonios, vivencias y anécdotas relacionadas con uno de los mayores personajes de la historia de la música, líder de la banda inglesa Queen, incidiendo en la influencia de su homosexualidad nunca reconocida, y convertido en mito tras su prematura muerte en noviembre de 1991.

Suele pasar, o al menos a mí me pasa, que cuanto más se idolatra a un personaje, menos se quiere conocer a la persona. Por aquello de llevarse una decepción. En el caso de Farrokh Bulsara, saber cómo y dónde se crió, los ambientes en los que se movió y quién era fuera de los focos se antoja fundamental. Quizá convenga, antes de seguir adelante, aclarar que el tal Farrokh es, ni más ni menos, que Freddie Mercury, líder de la banda de rock inglesa Queen, y uno de los personajes más míticos del ya pasado siglo XX.

Leslie-Ann Jones pasa de fan a periodista para elaborar una biografía, una más sobre este mito que fallecía prematuramente en noviembre de 1991, de SIDA, en la que mezcla vivencias propias de sus primeros contactos con el grupo con entrevistas y testimonios del propio Mercury, del resto de componentes del grupo, de familiares, amigos, amantes, representantes, managers… y demás troupé que solía rodear, allá por los años 70, a las bandas de rock.

Nacido en la pequeña isla africana de Zanzíbar, de donde se reniega de él por una homosexualidad que él jamás llegó a reconocer, Farrokh se educó en colegios de la India, en los que comenzaron a llamarle Freddie y en los que tuvo sus primeros escarceos musicales hasta mudarse con su familia a Londres, donde todo comenzaría. En la capital británica entraría en contacto con Brian, George y John, el resto de integrantes de la que se iba a convertir en una de las mayores bandas de rock de la historia, y que con canciones como Bohemian Rapsody, Hammer to Fall o I want to break free, entre tantas y tantas que sobreviven al paso del tiempo, se ganaría el derecho a convertirse en leyenda. Pero también fue entonces, al llegar a Londres, cuando comenzarían sus primeros contactos con un ambiente y una forma de vida que iría a más a medida que el éxito de la banda crecía y crecía, llevando a su máxima expresión el célebre sexo, drogas y rock’n’roll.

Fue en los comienzos de los 70, cuando la banda comenzaba a andar, cuando Freddie adoptaría el apellido Mercury, en alusión a Mercurio, mensajero de los dioses, en un clara muestra de una personalidad arrolladora («Soy mi personaje favorito, querido») sobre el escenario y de cara a la galería, que escondía tras de sí una gran dependencia y timidez que le hicieron, por ejemplo, dejarse un estudiado bigote para ocultar su prominente dentadura, fuente de gran complejo desde su infancia. El cambio de look del glam rock inicial, con descuidada melena y trajes llamativos, al inspirado por uno de los Village People a finales de los 70, con vaqueros, camiseta interior y pañuelo en el cinturón, y el mencionado mostacho, le vino que ni pintado.

Queen y Freddie, vidas paralelas

La biografía definitiva avanza entre testimonios y datos cronológicos sobre el grupo y sus primeros pasos, publicaciones, el salto desde Europa con giras en Japón y Estados Unidos… pero siempre de forma paralela a la figura de Mercury, en torno a la cual crecía y crecía un elenco de personajes y amantes interminable. Mary Austin, ella, el amor de su vida y la que quedó para la historia como la viuda, a la que Freddie dedicó en 1974 Love of my life, uno de los primeros himnos de Queen, cantado y coreado en grandes estadios como muy posteriormente sería, por ejemplo, Radio Ga Ga. Barbara Valentin, Jim Hutton, Winnie Kirchberger, Thor Arnold… la lista de nombres que acompañaron a Freddie en fiestas y noches de desenfreno en los bares de ambiente de Londres, Múnich, Nueva York, etc., es extensa, tanto como la de celebridades del mundo del rock con los que en ellos se juntaba: Elton John, Rod Stewart, David Bowie, entre muchos.

Fue en esas noches y esos ambientes donde Mercury se contagiaría de lo que entonces pasó con velocidad de una extraña y nueva enfermedad a una pandemia que se llevó de forma más que prematura a la figura más grande que ha tenido la historia de la música sobre un escenario, cuyos movimientos hipnotizaban a miles y miles de personas en cada concierto y que vivió al límite, tal y como quiso, dejando un legado que perdura por más que pasen los años porque, efectivamente, el espectáculo debe continuar.

Freddie Mercury : la biografía definitiva

FICHA
Freddie Mercury: La biografía definitiva
LESLEY-ANN JONES
ALIANZA EDITORIAL
20 €

¿Cual fue el primer single de éxito de Queen? ¿Cómo y dónde se grabó el tema Under Pressure, en cuya composición intervino David Bowie? ¿Qué polémico vídeo de la banda causó su declive en el mercado de los Estados Unidos? ¿Qué figura catalana del bel canto dejó a Freddie Mercury con la boca abierta y despertó su pasión por la ópera? Múltiples anécdotas salpican la lectura de Freddie Mercury: la biografía definitiva.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: