Ricardo Menéndez Salmón: El vértigo de la angustia

4 marzo, 2018

Leer a Menéndez Salmón no es fácil, pero es indispensable e ineludible. Se ha convertido en un escritor con un arma poderosa: contar la angustia de nuestro tiempo por incómoda que resulte. En Homo Lubitz lo hace a partir de la figura de Andrea Lubitz el copiloto que hace tres años estrelló el avión que pilotaba en Los Alpes y llevó a la muerte a 150 personas.

JAVIER GARCÍA RECIO

Menéndez Salmón explora el futuro mas inmediato en Homo Lubitz.

Homo Lubitz es el último trabajo novelístico de Ricardo Menéndez Salmón, nuestro novelista más filosófico, más comprometido con una literatura que trascienda de la pura diversión y entretenimiento, que actúe como gran contrapoder. En ese viraje que inició con su anterior novela El Sistema, también en Homo Lubitz nos traslada a un futuro, aunque sea un futuro cercano, 2025, que se presiente, que se toca con las manos.

Situémonos. Andreas Lubitz era el copiloto de Germanwings que estrelló voluntariamente su avión en Los Alpes, hace casi tres años. Murieron 150 personas. Menéndez Salmón se vale de este suceso y de su trágico protagonista para mostrarnos un retrato sintomático del hombre contemporáneo: un ser humano que vive en la angustia, en la incertidumbre, y que tiene necesidad de lo espectacular para significarse. Nos retrata también el escenario, una época carente de sentido y, a la vez, una era en la que mucha gente siente la necesidad de lo espectacular, de significarse, de mostrarse mediante gestos que saben que van a tener una resonancia planetaria.  Es un tiempo deslumbrante a nivel científico, tecnológico pero a la vez es vulgar, estúpido, banal.

Los hechos se sitúan en el no tan lejano 2025, en una China súper desarrollada donde un gran holding mundial, Arconte Limited, ha firmado un protocolo para que toda los millones de chinos con intolerancia a la lactosa se sometan a un tratamiento farmacológico que les permitirá superarla. El agente que hará posible este contrato multimillonario, es Richard O´Hara, que no puede sospechar que forma parte del entramado que hay tras ese ventajoso acuerdo que oculta una brutal medida de control demográfico. Millones de chinos deberán morir para que el tratamiento resulte totalmente perfeccionado. Son los efectos secundarios.

Cuando descubre el secreto, O´Hara se ve como un Andreas Lubitz a su pesar. Surge entonces la vertiginosa angustia ante el abismo de una existencia vacía, carente de sustento y transcendencia. Y prepara su respuesta.

Homo Lubitz posee una enorme ambición como proyecto narrativo, Menéndez Salón se vale de la alegoría, que maneja con perfección y maestría, para desarrollar la gran metáfora del hombre frente al vacio, frente a un mundo que, pese a nuestros esfuerzos es «caos y oscuridad» y que «no hay respuestas para ciertas preguntas».
También Homo Lubitz es una novela extraña, con introducción de escenarios inesperados, que se convierten en digresiones que se apartan del asunto principal y que dejan dudas acerca de si resultan necesarios. Mas ingeniosa y perfeccionada es su estructura interna, ejecutada a modo de pieza musical de manera que el primer capítulo es un lento, que va ascendiendo en los siguientes a Intermezzo, Moderato, un segundo Intermezzo y finalmente la culminación en Presto, para dar retraso visual al vértigo que va apoderándose de la historia hasta su desenlace.
Leer a Menéndez Salmón no es fácil, pero es indispensable e ineludible. Forjado en la estela de los grandes escritores que indagaron el alma y la razón humana: Dostoyevski, Flannery O’Connor o más actuales como Don DeLillo, posee un proyecto literario donde la conciencia crítica, la subversión o la plasmación del relato incómodo pero imperioso le convierten en un escritor con un arma poderosa: contar la realidad por perturbador e inconveniente que sea.

Un edificio narrativo que es hoy día el más novedoso e innovador, abriendo nuevos senderos a la prosa nacional y europea. Menéndez Salmón es sobre todo filósofo, un hombre cargado de una sofisticada cultura muy expresionista, y a partir de ahí un escritor que con cada libro: La ofensa, Derrumbe, El corrector, ­-que componen la Trilogía del mal-, La noche feroz, La luz es más antigua que el amor, Medusa o Niños en el tiempo, ha ido ganándose el respeto de los lectores y de la crítica.

FICHA
Homo Lubitz
RICARDO MENÉNDEZ SALMÓN
SEIX BARRAL
18,50 €
 Richard O’Hara aguarda en un hotel de Shanghái la firma de un contrato entre el Gobierno de China y las farmacéuticas occidentales que lo convertirá en un hombre rico. Tras su estancia en Asia, recibe un extraño encargo: hallar el paisaje que aparece en una fotografía. Emprenderá entonces un viaje alrededor del planeta en compañía de una mujer llamada Amanda.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: