El vampirismo de la locura

28 mayo, 2012

GUILLERMO BUSUTIL

EN 2006 JOSÉ MARÍA PÉREZ ZÚÑIGA publicó la espléndida novela Rompecabezas, en cuyas páginas tramaba la inquietante historia de Julio Brito que transcurría entre la realidad y el sueño, planteando preguntas como si es posible estar en dos lugares a la vez. Los rompecabezas son también un viaje de búsqueda, la construcción de una identidad que resulta ser la suma de muchas identidades. Y ya se sabe que aquellas personas con gusto por estos juegos, se retan a sí mimas y buscan resolver rompecabezas cada vez más complicados. Es lo que acaba de hacer Pérez Zuñiga en su última novela La tumba del Monfí.

UNA NOVELA QUE CONSERVA LA IMPRONTA de Rompecabezas, su versatilidad estilística, el pulso del suspense, la estructura de cajas chinas que vinculan las historias que se trenzan entre sí, el dominio de la atmósfera y que, en este caso, transita por diferentes géneros: el thriller psicológico, la novela histórica y el gótico. Es decir, tres novelas en una. Está claro, una metáfora del rompecabezas que también hace realidad la teoría del espejo ya que cada historia se refleja en las demás, como si un eco invisible las fuese engarzando. Estas tres historias tienen tres tiempos: el pasado, simbolizado por los siglos XVI y XVII en los que los moriscos granadinos tuvieron en jaque a la corona que incumplió sucesivamente las Capitulaciones de la toma de Granada; la postguerra de la dictadura franquista con sus silencios, sus represiones, sus secretos y su maquis; y el presente actual donde tres parejas, que se conocen desde la adolescencia, y que intentan salvar el afecto de su pasado, se van tres días de turismo rural a Ugíjar, un encantador pueblo de La Alpujarra, a una casa, la de los Tovares, marcada por un misterio oculto. Tres tiempos inestables, definidos por sus cicatrices, sus frustraciones, sus secretos. Tres parejas definidas igualmente por su inestabilidad, sus cicatrices, sus frustraciones, sus secretos. Ese misterio se tensa desde el principio, gracias al personaje secundario de Concha, que enseguida introduce el halo de suspense, la amenaza de algo inquietante que determinará la estancia en la casa de las tres parejas.

LA CLAVE QUE MANEJA CON HABILIDAD Pérez Zuñiga es la construcción de los tres protagonistas que se superponen: Luis de Rojas, Luis Tovar y Luis de Haro. Los Luises cuyas vidas se miran y se transforman en una trama que aborda los mecanismos de la locura, el erotismo sin límites, el tema del doble –muy presente en el imaginario literario de José María Pérez Zuñiga–, la importancia del fatum en el destino de las personas, el demonio interior que todos llevamos dentro y el vampirismo. Un vampirismo escenificado las relaciones triangulares que forman los secundarios y el protagonista de cada época: Abén Humeya, Aben Nazar y Aben Farax, el violento Luis Tovar de la postguerra que cambiará las vidas de su madre y de su hermano; el periodista cultural, Luis de Haro, que tendrá extraños sueños de lujuria y sangre, conforme se va adentrando en las lecturas de todo lo que aconteció en la sublevación de Las Alpujarras con sus traiciones, batallas y las crueldades de los dos monfíes que protagonizan ese periodo de la historia, mientras se deteriora su relación con sus dos amigos, enfrentados a su vez con sus parejas, con sus demonios interiores. Pérez Zuñiga entremezcla perfectamente la revisión histórica, desmitificadora del romanticismo, la esencia del género gótico, muy conseguida la atmósfera, y el laberinto onírico para revisar el mito del vampirismo, psíquico en este caso, y entregar una inquietante historia caleidoscópica excelentemente resuelta.

FICHA
La tumba de Monfí
JOSÉ MARÍA PÉREZ ZÚÑIGA
ALMUZARA
17 €

Seis viejos amigos comparten un largo fin de semana después de algún tiempo. Les une un afecto profundo, recuerdos comunes, e insatisfacciones de las que no son conscientes. Han alquilado una vieja casa en un pueblo de montaña, Ugíjar; una propiedad en origen de la familia Rojas, suegros del morisco Aben Humeya, que guarda en su interior un secreto que ha maldecido a generaciones.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: