El prestigio del cómic

2 mayo, 2012

Viñeta del clásico alemán Max y Moritz.

MIGUEL FERRARY
Las novelas gráficas y el cómic por fin vuelven a tomarse en serio. La ilustración ha pasado por un largo desierto que la desterró a alimentar un mercado adolescente, ávido de historias de superhéroes y aventuras. Sin embargo, la fuerza expresiva de los trazos de grandes dibujantes surgidos en los 70 y 80, la maduración de los argumentos y la popularidad alcanzada por algunos trabajos, recuperaron el valor de las historias ilustradas. Los críticos dejaron de fijarse en si un personaje llevaba un traje estrambótico o tenía poderes sobrenaturales y empezaron a comprobar que había historias con hondura. Watchmen, V de Vendetta, El caballero oscuro, Sin City, Sandman… son títulos que marcaron un antes y un después en el mundo de la novela gráfica y colaboraron de forman sólida en recuperar su prestigio.
La cultura audiovisual, que cada vez tiene más presencia, también ha colaborado en facilitar la entrada de la ilustración y su maridaje con la literatura. Algunos ejemplos los encontramos en editoriales como Zorro Rojo, 451 Farenheit o Nórdica, que hacen una apuesta muy importante por la ilustración, aportando un valor añadido a textos clásico. ¿Por qué comprar otras vez las obras de Allan Poe, el clásico de Ray Bradbury o la novela de Conan Doyle El perro de los Baskerville? Esa pregunta tiene su respuesta en que los textos han sido enriquecidos con espectaculares dibujos que acompañan al texto y dan un nuevo valor títulos mil veces editados y vendidos.
Este paso lo han dado editoriales pequeñas, que apuestan por volver a sacar al mercado títulos clásicos que saben que tienen mucho tirón entre los lectores, aunque con una enorme competencia. Por eso, diferenciarse con un producto de calidad es fundamental. Uno de los últimos ejemplos es la reciente publicación de Hierro Ilustrado (Nórdica Libros), con motivo del décimo aniversario de la muerte de este poeta –Premio Cervantes–. Este libro recoge una antología poética del autor, acompañada de dibujos realizados por el mismo Hierro, en una perfecta conjunción de texto e imagen.
Pero si la mezcla de ilustración y texto se ha instalado con solidez en el mercado editorial, es el cómic el verdadero rey de este campo, con obras concebidas en viñetas desde su inicio. Grijalbo Ilustrados ha publicado recientemente una guía fundamental para seguir la historia de la novela gráfica desde sus comienzos. Siguiendo con la serie «1.001», a principios de año sacó a la calle 1.001 cómics que hay que leer antes de morir, un trabajo con vocación divulgativa que busca convertirse en la guía definitiva sobre la novela gráfica y el cómic. Al menos hasta que dentro de 20 años haya que incorporar nuevos títulos.
La obra, de Paul Gravett, ofrece una fantástica selección de obra gráfica, desde las primeras obras publicadas en el siglo XVIII, y que se empiezan a considerar cómics, hasta la actualidad. Todos los grandes títulos están incluidos con una breve reseña que aporta los datos e información básica para el futuro lector. Organizada por orden cronológico, da información útil tanto al experto como al neófito.
Dentro de este libro, en concreto situado como el tercer gran cómic de la historia, se encuentran las andanzas de los gamberros Max y Moritz. Precisamente la editorial Impedimenta ha rescatado este libro del alemán Wilhelm Busch, clásico del siglo XIX, en una estupenda edición donde se recogen siete historias de este par de traviesos.
Esta obra es una joya de la ilustración, tanto por el encanto de sus dibujos, como por el humor gamberro que destila. Además, es el creador de un recurso en los tebeos como es pareja de niños –uno moreno y otro rubio– que desesperan a los mayores con sus trastadas. ¿Les suena?
Con una visión mucho más adulta y otra intención, Nórdica nos trae la obra La ciudad, que fue realizada en 1925 por el impresor belga Frans Masereel. Con el uso exclusivo del blanco y el negro, Masereel realiza un fascinante fresco sobre la vida de la ciudad. Sin una letra, sólo con escenas elaboradas con un sentido artístico fascinante y que muestran el mundo de excesos de las clases altas y cómo contrasta con la brutalidad cotidiana y degradación de los barrios pobres.
Masereel se dirige a un público adulto, con una gran carga crítica en su retrato de la ciudad, pero con una aspiración artística que encuadra esta obra entre los grandes pintores alemanes de la época de Entreguerras. De hecho, sus dibujos recuerdan a George Grosz, tanto en el tema como en la ejecución, aunque sin recurrir a su colorido y apostando por el blanco y negro puro. Este libro, por cierto, tuvo una gran influencia en autores posteriores, como Will Eisner, que alabó repetidamente este trabajo y utilizó el contraste cromático en muchas de sus obras, como Spirit, o en Frank Miller con su Sin City, también deudora de esta obra.

Sacco, periodismo en el trazo
Entre las obras que se han publicado recientemente, no hay que olvidar Reportajes (Mondadori), de Joe Sacco. El dibujante maltés se ha convertido en uno de los grandes periodistas de las tragedias que asolan el mundo. Notas al pie de Gaza es quizá uno de sus trabajos más redondos, pero este Reportajes es una lectura imprescindible si se quieren entender muchos de los grandes conflictos de finales del siglo XX y principios del siglo XXI.
El valor de la obra de Sacco no se fundamenta sólo en su dibujo, sino en la forma de afrontar los hechos, con una técnica periodística muy depurada. Gran narrador, capaz de aportar distintos puntos de vista, de trasladar realidades con un equilibro entre la implicación y la equidistancia con el hecho impresionante. Su trabajo trata al lector como un ser inteligente, al que hay que mostrarle la realidad vista en primera persona, no contada por terceros.
El uso de las viñetas, lejos de alejar la realidad o disfrazar el relato, aporta un elemento de verosimilitud y credibilidad fundamental en estos reportajes. Los refugiados de Chechenia, los crímenes de Bosnia, los asentamientos judíos en Gaza, la guerra de Irak, la inmigración en Malta o las condiciones de vida en la India jalonan este libro, que es de lectura absorbente e inteligente. Un golpe en la mandíbula, que no deja indiferente a quien lo tiene en sus manos y le pone del revés la cómoda visión que puede tener del mundo desde su sofá. Es periodismo de primera.

FICHA
1.001 cómics que hay que leer antes de morir
PAUL GRAVETT
GRIJALBO ILUSTRADOS
35 €

En vista de la gran atracción que ejercen la novela gráfica, las historietas alternativas o el manga sobre un público cada vez más amplio, resulta evidente que los cómics ya no son solo cosa de niños. 1001 cómics que hay que leer antes de morir traza un apasionado homenaje a este medio en constante cambio: desde Batman hasta Persépolis, pasando por Astérix y Obélix o Lucky Luke. Escrito por los mejores expertos internacionales, este es el libro de referencia definitivo que todo buen aficionado de los cómics debe tener en su estantería.

FICHA
Reportajes
JOE SACCO
MONDADORI
20,90 €

Reportajes es el nuevo libro de Joe Sacco. Esta obra reúne las piezas periodísticas que el dibujante ha realizado en los últimos años para periódicos, revistas y antologías. Joe Sacco es portavoz de los que no tienen voz y este libro es una muestra de la geopolítica mundial de la primera década de la historia del siglo XXI. Los relatos que componen este volumen están publicados por orden cronológico según los viajes realizados por el autor.

FICHA
La ciudad
FRANS MASEREEL
NORDICA
15 €

La ciudad es uno de los libros que más ha influido en el cómic y la novela gráfica del siglo xx. Esta novela sin palabras, publicada en 1925, fue realizada con grabados en madera y ha sido considerada una obra maestra absoluta del arte del siglo XX. Masereel representa escenas de la vida cotidiana de una ciudad enmohecida por el hollín de las fábricas y la oscuridad de la pobreza. Este ambiente contrasta con la majestuosidad de las zonas ricas.

FICHA
Max y Moritz
WILHEM BUSCH
IMPEDIMENTA
15,95 €

Max y Moritz está considerado uno de los cuentos más famosos y divertidos del mundo. Trufado de humor negro, y escrito en rimas en 1865, narra las siete fatídicas travesuras de los malvados Max y Moritz, antecedentes de todas y cada una de las parejas maléficas del cómic moderno, y precursores de la historieta literaria gamberra. De la maldad del dañino dúo no se libra nadie. Viudas, maestros, gallos y gallinas, sastres, pasteleros y tíos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: