El poder de la microliteratura

29 febrero, 2016
El malagueño Javier Puche junto a la portada de su libro.

El malagueño Javier Puche junto a la portada de su libro.

JOSÉ ANTONIO SAU

La Isla de Siltolá publica en su colección Nouvelle Fuerza menor, un libro que recopila los mejores microcuentos y seísmos del escritor malagueño Javier Puche

«Durante el eclipse, enfermó la luciérnaga». La frase que precede a esta es arte con mayúsculas, un pequeño terremoto semántico que con la potencia evocadora de la metáfora certera remueve la imaginación del lector, lo sume en paraísos literarios poco transitados o lo transporta a los abismos de su propio yo. Esa es la propuesta de Javier Puche que acaba de editar en su colección Nouvelle La Isla de Siltolá, Fuerza menor. ¿Puede un escritor de microcuentos formar parte de la historia de literatura?, se pregunta en el prólogo Juan Bonilla. Puche está dispuesto a hacerlo a base de seísmos, magníficas historias de seis palabras que se apoyan en todas las aristas de la realidad, desde lo onírico, pasando por lo simbólico y elevando el juego rápido de palabras, cual trilero de las letras, a su quintaesencia artística.

Puche es profesor de piano, crítico musical, corrector de estilo y guionista de televisión. Además, algunas de sus narraciones cortas han sido incluidas en revistas de la talla de Quimera o Litoral y en diversas antologías como Por favor, sea breve 2 (Páginas de Espuma, 2009), Velas al viento (Cuadernos del Vigía, 2010) o Mar de Pirañas (Menoscuarto, 2012). Mantiene un riquísimo blog literario y es autor del libro Seísmos, amén de dar clases en la Escuela Contemporánea de Humanidades.

Sus composiciones tienen algo del francotirador de la palabra que aprecia en el detalle el gran vector que mueve el mundo y sus juegos de contrarios, en cuentos maravillosamente ejecutados, verdaderas joyas, son potentemente evocadores, casi como saborear un caramelo o acariciar la cara oculta de la luna. En espectaculares saltos mortales hacia adelante y hacia atrás, Puche retrata con milimétrico talento personas inmortales que tratan de sobreponerse a su propia naturaleza, seres orantes que perpetúan el rezo pese a los múltiples cadáveres que los rodean, leguleyos decadentes, jueces retirados que imparten justicia a domicilio, obesos mórbidos que se adentran en una tupida selva de plantas carnívoras, un androide lector o una Bella Durmiente que abraza el desenfreno, sobreponiéndose a la módica censura de cada cuento. Éstos son algunos de los singulares personajes que pululan por el rico mundo literario de Javier Puche, que, como buen músico, dota a sus creaciones de una armonía difícilmente alcanzable por otros prosistas de medio y largo fondo. Su nuevo libro es algo así como un caleidoscopio y entregarse a su lectura asegura que el lector, durante al menos un rato, acariciará arcanos nunca explorados, paseará por veredas jamás transitadas y abrazará los fuegos literarios del artista con la fruición del que degusta perlas que desaparecen al instante dejando, pese a ello, una huella duradera. «Desayuna recién nacidos el viejo caníbal», dice un seísmo de Puche mientras danza alrededor su talento.

FICHA
Fuerza menor
JAVIER PUCHE
LA ISLA DE SILTOLÁ
10,45 €

«A veces la fuerza reside en lo pequeño, en la región más discreta y marginal del mundo sensible, alojada en ínfimas criaturas que apenas reclaman nuestra atención. No en Goliat, sino en David, cuya mano lanzó la piedra que hizo caer al gigante. Tampoco en el acorazado Potemkin, sino en el imperceptible caracol que baja muy despacio por el tronco de un árbol en llamas. Frente al poder insolente de lo hercúleo, vibra la fuerza menor de lo humilde, que este libro exalta con levedad».

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: