El lobo justiciero

27 febrero, 2012

GUILLERMO BUSUTIL

LA FIGURA DEL LICÁNTROPO está vinculada a la tradición de los cuentos orales de miedo que fueron rescatados por la literatura fantástica, convirtiendo al hombre lobo en otro de los referentes del romanticismo adicto al terror de los monstruos como Drácula o Frankestein. Uno de los primeros escritores en relacionar este híbrido entre lo humano y lo animal con los efectos de la luna llena fue el cronista medieval Gervase de Tibuy. A raíz de esta metamorfosis el fascinante personaje irá atravesando los bosques nocturnos de las novelas y cuentos de Ruyard Kipling, Whitney Strieser, Guy Endone, Boris Vian y Stephen King entre otros. Incluso en España existió el extraño caso de Manuel Blanco Romasanta, un asesino nacido en la aldea gallega de Regueiro que confesó en su juicio que era víctima del hechizo de una bruja que lo transformaba en lobo. Su historia dio lugar en 1970 a la película El bosque del lobo, dirigida por Pedro Olea.

NO ES EXTRAÑO PUES QUE UN GALLEGO como el escritor David Monteaguado, después del éxito que obtuvo con su novela Fin, publicada también por el sello de Acantilado, haya rescatado esta vieja tradición en su última novela Brañaganda, en cuyas páginas retrata la vida en un pueblo escondido entre las montañas donde la vida rural de los años cincuenta transcurre agreste, silenciosa, marcada por recelos, leyendas, ciclos lunares y miedos de unas gentes atemorizadas por los crímenes de un supuesto lobishome. El narrador y protagonista del relato, el niño Orlando, ve alterado su mundo y su mirada al entorno adulto poco después de que su padre, administrativo en una empresa minera, pintor enamorado de la belleza de la joven Cándida y mito de sus ideales soñadores, se convierta en guardabosques. Un cambio de oficio que lo enfrenta a la aparición de varias mujeres muertas en extrañas circunstancias y víctimas de violentos asesinatos. El terror popular que se extiende entre rumores y supersticiones atribuye las muertes al brazo ejecutor de un misterioso lobishome que actúa como juez moral, castigando  los pecados sórdidos acaecidos en la aislada aldea de Brañaganda y provocando que todos los habitantes se miren de reojo, convencidos de que el lobishome puede ser cualquiera, aunque no sepa que lo es. Un clima generalizado contra el que los protagonistas luchan en busca de explicaciones racionales, a pesar de que la gente del pueblo rechaza sus indagaciones y razonamientos y atribuyendo los asesinatos a lo sobrenatural o una venganza heredada de la cercana época de la Guerra Civil, definida por ajustes de cuentas y una violencia más salvaje que la del animal mitificado.

ESTE EJE ARGUMENTAL DE BRAÑAGANDA engloba también diferentes historias internas que reflejan la profunda herida de la Guerra Civil con sus rencores, casos de corrupción y alianzas de poder, amores imposibles y los silencios que destilan veneno sobre las huellas de dolor, delaciones y secretos arraigados en la contienda, además de una exploración del miedo psicológico a lo desconocido y una indagación acerca de la presencia del mal y del terror. Los afluentes narrativos con los que David Monteagudo equilibra y enriquece una narración, con evocaciones de Cunqueiro, Fernández Flores y Manuel Rivas, que alterna el costumbrismo clásico, la atmósfera gallega y la mirada en torno al universo de la infancia que engancha al lector y lo devuelve, en cierto modo, al paraíso perdido en el que se entretejen la imaginación, los terrores, la observación del mundo adulto, la herencia cultural y la necesidad de viajar por las sombras, ensoñaciones, nieblas y auras del paisaje y el territorio.

FICHA
Brañaganda
DAVID MONTEAGUADO
ACANTILADO
19 € ¿Existe el lobishome, un ser a medio camino entre lo humano y lo salvajemente animal? ¿Cómo explicar la muerte violenta de tantas mujeres en un pueblo de la Galicia profunda? Mientras el marido de la maestra local se empeña en dar explicaciones objetivas y racionales, el lector asistirá atónito a unos acontecimientos que desdibujan sus perfiles mientras se adentran en oscuras regiones.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: