El escritor melancólico

27 noviembre, 2017

GUILLERMO BUSUTIL

Una casa con forma de barco, a punto de deslizarse hacia un lago frio, en la que vive un profesor de Literatura en los tiempos grises de la dictadura de Ceaucescu y que se ha soñado violinista, escritor poderoso e incomprendido. Un hombre, propio de una sinfonía de sombras, al que persigue la muerte de su gemelo, un matrimonio sin fortuna y una melancólica adolescencia perpetuada a modo de tuberculosis sentimental. No hay duda de que se trata de uno de esos personajes literarios que son fantasmas de sí mismos transitando evanescente y quiméricos por los vacíos de la vida, del amor, del sexo, de los puntos de fuga de la realidad y de los sueños en los que ser otro como un grito inútil contra el fracaso de lo real. Todo lo vivido, pasado y presente es una cicatriz en su percepción del o humano y en su pasión escéptica por la lucidez que de vez en cuando le orienta el camino. Su destino entre lo que cuenta desde la escritura y la introspección y su necesidad de liberarse de las ataduras -las políticas como las existenciales- atraviesa diversas zonas: su paranoica infancia, su reducido universo familiar, su relación con sus compañeros docentes, el desamor, los piojos que le asolan como metáfora de lo humano, su vínculo con Bucares, el territorio cotidiano entre la tristeza y lo insólito.

Así es, complejo y rico, calidoscópico y agrietado, el protagonista de Solenoide, la última espléndida novela en la que Mircea Cartarescu explora la ciudad como alma, la dimensión onírica de la existencia, el sufrimiento, la influencia de nuestras lecturas sobre la frustración y lo fantástico con los que cada uno busca equilibrar el drama de lo cotidiano, los miedos del yo ante el yo profundo que no se entiende y el sueño del yo que no se alcanza, y frente a las exigencias de la vocación, el impacto de la belleza y la sensación de la anda como angustia vital. Lo demuestran al detalle en la novela los pasajes que engloban las visitas al médico, las inyecciones, el sillón del dentista, las radiografías, como provocación del miedo, de unas imágenes y unas sensaciones de matices inexplicables.

No hay padecimiento, preciso y concreto, que no asole a este personaje de hondura, tallado por una prosa lírica y amarga, luminosa y de penumbras con evidentes raíces en el Romanticismo alemán, la filosofía griega, la reflexión moral, el expresionismo y la banda de Moebius. Excelentes ingredientes que maneja con acierto el escritor que deslumbró con El Ruletista, y regresa de nuevo con un detallista manierismo literario que explora todas las posibilidades expresivas del lenguaje y su gama de colores. Sin olvidar su seductora capacidad de fabulador. Un buen ejemplo es su manera de narrar los extrañamientos a la vez que recrea homenajes en los que la literatura es una coartada, el extremo de un caleidoscopio desde el que se explica el personaje. Lo hace a través de lecturas de las matemáticas de Boole; de las teorías de Charles H. Hinton; del estudio de los sueños de Nocolae Vaschide; de los experimentos del forense Nicolae Minovic y de otros autores que avalan su obsesión metafísica, la idea de escapar del cuerpo como vía de salvación.

Solenoide es una novela sobre el laberinto que contiene la realidad y la alegoría, lo barroco y lo hipnótico. El laberinto del yo, de la existencia y del mundo que el escritor de Cartarescu va descifrando a lo largo de un diario de cuatro volúmenes en los que se busca y se explica definiendo la memoria, la herida del pasado, el estigma de la infancia, lo absurdo del sistema, las anomalías y desafíos de la mente. La indagación literaria nos desvela en Solenoide como el intelecto y la cultura son un mecanismo de defensa frente a la locura y al suicidio, y un plan de fuga que nos permite liberarnos de los fantasmas y encontrarnos a nosotros mismos. Su lectura nos descifra el poder de la escritura como catarsis y como refugio, como antídoto y testimonio de la experiencia y de la pérdida, contado todo con una sorprendente visión poética de la realidad y del vacío que encierra un desencanto político, y un canto a favor de lo vital.

FICHA
Solenoide
MIRCEA CARTARESCU
IMPEDIMENTA
26,60 €

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: