Simenon, el creador de atmósferas de las novelas policiacas

17 enero, 2013
George Simenon destacó por su gran producción literaria.

George Simenon destacó por su gran producción literaria.

ALFONSO VÁZQUEZ

Hace unos diez años, la editorial Tusquets publicó en un atractiva edición de bolsillo los casos del comisario Maigret. Ahora, el empeño de la editorial Acantilado es más ambicioso: publicar toda la obra de su autor, el belga George Simenon (Lieja, Bélgica 1903-Laussane, Suiza 1989), además de la saga del famoso policía.

Entre octubre y noviembre acaba de sacar al mercado las dos primeras obras en las que aparece el personaje de Maigret (Pietr el letón y El perro canelo) así como sus novelas El gato, y acaba de publicar hace unos días La casa del canal.

La crítica no ha tratado muy bien a Simenon, que tradicionalmente ha quedado señalado por los especialistas no sólo por su voluminosa obra (más de 200 novelas entre firmadas con su nombre y con seudónimo), sino también por su tremenda popularidad entre los lectores. Y sin embargo, se trata de un grande de la Literatura, en especial por su capacidad de síntesis y la captación de atmósferas.

Conocida es su producción en cadena (tardaba 11 días en escribir una novela), sus paseos por la Naturaleza para hacer crecer la trama novelesca y la ayuda de la guía telefónica para encontrar los nombres de los protagonistas.

En El perro canelo, obra tempranera de su primer año como escritor, 1931, ya encontramos las señas de identidad del escritor belga, esa capacidad de síntesis y de ambientación que bien pueden resumirse en párrafos como este: «Quedaban en la atmósfera volutas de aquella sensación de incomodidad, parecidas a las volutas de humo de tabaco que evolucionaban en torno a las lámparas».

Maigret se encarga de investigar unas agresiones en cadena en un pueblecito bretón. Una tremenda tormenta se abate sobre la población y para empeorar las cosas, cada vez que se descubre algo aparece la inquietante figura de un escuálido perro canelo.

Georges Simenon hace de este arranque ambiental la envoltura de toda la novela. Y como ocurre en las obras de este auténtico grafómano, en especial en las policiacas, lo de menos es averiguar qué ocurre en el desenlace, de tanto que el lector disfruta durante el planteamiento y el nudo. El escritor, dotado de esa capacidad para ir a lo imprescindible, es también un maestro retratando a sus personajes. Le bastan cuatro rasgos físicos y breves puestas en escena para que ya tengamos un retrato psicológico de los protagonistas, empezando por el calmado, paciente y bonachón comisario, que tendrá que actuar junto a un joven inspector inexperto y nervioso.

Lluvia, noche, frío, viento, miedo creciente, personajes apenas trazados pero bien retratados y la sombra de un perro canelo. ¿Hace falta más? Así son las novelas de uno de los mejores escritores del pasado siglo. Los críticos con exceso de miopía deberían admitir que, a veces, los gustos de la mayoría coinciden con los suyos. Bienvenida sea esta iniciativa de Acantilado.

FICHA
El perro canelo
GEORGE SIMENON
ACANTILADO
16 €

El inspector Maigret llega a Concarneau para investigar el intento de asesinato de uno de los prohombres del pueblo. En mitad de las pesquisas, una serie de sucesos confusos parece indicar que un asesino imparable trama una venganza colectiva. La única pista que parece firme es un perro canelo que nadie había visto antes y que merodea por el vecindario.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: