Don Quijote frente a los molinos eólicos

20 febrero, 2016
Enrique del Pino con La venganza de Don Quijote, presentada este mes.

Enrique del Pino con La venganza de Don Quijote, presentada este mes.

ALFONSO VÁZQUEZ

El escritor malagueño Enrique del Pino resucita en La venganza de Don Quijote al escudero y el hidalgo en pleno siglo XXI

En una escena de La venganza de Don Quijote, que acaba de editar ediciones del Genal, Don José Ortega y Gasset aconseja al escudero de Don Alonso Quijano que «En lo que toca a mi opinión, te pido, Sancho, que no te conviertas en un hombre masa», al tiempo que le recuerda que la vida es «única e intransferible», sabias palabras dirigidas al llano y prudente gobernador de la ínsula de Barataria.

Esta escena imposible nos da una idea aproximada de la fantasía cervantista desplegada por el escritor malagueño Enrique del Pino, consumado cervantista que en La venganza de Don Quijote lleva al lector más allá del tiempo y del espacio, en una sólida construcción narrativa capaz de cabalgar por lugares tan dispares como el juicio divino al caballero de la triste figura, el purgatorio y de devolver a la vida a la ilustre pareja creada por Cervantes, sólo que para enfrentarse a las modernidades y problemas del siglo XXI.

Y como en el Quijote, lejos de ser un mero libro de aventuras y escenas cómicas, que haberlas haylas, el autor confronta al lector con las contradicciones de nuestro siglo y plantea interesantes debates sobre la existencia de Dios y el libre albedrío frente a los avances de la Ciencia ­–que entre otros portentos logran resucitar a la pareja– pero también, en un juego de espejos muy cervantino, sobre las propias teorías literarias expresadas a lo largo de los siglos sobre el Quijote y, en especial, sobre la locura o no de Don Alonso Quijano.

De paso, el regreso del caballero y su escudero a la vida, con especial parada y fonda en Lugar, el famoso pueblo de cuyo nombre Cervantes no quiso acordarse, es una ocasión que Enrique del Pino no desperdicia para, como hizo  el de Alcalá de Henares, criticar la España de su tiempo, y con especial virulencia el sistema político, simbolizado en un nuevo partido muy quijotesco que se funda en Lugar: Cabalgamos. Y todo ello con un estilo elegante y muy cervantino que hacen que de esta novela saquemos deleite y provecho a partes iguales.

La venganza de Don Quijote, de Enrique del Pino.

FICHA
La venganza de Don Quijote
ENRIQUE DEL PINO
EDICIONES DEL GENAL
25 €

Hete aquí que Don Quijote ha vuelto al mundo. En concreto a Lugar, el pueblecito de La Mancha que le viera nacer hace cuatro siglos y le acompaña Sancho. En esta ocasión para pasear por una España distinta a la que dejaron en los albores del siglo XVII y que les obligará a hacerse endiabladas preguntas.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: