De caníbales y polinesios

3 julio, 2016
Martin Jonhson (dcha) junto a Jack y Charmian London, una de las fotos del libro.

Martin Jonhson (dcha) junto a Jack y Charmian London, una de las fotos del libro.

Ediciones del Viento publica Por los Mares del Sur con Jack London, las andanzas del famoso escritor de aventuras a bordo del barco Snark contadas por el cocinero de la tripulación, que se convertiría en un famoso viajero y documentalista. La obra, que narra los dos años de travesía, supera en amenidad y detalles a La travesía del Snark, escrita por el propio London

ALFONSO VÁZQUEZ

Un buen día, Jack London y unos amigos bromearon con la idea de dar la vuelta al mundo en un velero. Pasaron las jornadas y la chanza se transformó en un proyecto que, tras muchas tribulaciones, llevó el nombre del Snark, la embarcación en la que el famoso escritor norteamericano, acompañado por Charmian, su mujer, y la tripulación surcaron los mares durante dos años, de 1907 a 1909.

No llegaron a recorrer el globo pero, con el mérito añadido de no conocer nada de navegación, visitaron buena parte de las principales islas de los Mares del Sur, con la salvedad de la Micronesia.

En esta aventura, publicada en forma de libro por Jack London en 1911 con el título de La travesía del Snark, tomó parte un veinteañero espigado nacido en Illinois y llamado Martin Johnson (1884-1937), que sin saber de cocina nada más que el producto de unas apresuradas clases, fue enrolado en el Snark como cocinero. Martin Johnson también plasmó sus recuerdos de esta singladura en el libro Por los Mares del Sur con Jack London, que acaba de publicar Ediciones del Viento en una cuidada edición en la que no faltan decenas de instantáneas del viaje, la mayoría realizadas por el joven cocinero, gran aficionado a la fotografía.

Y aunque suene a herejía literaria, el libro de Johnson es más completo y entretenido que el de Jack London. El autor de Colmillo blanco publicó la obra inicialmente por entregas y aunque se muestra divertido y risueño en muchas ocasiones, hay capítulos sólo aptos para fanáticos de la navegación porque están plagados de datos técnicos. Martin Johnson, por contra, deja reposar los recuerdos –el libro está publicado originalmente dos años después de la travesía– y se nota la escritura más sosegada, atenta a los detalles y que mete al lector en la piel de los protagonistas, quienes, por cierto, se enfrentaron a lo desconocido siempre con una sonrisa en los labios.

Porque si el mundo es de los osados, el matrimonio formado por Jack y Charmian London pertenecía a esta clase ya que no pusieron reparos a lanzarse a lo desconocido sin los conocimientos mínimos para navegar; se aproximaron a volcanes en erupción; pescaron tiburones; practicaron el exótico deporte indígena del surf en Hawai e incluso en este archipiélago visitaron largo y tendido la isla de Molokai, la gran colonia de leprosos. Ni que decir tiene que reunirse con caníbales en las ignotas islas Salomón tampoco supuso un trauma para ellos.

Y como testigo de la mayoría de sus aventuras –en estos mares surcados en su día por el capitán Cook, Robert Louis Stevenson, navegantes franceses y, antes que todos, por los descubridores españoles– Martin Johson demuestra que cuando publicó este libro con 27 años ya era un excelente escritor de viajes. Atento a todos los matices, sabores, olores y por supuesto, a lo que hacía su admirado Jack London, con Johnson descubrimos unos Mares del Sur todavía abiertos a la aventura, con indígenas que nunca han visto a un hombre blanco y que se asombran del fonógrafo, mientras las grandes potencias como Francia, Alemania o Estados Unidos, extienden el paternalismo colonial.

Un paraíso casi virgen surcado por esta colección de locos y contado de manera deliciosa por Johnson, quien con los años se convertiría en un incombustible viajero y documentalista, junto a su mujer Osa Leighty, y que fallecería en 1937 en un accidente de aviación.

Paradojas del destino, una enfermedad contraída por Jack London en las islas Salomón daría al traste con la vuelta al mundo y el matrimonio tuvo que regresar con urgencia a California. El único que circunnavegó el globo, ya en el pausado viaje de vuelta, fue el autor de Por los Mares del Sur con Jack London, un motivo más para leer este libro, superior, con todos los respetos, a La travesía del Snark.

Por los Mares del Sur con Jack London, de Martin Johnson

FICHA
Por los Mares del Sur con Jack London
MARTIN JOHNSON
EDICIONES DEL VIENTO. Traducción de Beatriz Iglesias Lamas
19,50 €

Cuando Martin Johnson supo por una revista que el escritor Jack London estaba preparando un viaje de siete años alrededor del mundo, no dudó en escribirle ofreciéndose como marinero. A la respuesta de London: «¿Sabes cocinar?», Martín contestó «Pruébeme». Y se unió a la expedición.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: