Crónicas humanas

21 septiembre, 2012

GUILLERMO BUSUTIL

LA VIDA ESTÁ LLENA DE PERSONAS que arrastran una historia. Hombres y mujeres cuya existencia cotidiana encierra un secreto que un día se convierte en una noticia de portada, a dos columnas o en un breve escondido en uno de sus ángulos muertos del periódico. A veces, esa historia tiene forma de un reportaje que busca reconstruir el qué, el cómo y el por qué, y en ocasiones –cuando la coge un periodista de raza y al que le gusta contar historias y tiene talento para hacerlo– la historia se transforma en un cuento literario apegado a la realidad aunque tenga sus raíces en la mirada y las técnicas del periodismo. Son muy conocidos los ejemplos que ilustran lo que se denomina literatura de periódicos o periodismo literario. Basta con recordar a Truman Capote, a Mailer, a Gay Talese o a Tom Wolfe, maestros pioneros de este género peculiar al que se afilia Leila Guerriero, editora de la revista Gatopardo de México, redactora de la revista dominical argentina de La Nación y colaborada de otras cabeceras y magazines, autora de la novela Los suicidas del fin del mundo y de las estupendas crónicas que acaba de publicar en Alfaguara bajo el título de Frutos extraños.

FRUTOS EXTRAÑOS RECOPILA VEINTE REPORTAJES que abordan la soledad, los fracasos, la muerte, la memoria y el desarraigo emocional de una estupenda galería de personajes tan reales como humanos, cuyas historias se deslizan hacia la ficción que recrea las sombras de la realidad y conmueven a los lectores. Son piezas ajustadas, bien documentadas y armadas como un relato, que recopilan los pasados y los presentes de René Lavard, un mago que trabaja con solo brazo y con la apostura de un lanzador de esgrima; la soledad casi enloquecida de Jorge González, un gigante que triunfó efímeramente en la NBA y vive retirado y solo en un pueblo olvidado; la frialdad encantadora de Yiya, la dama que envenenó con té y cicuta a tres amigas; la dramática historia de Romina Tejerina encarcelada por matar a su bebé; los relatos del doble de Freddy Mercury y de un extraño grupo de rock cuyo batería padece síndrome de down o el perfil de José Alberto Samod, embajador de la opulencia en el partido más pobre del conurbano bonaerense. También encontrará el lector la recreación de la carrera del escritor dominicano Pedro Henríquez, los avatares de un crítico y editor de un suplemento cultural llamado Homero Alsina y el espléndido reportaje sobre el equipo argentino de antropología forense encargado de identificar a las víctimas de diferentes dictaduras argentinas; uno de los mejores hallazgos del libro.

EN OTRAS DOS SECCIONES de Frutos extraños, Leila Guerriero ofrece pequeños y divertido ensayos acerca de las chicas Cosmo, los city tours o la necesidad de hacer una campaña en favor de nada. Y en la última parte aborda un interesante manual de periodismo acerca de la preparación de un reportaje, de las preguntas habituales sobre si se han contrastado todos los datos, si ha conseguido transmitirle al lector la comprensión de la realidad, de las causas, de las sombras, de la humanidad de cada uno de los protagonistas de estas historias que para la autora han de tener la forma d ella música, la lógica de un teorema y la eficacia letal de una cuchillada en la ingle. Los objetivos que consiguen sus escritos fieles a los modismos y la forma de hablar de la gente real y de sus personajes, apuntalados igualmente por la capacidad de esta periodista y escritora para mezclar el cine, los ecos de Richard Ford o de A. M. Homes, el cómic y lograr una convincente atmósfera y un perfecto equilibrio de voces. Las claves de este estupendo libro que devuelve a la actualidad la sugerente y rica relación entre el periodismo y la literatura. Pero, sobre todo, el arte y el gusto de contar historias.


FICHA
Frutos extraños
LEILA GUERRIERO
ALFAGUARA
18,50 €

Frutos extraños es la primera antología que se publica en España de Leila Guerriero, para quien la crónica debe tener «la forma de la música, la lógica de un teorema, y la eficacia letal de un cuchillazo en la ingle». Este libro nos descubre la cara más sensible, vigorosa y palpitante de una profesión que atraviesa tiempos difíciles, y obra el milagro de hacernos creer de nuevo en el periodismo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: