Con Heródoto en la mochila

20 octubre, 2015
Templo de Apolo en Dídima, Asia Menor. Foto: Wikipedia

Templo de Apolo en Dídima, Asia Menor. Foto: Wikipedia

ALFONSO VÁZQUEZ Antonio Penadés publica Tras las huellas de Heródoto un original viaje histórico por Asia Menor, desde Halicarnaso a Bizancio, en el que sigue los pasos del historiador griego y de la guerra contra los persas, episodio central de su Historia
Poco podía imaginar el soldado griego que en el caluroso verano del 499 a.C. prendió fuego a la ciudad de Sardes, en manos persas, que esta acción imprevista terminaría desencadenando las sangrientas guerras médicas. Veinte años después la segunda de ellas se saldaría con la derrota del poderoso imperio persa y la salvación de Grecia o lo que es lo mismo, de la civilización griega clásica, fundamento del mundo occidental.

La venganza persa –la reacción del poderoso rey Darío y su hijo Jerjes– es el motor de buena parte de la voluminosa Historia de Heródoto, oriundo de Asia Menor.

Al igual que el polaco Ryszard Kapuscinski, que escribió Viajes con Heródoto, testimonio de rendida admiración por el historiador griego que le ha acompañado por medio mundo en su trabajo como periodista, el valenciano Antonio Penadés (1970) es otro gran amante de la obra del griego nacido en Halicarnaso en el 484 a.C. Lo suyo fue un flechazo intelectual en plena adolescencia. Ocurrió en una lluviosa tarde invernal en una biblioteca pública. Allí descubrió al padre de la Historia y mucho años después ha cumplido el sueño de seguir sus pasos. El bonito resultado se titula Tras las huellas de Heródoto. Crónicas de un viaje histórico por Asia Menor, publicado por la editorial Almuzara.

A los mandos de un Renault Clio que, no lo olvidemos, luce el nombre de la musa de la Historia, el escritor, historiador y periodista valenciano recorre Asia Menor en un viaje plagado de guiños históricos que comienza en Halicarnaso y concluye en la antigua Bizancio. Los lugares que visita, incluida la isla griega de Samos en la que el adolescente Heródoto buscó refugio, están marcados por la vida del historiador pero sobre todo por la maquinaria bélica, la gran venganza persa contra los griegos, la marcha del ingente ejército que iba a cruzar el Estrecho de los Dardanelos, dispuesto a aniquilar esta provincia periférica.

Por eso la principal característica del libro es el continuo viaje al pasado, de tal forma que las visitas a los yacimientos arqueológicos y la descripción de la Turquía actual se complementa con constantes evocaciones de la historia de esos lugares y pasajes del libro de Heródoto.

El Heraion de Samos, el templo de Artemisa de Sardes, el increíble teatro de Pérgamo –agradecido desvío en la ruta de la Historia de Heródoto–, el Mausoleo de Halicarnaso, Troya… las maravillas del mundo antiguo, los desconocidos tesoros de la otra Grecia desfilan ante nosotros.

Escrito de forma sencilla, clara y amena, aúna muy bien el libro de viajes y el libro divulgativo de una forma equilibrada, sin que pesen ninguna de las dos partes, antes al contrario, se palpa la pasión en estas páginas. Porque más que una declaración de amor a Heródoto, este libro destila una entrega total a la civilización griega y nos enseña a disfrutar de las huellas del pasado con una mirada más profunda y en suma, mucho más enriquecedora.

FICHA
Tras las huellas de Heródoto. Crónicas de un viaje histórico por Asia Menor
ANTONIO PENADÉS
ALMUZARA
23,75 €

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: