Cinco miradas de artesano

16 febrero, 2012

ALFONSO VÁZQUEZ

El escritor cacereño Gonzalo Hidalgo Bayal. TONI GUDIEL

El escritor cacereño Gonzalo Hidalgo Bayal. TONI GUDIEL

No todos los escritores tienen una música especial en sus obras, una melodía que reconocemos y que les confiere una personalidad, una voz propia a todo lo que escriben. Gonzalo Hidalgo Bayal sí pertenece al privilegiado grupo.

Este cacereño, de la cosecha de 1950, compagina la escritura de libros con su trabajo como profesor de Literatura en un instituto de Plasencia. Su formación como maestro y filólogo se nota en sus obras, cuidadas, pulcras, intensas, pausadas y al mismo tiempo repletas de juegos de palabras (sobre todo los palíndromos) y reflexiones que muestran un gran amor por la enseñanza y la cultura clásica.

Ya sorprendió con Paradoja del interventor, las aventuras (o habrá que decir desventuras) de un viajero que se queda tirado en una perdida estación de tren. Campo de amapolas fue un provechoso viaje a la adolescencia y en El espíritu áspero, levantó todo un mundo literario, en todos los sentidos, pues estaba lleno de imaginarios accidentes geográficos, pueblos y rincones muy presentes en su obra.

La editorial Tusquets acaba de publicar Conversación, se trata de cinco cuentos en los que esa voz propia sigue estando muy presente. Como un verdadero artesano de la palabra, Hidalgo Bayal nos propone unas historias que parecen salidas de un narrador junto a la lumbre o sentado en un tranquilo café, como anuncia la portada. Kalé hemera, el primero de los cuentos, narra las andanzas de un profesor de griego cuando es contratado por una hastiada ama de casa que busca ampliar sus horizontes; Corzo, el segundo relato, está inmerso todo él en un tupido bosque, en el que unos familiares tratan de localizar una casa dejada en herencia. Recuerda en su épica ese mundo de cazadores furtivos, el de Juan Lobón, que creó Luis Berenguer y quizás sea lo mejor de todo el libro. Vuelve la pasión por la enseñanza y la cultura clásica en Aquiles y la tortuga, las andanzas de un brillante estudiante de filosofía que termina siendo un más brillante empresario. Monólogo del enemigo, el cuarto relato, cuenta la floreciente enemistad de dos compañeros de clase que han llegado a adultos, y cuyos encontronazos a lo largo de los años son tan fieros y constantes como esa pareja de duelistas del cuento de Joseph Conrad. El último de los relatos, Reparación, es una reflexión sobre el temor que nos plantea lo no conocido, aunque sea muy próximo a nosotros, en este caso un señor entrado en años que a diario se encierra en un misterioso taller. Quizás sea este el relato más ambicioso y a la vez el que habría resultado más redondo con menos reiteraciones.

En cualquier caso, Hidalgo Bayal vuelve a demostrar que es una voz privilegiada de la narrativa española, también en el terreno de las distancias cortas. Nos deja con ganas de leer más, que es de lo que es trata.

FICHA

Conversación
GONZALO HIDALGO BAYAL
TUSQUETS
17€ En este nuevo libro, Gonzalo Hidalgo Bayal recorre vidas y experiencias extrañamente seductoras en la voz de sus protagonistas o en la versión de los sucesivos testigos del relato. Porque, como se dice en sus páginas, «cada persona es para la otra solamente lo que dice y lo que cuenta, cada persona es el relato oral de su autobiografía».

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: