Brillante y loco fresco británico

13 febrero, 2015
Philip Hensher.

Philip Hensher.

ALFONSO VÁZQUEZ

Libros del Asteroide publica la divertida y compleja sátira social El rey de los tejones, del londinense Philip Hensher, ambientada en un pueblo ficticio del sureste de Inglaterra donde se produce el secuestro de una niña.

Libros del Asteroide ha publicado la magnífica y divertida novela El rey de los tejones, del escritor y periodista Philip Hensher (Londres, 1965).

Hensher ha creado un territorio literario sorprendente y muy británico, personificado en el pueblo imaginario de Hanmouth, en el norte del condado de Devon y en concreto, a un tiro de piedra de la ciudad de Barnstaple. Hanmouth, pronunciado de una peculiar forma por los nativos, algo que no consiguen imitar los visitantes, es una localidad turística que ha crecido como la espuma, sobre todo en sus incontrolables suburbios y a la vez ha visto cómo su casco histórico se ha poblado de golpe de recién llegados. La veteranía en Hanmouth la ostentan vecinos que no llegan a la década en el pueblo.

Con El rey de los tejones Hensher se ha planteado varios retos, todos logrados. El primero de ellos, crear un fresco de la Inglaterra actual, o al menos, de la Inglaterra rural. Por El rey de los tejones pasean un número casi incontable de personajes: artistas, viejos cotillas, maridos que llevan una doble vida, integrantes de un club de lectura, profesores, militares jubilados, queseros… todos muy bien perfilados, incluido Spencer, un perro especializado en quedarse absorto durante horas mientras observa las vueltas que da una lavadora o los cambios que experimenta una jaula de gallinas.

Hensher tiene el don dickensiano de realizar retratos físicos y psicológicos certeros de sus personajes con pequeñas pinceladas. Mientras va creciendo el número de personajes, el pueblo va cobrando vida página a página, con sus tradiciones, sus paseos vigilados por cámaras y una rareza ornitológica: el pit pit acorallado.

El otro logro de Hensher es haber conseguido crear una comedia siendo el foco principal de la novela el secuestro de una niña y el acoso de los medios de comunicación, atentos como siempre a la carnaza sensacionalista. Aunque el secuestro pase luego a un segundo plano, no deja de estar latente en esta novela que también consigue arrancar al lector una sonrisa con algo tan poco usual en la literatura como una tumultuosa orgía homosexual.

Phillip Hensher está dotado de un sentido del humor prodigioso, capaz de encontrar en cada párrafo el lado ridículo de la vida, mostrándolo de forma sutil. Así, hay una tenue pero persistente crítica a la manipulación informativa, personificada en una familia de clase baja víctima del secuestro de su niña.

El autor muestra de paso las obsesiones de la Inglaterra actual y reflexiona sobre la incomunicación incluso en entornos tan pequeños como este pueblecito turístico, donde los chismorreos siguen teniendo un importante peso formativo.

Con 469 páginas, quizás sobran algunas de ellas pero la sensación general es de disfrute tras la inmersión en el peculiar pueblo de Hanmouth, que entre sus innumerables atractivos cuenta con una escultura apodada El Cagoncete. En resumen, una catarata de humor inglés con súbitos toques de enloquecimiento narrativo que también hacen pensar, solo por momentos, en Tom Sharpe. Y apunten el nombre de este sagaz escritor: Philip Hensher, que ya quedó finalista del premio Man Booker con The Northern Clemency. ¿Habrá traducción al español?

El rey de los tejones, de Philip Hensher

FICHA
El rey de los tejones
PHILIP HENSHER
LIBROS DEL ASTEROIDE
25,95 €

Lejos del ajetreo, la inseguridad y la contaminación de Londres, los acomodados habitantes de Hanmouth viven orgullosos en unos carísimos cottages que han restaurado en el centro histórico. Rodeados de tiendas de antigüedades y delicatessen, los nuevos residentes del lugar viven ajenos a los habitantes menos favorecidos de las afueras. Cuando una niña de ocho años es secuestrada, los ojos de toda Inglaterra se vuelven hacia el idílico Hanmouth, que se convierte en el centro de infinitas especulaciones.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: