Arturo Pérez-Reverte: Nace la ‘cara B’ de Alatriste

20 diciembre, 2016

FERNANDO BAUDET

Vuelve Arturo Pérez-Reverte con el inicio de una saga protagonizada por Lorenzo Falcó que transcurre en los primeros meses de la Guerra Civil española con una historia de espías y traiciones, en la primera de las entregas de una serie de novela negra de la mano del periodista y escritor de Cartagena

Pasó, por ahora, el tiempo de espadachines, intrigas de palacio y escarceos a punta de daga en oscuros callejones del Madrid del Siglo de Oro. De llenarse las botas de barro en una trinchera en Flandes, Arturo Pérez-Reverte se pasa en 2016 a la novela negra con la publicación de Falcó (Alfaguara), la primera de una serie situada en los conflictivos años 30 en Europa en general y en España en particular y protagonizada, claro, por Lorenzo Falcó. «Es un tipo elegante, guapo, amoral, simpático, encantador, un canalla sin escrúpulos que, además de torturar y de matar, es un espía que trabaja para los servicios de inteligencia de los años 30. Lo he pasado muy bien con la historia, porque ha sido sumergirme en la ropa, en las costumbres, en la música… Lo he pasado tan bien que decidí hacer varias novelas porque quiero prolongar el placer de escribir sobre esa época», argumenta el propio Pérez-Reverte en una entrevista concedida durante la promoción de la novela, que coloca a su protagonista al servicio del bando nacional en los primeros meses de la Guerra Civil. A Falcó se le encomienda una misión detrás de las líneas enemigas –esas que tan bien conoce el autor, durante tantos años en Territorio Comanche–, donde tendrá que ponerse en contacto con infiltrados y simpatizantes de la causa nacional para lograr liberar a José Antonio Primo de Rivera de la cárcel de Alicante.

No es, sin embargo, una novela sobre la Guerra Civil. No se posiciona Pérez-Reverte ni se atisban simpatías o críticas hacia fachas o rojos. El conflicto es sólo el marco en el que se mueve Falcó. «No es una novela sobre la guerra, no pretende ni explicarla ni debatirla sino que la utilizo como fondo para una novela de personajes, de espías». Así lo explica el autor de La tabla de Flandes, La carta esférica o, entre otros muchos, la serie de aventuras del Capitán Alatriste. Precisamente, el antiguo soldado de los Tercios de Flandes es la antítesis de Lorenzo Falcó. Un soldado que se mueve por el honor, el compañerismo y la lealtad, mientras que el espía sólo mira por su propio interés y por las directrices que quienes mandan le ordenen, como de hecho se plasma en una conversación con un superior al poco de comenzar la novela: «Se han sublevado los militares», él replica con un: «Vale, ¿y estamos a favor o en contra?».

El comienzo de esta serie de novela negra de Arturo Pérez-Reverte es esperanzador y deja con ganas de más. De saber cómo se desenvolverá un personaje al que acompañamos tanto a fiestas de la alta sociedad nacional en Salamanca, trajeados, engominados y envueltos en una embriagadora nube mezcla del humo de los cigarrillos y los caros perfumes de conquistas prohibidas en un bar de hotel, de la misma forma que nos manchamos las manos y sudamos la camisa en un cruel interrogatorio o en una emboscada nocturna junto al mar Mediterráneo.

Confirmada ya por su autor una segunda entrega, Falcó se mueve entre traiciones, donde nada ni nadie es lo que parecen o dicen ser, con un estilo narrativo más rápido, por decirlo de alguna manera, que anteriores novelas de Pérez-Reverte en las que requería de una mayor profundidad a la hora de describir situaciones o circunstancias. Queda mucho –esperamos– por saber del espía Lorenzo Falcó, que podría equipararse con el detective Bernie Gunther, protagonista de la extensa serie de gran éxito del novelista inglés Philip Kerr, al que quién sabe si voluntariamente o sólo por cuestión histórica, el autor de El tango de la guardia vieja, hace un guiño al nombrar el conocido hotel Adlon situado en el Unter den Linden de Berlín.

FICHA
Falcó
ARTURO PÉREZ-REVERTE
ALFAGUARA
19,90 €
 

Puede ser Lorenzo Falcó, puede ser Bernie Gunther… o el Pepe Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán. La imagen elegida para ilustrar la portada de la novela de Pérez-Reverte se repite varias veces en otros títulos: Requiem alemán, de Philip Kerr; Carvalho indaga, de Vázquez Montalbán… todas nacen de una fotografía publicada en Gettyimages.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: