Las virtudes del placer en familia

28 abril, 2014
La escritora francesa Anne Serre.

La escritora francesa Anne Serre.

JOSÉ MARÍA DE LOMA

Desconocida en castellano, Anne Serre llega a las librerías estos días con ¡Ponte, mesita! (Anagrama) una nouvelle erótica en la más pura tradición galante.

Si tiene ganas de pasar una media tarde golfa, elija un buen sillón, prepárese un cóctel suave, aislese en la medida de lo que hoy en día dejan los artefactos electrónicos y dispóngase a paladear ¡Ponte, mesita! Invertirá hora y poco, o tal vez menos de una hora, en tal empresa. Leerlo de amanecida, sin salir de la cama, tampoco es mala opción. Eso sí, disfrutará más si es de moral distraída o condesciende con los vicios ajenos. Vicios que sin embargo nos llegan a parecer virtudes en algunos tramos del relato. Menos de 80 páginas. No se escandalice y disfrute del ritmo, del lenguaje, de las elegantes descripciones del fornicio y la coyunda, el yacer y los lametones. Hay lírica también, sueños y hasta filosofía.

¡Ponte, mesita! es una de las frescas novedades, recién salida de imprenta, de Anagrama para este año. Su autora es Anne Serre, que toma un relato de los hermanos Grimm y lo actualiza o adapta. Esta es la primera obra de la novelista y cuentista gala que se traduce en España. Serre (Burdeos 1960) continúa la tradición francesa de escritoras galantes, eróticas o sensuales, según el gusto y la época. También tiene influjos de grandes clásicos del género. En síntesis, la obra cuenta en primera persona, una pre adolescente primero y una chica algo mayor después, el ambiente, los usos y disfrutes de ella, sus dos hermanas, sus padres y los amigos y amigas que los visitan.  Asistimos a la concupiscencia inquietante, sabrosa, bien narrada. Cópulas en el frío salón, delante de esa mesita mágica de los Grimm que se tornará en vestida de mantel y con manjares con sólo invocar la frase mágica. Se nos adentra en un ambiente libertino que en ciertos pasajes nos recuerda a Emmanuel. Orgias, penetraciones, una madre inflamada de deseo las 24 horas del día, un padre de miembro brioso y durísimo, un lobo juguetón siempre atento a las necesidades de los pubis y los pechos generosos… Más adelante hay un giro y el relato se vuelve más tierno, como dándonos un respiro. Pese al incesto explícito, Serre se aleja de lo sucio, de lo pornográfico, no busca demorarse en lo evidente, sino que es minimalista. Cierto desasosiego queda espantado poco a poco y uno vuelve a la cotidianeidad tan campante.

¡Ponte, mesina!, de Anne Serre

FICHA
¡Ponte, mesita!
ANNE SERRE
ANAGRAMA
19,33 €

¡Ponte, mesita! es el título de un relato de los hermanos Grimm que Anne Serre adapta y pervierte en esta fascinante fábula amoral. Una deliciosa y perturbadora fantasía erótica que la autora sitúa bajo el influjo del Marqués de Sade, pero que también bebe de la prosa de Georges Bataille.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: