Ecosfera de fantasmas

28 enero, 2012

GUILLERMO BUSUTIL

LA LITERATURA NUNCA DUERME. Y en estos tiempos tan malos para la lírica (mucho más cierto que nunca), no dejan de aparecer pequeñas editoriales y nuevos narradores que empujan con un talento curtido en lecturas y en premios de segunda división. Del chequeo a este panorama resulta un curioso diagnóstico: hay más riesgo y ambición en las pequeñas editoriales que en las grandes, empecinadas en la caza o en la fabricación de best-sellers para el poco exigente paladar del lector medio, y menos encorsetamiento y mimética en algunas de las sorprendentes voces que asoman la cabeza en el mercado sin timidez ni complejos.

ES EN MEDIO DE ESTA INESTABLE REALIDAD donde aparece un libro como Concesiones al demonio, publicado por Ediciones Nalvay, y un escritor como Óscar Sipán. Un joven narrador, adiestrado en el campo a través de los premios literarios que forjan el aliento, la vocación y la resistencia de los escritores que empiezan hasta que alcanzan la madurez. Un escritor que se adentra en una novela pespuntada de relatos con este título, tal vez poco acertado para la metáfora que alberga y que es una ecosfera. El huevo de cristal en el que viven algas, bacterias y camarones, cuyas vidas evolucionan. La ecosfera es como el planeta Tierra a pequeña escala, y los camarones, la especie humana. Esto es lo que encontrarán los lectores que se adentren en sus páginas. Siete existencias, siete mundos, siete vecinos (tendrían que haber sido seis para darle sentido a la transacción con el diablo) herméticamente frustrados en un mismo edificio, en una comunidad simbólica en la que entran y salen sus sueños, sus frustraciones, sus fracasos y sombras. Hay escritores que se envidian entre sí, sin conocer la auténtica realidad del otro a la hora de enfrentarse al éxito, al fracaso, al bloqueo, a la gestión del talento; joyeros también rivales que mueren al mismo tiempo en una carretera, dejando atrás la promesa de un braguetazo y una amante ingenua y desvalida con la que desahogar la insatisfacción de la vida; una niña marcada en la cara por la violencia de una esvástica y menos inocente de lo que emana su condición de víctima; un jubilado indignado con los bancos y la escasa capacidad de protesta social que envía anónimos a sus vecinos y sueña con una joven inmigrante a la que salvó; una mujer madura que se conforma con su trabajo y un amor cortafuegos, y un exciclista amargado que se enamora del nombre de una mujer escrito en un billete. Todos son personajes tristes, desvaídos, a punto de desaparecer de una realidad que es un espejismo, desconociendo que en verdad son fantasmas de sus pasados, de su presente sin futuro.

ÓSCAR SIPÁN PRESENTA Y CRUZA, en estos estupendos relatos cuyos puentes no logran redondear del todo la construcción de una novela, sus vidas públicas, privadas y secretas, dejando entrever que sus vidas están atrasadas cinco minutos. Lo hace sin ternura, sin procurarles una salida, encañonándolos con un lenguaje directo, seco y contundente, empujando a cada uno por la espalda para que avancen con sus mentiras y soledades hasta el abismo que se abre delante de ellos. Una estrategia de narrador, con ecos de Murakami, de David Schickler, de Auster en ocasiones, que muestra su pericia y su talento para desnudar y entretejer psicológicamente las almas de unas criaturas que se han perdido a sí mismas de antemano. Es su manera poética de presentar la humanidad manchada y áspera de sus conseguidos personajes. Y también es el ojo científico y frío que observa el interior de la ecosfera. Igual que un diablo que baraja con ironía las tentaciones de la avaricia de los bancos, el doping del deporte, el sexo, el trabajo, la necesidad de afecto, la violencia, los vicios entre otros elementos de una sociedad y de una forma de vida que tienen mucho de infierno. Tentaciones a las que sucumben los fantasmas de esta ecosfera de la que formamos parte.

FICHA
Concesiones al demonio
ÓSCAR SIPÁN
EDICIONES NALVAY
13,95 €

Óscar Sipán nos presenta de manera exquisita una incursión en las debilidades humanas, esas concesiones al demonio que todos ocultamos dentro de nuestras vidas secretas, un silencio tácito y compartido que él rompe con ésta su primera novela. Un joyero con fama de mujeriego, una mujer madura, un jubilado perdido, un ex ciclista profesional, dos escritores y una niña marcada son los personajes que habitan este libro que inaugura L mayúscula, la línea de nuevas narrativas de Ediciones Nalvay.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: