El Pimpi: Viaje a través del tiempo

Compartir
  • 23
    Shares
Pepe Campos en la finca donde se producen productos para El Pimpi.

La Huerta del Paraíso es la finca alquilada en Coín por la emblemática bodega de El Pimpi en su objetivo de potenciar la producción local para abastecer a su restaurante

Texto: Adán Díaz

A unos 15 minutos en autocar del centro de Coín se llega a una gran finca. Su pasillo arropado por una gran arbolada es solo la antesala a un tesoro escondido justo detrás, un campo de cultivo absolutamente ecológico. «La ‘Huerta del Paraíso’ es diversidad, respeto y amor a la tierra», comenta convencido Pepe Cobos, propietario del enclave gastronómico malagueño El Pimpi. Hace más de tres años que la bodega comenzó con su propio huerto en la hacienda arrendada por Alfonso Corteza. La gran diferencia con respecto a otros grandes negocios es, sin duda, la apuesta por los productos locales y el culto a la naturaleza.

Además de poseer un cultivo propio, también está asociado con 14 huertos del municipio. Pepe cree en la filosofía heredada por los ancestros y que todas las tierras tratadas han sido antes purificadas. Este saneamiento del campo lo llevan a cabo por medio de los abonos menos perjudiciales. En este viaje los afortunados fueron los propios trabajadores, «los creadores reales de El Pimpi»’ como dice Pepe, quienes tuvieron la oportunidad de conocer de primer mano los productos con los que tratan en su día a día, una forma de conectar todavía más con la labor que desempeñan.

Esencia única
Emplazada entre el río Pereira y río Grande, el agua permanente para la huerta está garantizado. «La finca tiene una sola depuradora para el agua que riega los naranjos», nos cuenta Pepe mientras sostiene una de las naranjas, consideradas de las mejores en el Valle del Guadalhorce. El campo del Paraíso tiene vida, respira, y lo hace a través de pimientos, piparra e italianos, berenjenas o los diferentes tipos de tomates: cherrys, huevos de toro, castellanos…

La yerba cumple un papel fundamental en su misión de combatir las plagas, una vez más siguiendo el propósito de contaminar lo menos posible a la naturaleza. El uso de plantas aromáticas naturales para mantener despierta la pureza de los alimentos, su esencia única. Entre esas protectoras hayamos la verdolaga, la planta con más Omega 3 del mundo proveniente de la India. También, custodiando los calabacines, nos paramos ante un arbol familiar del nogal que «funciona como un detergente», según Pepe. Este sapindo es su solución contra la química de algunos productos de mantenimiento. El propio estiercol usado es de caballo, siempre velando por la salud de la naturaleza.

También la huerta tiene capacidad para desarrollar vidas. En un cerco establecido entre dos sembrados es posible encontrar gallinas y corderos. Estos animales cumplen con uno de los leitmotiv del proyecto: la sostenibilidad. Todos y cada uno de los elementos cumplen una función que reduce drásticamente el uso de productos externos con alto grado de contaminación sobre la materia prima, la que acaba en las mesas de la mítica bodega.

Conexión especial
La sinergia entre misticismo y realidad no es un hecho probado, pero Pepe Cobos cree firmemente en ella, no de manera deliberada, sino como sentido de la vida. La misma vida que le concede a cada alimento nacido, creado y distribuido en la «Huerta del Paraíso».

El proceso de producción es examinado al detalle, desde el lugar de plantación hasta la características de la vulva y la manera en la que influye sobre el distinto sabor de los alimentos. He aquí la razón principal por la que Pepe le ofrece este viaje a todos los que pertenecen a El Pimpi, por la necesidad de que cualquier trabajador sienta esa conexión especial con la naturaleza. Esa es la pieza fundamental de uno de los emblemas de nuestra ciudad, una idiosincrasia fundamentada básicamente en la madre tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.