Homenaje a Paulo Freire (y II)

2 Oct

Dediqué mi anterior artículo a rendir homenaje a Paulo Freire con ocasión del primer centenario de su nacimiento el día 19 de septiembre de 1921.Hice referencia al Prólogo que  escribí para el libro “100 cartas para Paulo Freire de quienes pretendemos enseñar”. Continúo hoy el merecido homenaje a quien tanto nos  enseñó, con algunos comentarios sobre el libro que ya circula online y está preparándose en soporte de papel.

Leí con devoción los 100 relatos que contiene este libro maravilloso. Hay títulos hermosos y sugerentes (“No me contaron, no me avisaron que podía gritar mi esperanza”, “Entre avatares y circunstancias”, “Uma vida entre ensinar, aprender  e sonhar”, “Entre letras e lutas”, ”Carta al maestro de los tiempos”, “Desde abajo construimos el futuro”, “Ventanas que guardan sueños”, ”Las sincronías del universo”, “Tejiendo nuestras redes de emancipación”, ”La docencia como un campo minado de circunstancias”, “Estamos siendo. Presencias en pandemia”, ”La educación como un acto de amor o amor al acto de libertad”…). Hay pasión contenida, experiencias magníficas, cinco idiomas distintos, sentimientos a flor de piel… Es una cosecha fecunda de tantas sementeras que Paulo Freire hizo a través de sus conferencias, de sus escritos, de su compromiso político, de sus experiencias, de sus iniciativas, de sus trabajos, de su encarcelamiento,  de su exilio… Las cartas están atravesadas por muchos sentimientos y muchas ideas. Rezuman esperanza, muestran compromiso y rebosan agradecimiento.

Hay cartas escritas desde Chile (47), Brasil (15) México (12), Argentina (11), Colombia (3), Uruguay (3), Puerto Rico (2),  Paraguay (2), Cuba (2), Venezuela (2),  Costa Rica (1), China (1), Polonia (1), España (1) y Perú (1). Tres autores se sitúan en dos países diferentes. Por eso la suma es de 103, aunque el número de cartas sea de 100. 

Los autores y las autoras se dirigen a Paulo Freire como amigo, hermano, camarada, luchador, humanista, educador, guía, mentor, sembrador, pedagogo y, sobre todo, maestro. Maestro de maestros y maestras. Y siempre con el adjetivo, que es más que sustantivo, de querido.

La mayoría de los textos recoge algún pensamiento de Paulo Freire. He estado tentado de hacer una recopilación de las citas  que han utilizado los autores y autoras para  hacer presentes las palabras literales de nuestro centenario, admirado y querido  maestro. Será para otra ocasión.

Voy a tratar de rastrear, después de leer de forma consecutiva, ordenada y reverente las cartas, algunas claves significativas, que serían como el denominador común de todas ellas.

1. En todas las cartas se puede encontrar, casi de forma tangible, al destinatario. Son cartas que hablan de Paulo Freire y que, a su vez, están dirigidas a Paulo Freire. El libro es un espejo en el que, al mirarnos, podríamos contemplar la imagen de Paulo.Las cartas explican, ejemplifican, adaptan, aplican, contextualizansus teorías y propuestas. Hay en ellas pasión, compromiso, sinceridad, afecto y admiración. Si se quemasen las cartas, las cenizas hablarían de Paulo Freire.

2. Existen numerosas e intensas referencias, explícitas e implícitas, a la pandemia que estamos atravesando con dolor, incertidumbre y coraje.Un contexto en el que el pensamiento de Freire vierte luz para el análisis y tiñe de emociones para la comprensión y la mejora. La pedagogía del virus  nos ha enseñado muchas cosas (De Sousa Santos, 2020) y la filosofía de Freire es un poderoso elemento inspirador para hacer frente con lucidez, ética y eficacia a las exigencias del nuevo contexto.

3. Hay en las cartas un profundo sentimiento de gratitud. Decía Jean de la Bruyère: “Solo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud”.  Algunos firmantes manifiestan que su vida fue otra después de conocer a Paulo Freire, después de leer un libro suyo o de reflexionar sobre sus planteamientos pedagógicos, políticos y sociales. Creo que no será fácil encontrar otro fenómeno parecido en el mundo. La palabra gracias abre y cierra muchas de las cartas que contiene este epistolario. En realidad, todo él es un homenaje agradecido a quien no solo mostró el camino sino que lo recorrió con paso firme y apresurado. Una forma de manifestar la gratitud es evidenciar que aquella doctrina recibida ha caído en tierra fértil. No hay forma más bella y más eficaz de autoridad que el ejemplo.

4. Existe otro eje que atraviesa todas las cartas y es la esperanza que está consustancialmente adherida a la educación como práctica de la libertad.El fatalismo, nos decía Freire, es la antítesis de la educación, la destrucción de la esperanza. La tarea educativa es intrínsecamente optimista porque parte de un presupuesto básico: el ser humano pueden aprender, el ser humano puede mejorar. La educabilidad se rompe en el momento en que pensamos que el otro no puede aprender y que nosotros no podemos ayudarle a conseguirlo.   Sin optimismo podemos ser buenos domadores/as  pero no buenos educadores/as.

5. Aparece en los relatos un compromiso con los más vulnerables,con los oprimidos  a  quienes Paulo Freire tenía reservado un puesto de privilegio en el corazón. Muchas experiencias presentadas en el libro tienen que ver con  personas, grupos y pueblos especialmente necesitados. Freire fue y sigue siendo su gran valedor. La emancipación nos hace pasar de una mentalidad ingenua a una mentalidad crítica. No hay mayor opresión que aquella en la que el oprimido mete en su cabeza los esquemas del opresor.

6. Muchos relatos hablan de una lucha sin cuartel contra la opresión,contra la dominación, contra la injusticia social. También algunos (cuánta falta nos hace) se rebelan contra el patriarcado. bell hooks (así, con minúsculas), feminista e intelectual negra que tanto admiraba a Paulo Freire, reivindica esta lucha contra este núcleo perverso de dominación (hooks, 2021). Dice esta educadora progresista: “Cuando llegué a la obra de Freire, justo en un momento de mi vida en el que estaba empezando a cuestionar de forma profunda e integral la política de dominación, el impacto del racismo, del sexismo, de la explotación de clase y del tipo de colonización interna, me sentí identificada hasta la médula con los campesinos marginados de los que habla o con mis hermanos y hermanas negros, con mis camaradas de Guinea-Bisau”. La lucha no puede detenerse.

7. En todas las cartas, sin excepción, se percibe una profunda emoción. Se manifiesta la amorosidad que Paulo Freire predicaba y practicaba.La tarea de enseñar gana autoridad por el amor a lo que se enseña y el amor a los que se enseña.  No hay posibilidad de comunicación liberadora sin amor. Los seres humanos estamos hechos de ideas y de emociones. No hay educación sin amor. Las cartas de este libro nacen de la cabeza de los autores y autoras que las escriben, pero pasan luego por el corazón. O viceversa.

8. En los textos se cuentan experiencias muy diversas, que abarcan todos los niveles del sistema educativo, desde la etapa infantil a la Universidad.Resulta impactante ver cómo la teoría y la práctica de la educación liberadora llega a experiencias muy diferentes: escuela popular, práctica comunitaria, bachilleratos, educación  rural, educación diferencial, pedagogía teatral, tutoría, docencia, dirección, alfabetización, acción sindical, práctica socioeducativa, formación docente…  En definitiva, en todos los contextos donde sean posibles procesos emancipadores.

10.De manera palmaria se explicita el compromiso político de la educación.Debe haber más política en la educación y más educación en la política. Muchas cartas hacen referencia a la concepción política de la tarea educativa. No hay neutralidad posible en la asunción de la conciencia ciudadana.

Nada más elocuente que decir que se trata de un libro para Paulo Freire y sobre Paulo Freire. Un libro que conmemora un acontecimiento que ocurre cada siglo. Habrá que esperar otros cien años para tener un libro como este.  Doy por seguro que en 2121 se seguirá escribiendo y hablando sobre el pedagogo del diálogo, del contexto, de la lectura profunda, de los oprimidos, del saber situado, de la alfabetización, de la esperanza, de la emancipación, de la libertad y de la justicia.

22 respuestas a «Homenaje a Paulo Freire (y II)»

  1. Querido amigo y maestro:

    Un artículo extraordinario, con esta segunda parte también excelente. ¡Felicidad-des!

    Muchas gracias por tu vocación, por tu pedagogía, por tu prolífico trabajo por y para la Educación (con mayúsculas) y por tu defensa de la misma con la bellísima autoridad del ejemplo.

    Permíteme la reiteración: ¡enhorabuena y muchas gracias!

    Un gran abrazo MÁS para tu familia de parte de la mía.

    Y feliz fin de semana a todos los lectores de El Adarve.

    • Querido Juan Miguel:
      Agradezco sinceramente tus palabras, tan generosas, tan alentadoras.
      Esas palabras se deben más a la bondad de tu mirada que a la magnitud de mi trabajo.
      Gracias, una vez más, por estar ahí.
      Vaya un enorme abrazo 3 por 4.
      MÁS

  2. Muy buenas Magister!
    Precioso y educativo homenaje que haces a nuestro Paulo Freire!
    Tu homenaje también está lleno de esperanza, muestra compromiso y rebosa agradecimiento. Es brutal el final de tu homenaje: “En 2121 se seguirá escribiendo y hablando sobre el pedagogo
    del diálogo,
    del contexto,
    de la lectura profunda,
    de los oprimidos,
    del saber situado,
    de la alfabetización,
    de la esperanza,
    de la emancipación,
    de la libertad
    y de la justicia.”
    Que buen programa de vida y de Educación!!
    Me encantaría sudar a Freire como lo haces tú pero contigo es posible. Mil Gracias.
    Me uniré al mejor homenaje que es seguir leyendo, haciendolo Vida y compartiendo.
    Un fortísimo abrazo desde el Sur oriental a toda la familia.

    • Querido Miguel:
      Qué gran orgullo y satisfacción tener lectores como tu, como vosotros.
      Lectores y lectoras que superan con creces al autor.
      Creo que Paulo Freire es un referente en estos tiempos neoliberales que destruyen los principios básicos de la educación liberadora.
      El acto del lanzamiento deliro fue tan multitudinario como emotivo.
      Un abrazo enorme para tu hermosa y querida (también para mi) familia.
      Gracias. Siempre gracias.
      MÁS

  3. Querido Maestro!
    Me encantó la observación y la descripción que hace, en esta segunda parte, de la figura de Paulo Freire, a través de las carta del libro.
    Hablando de libros, voy a tratar de sintetizar, el libro ,sin miedo, de Santandreu.
    “Es un manual de psicología conductual que estudia cualquiera emoción negativa trastorno de pánico, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), miedo, tristeza, etc.
    En el se encuentra todo lo necesario para llevar a cabo una transformación total de la mente, no solo se superando neuras sino descubriendo un crecimiento personal.
    En solo cuatro pasos, afrontar, aceptar, flotar y dejar pasar el tiempo nos servirá para cambiar positivamente nuestra mente y vivir la alegría, la calma, la apreciación de la vida, en una palabra, el amor.
    Todo gracias a los números testimonios que aparecen relatando sus experiencias, que nos enseñan a no asustarse ni tener miedo a las emociones negativas.
    Este libro es muy necesario, el método de superación que propone servirá para eliminar de nuestra vida este tipo de problemas.
    La buena noticia que nos trasmite es que todos somos capaces de aprender a curar nuestra mente, de convertirla en nuestro mejor aliada, ya que está basado en un montón de testimonio de éxitos que lo demuestran y que se convierten en estímulos para el cambio, ser una persona libre y feliz”.

    Sin más me despido con un fuerte abrazo para todos.
    Que la semana os sea leve.

    PD: Utilizando otro recurso como es la fe, para mí ha sido un milagro leerlo y encontrarlo.

    • Querida Loly:
      Gracias triplicadas. En primer lugar por leer el artículo, en segundo lugar por hacer el comentario y en tercer lugar por ofrecernos una sinopsis del libro de Santandreu. Recuerdo haber leído algunos trabajos suyos como Ser feliz en Alaska, Nada es terrible, Las gafas de la felicidad… Es un autor muy prolífico que trata de ayudar a las personas. Bienvenido sea.
      Hay quien menosprecia estos libros de autoayuda por considerarlos poco profundos, pero yo creo que si ayudan a las personas es aconsejable aprovecharlos. Así que. que gracias por el resumen.
      Besos, feliz semana y muchas gracias.
      Yo también me alegro de haberte encontrado en aquella conferencia.
      MÁS

  4. No he leído mucho ni de Paulo Freire ni sobre Paulo Freire.
    A raíz de leer estos dos artículos he decidido acercarme a la obra del pedagogo brasileño.
    Voy a empezar por el libro que se cita en el artículo y que dio ìe para el título del libro del homenaje. “Cartas a quienes pretenden enseñar”. Creo que esas diez cartas, por los temas que se apuntan, pueden ser muy interesantes.
    Gracias por los dos artículos.

    • Querida Marina:
      Si decides leer a Paulo Freire, verás cómo te impacta la sensibilidad hacia los más vulnerables y la preocupación casi obsesiva por la emancipación.
      En el libro de bell hooks (con minúsculas) titulado ENSEÑAR A TRANSGREDIR hay un interrxdnte capítulo en el que la autora dialoga con Freire. Muy sugerente.
      Besos.
      Gracias.
      MÁS

  5. Asistí al lanzamiento del libro 100 cartas a Paulo Freire de quienes pretendemos enseñar.
    Me sorprendió mucho que tenga siete prologuistas. Siempre he visto un Prólogo único.
    Quiero pensar que, dada la importancia del homenajeado, el coordinador quiso que varias personas y desde varias perspectivas, presentasen el libro.
    También me llamó la atención el número de países participantes y la diversidad de ´ámbitos educativos presentes en los cien escritos.
    Admirable esfuerzo de coordinación.

    • Estimado Esteban:
      Estaba es el nombre de mi padre, por eso le tengo un especial afecto.
      Si te digo la verdad, yo también quedé sorprendido de que hubiera otros seis prólogos además del mío.
      He visto un Prólogo y un Epílogo. O un Prólogo y una Introducción.
      Es más, lo supe cuando me llegó el libro en edición online.
      Creo que se trata de un libro que merece la pena leer.
      Un abrazo y gracias.
      MÁS

  6. Muchas gracias Maestro Miguel Ángel, su trabajo nos da impulso para seguir, a mantener la esperanza y la rebeldía que amedrentan al miedo y a la injusticia.

    • Querida María:
      Lo has dicho muy bien en pocas palabras: esperanza y rebeldía para hacer frente al miedo y a la injusticia. Freire pensaba que la desesperanza y el fatalismo eran los peores enemigos de la educación.No puede haber liberación sin esperanza.
      Besos y gracias.
      MAS

  7. Profesor Santos Guerra
    Hace un par de días usted nos deleitó a Psicopedagog@s y futuros Psicopedagog@s de acá de Chile con su maestría sobre el proceso de la evaluación. En dicha instancia, pude apreciar la influencia de Freire en sus palabras y en su apreciación por la educación, como la expresión comunicativa de la cultura, dirigida hacia su gente. Me alegra saber que lo expresado de manera escrita, coincide absolutamente con su manifiesto educativo.

    Me gustaría saber, de dónde saca tal inspiración para sacar de cada anécdota, una lección educativa y afectiva.
    ¿Cómo promover su perspectiva emotiva hacia las labores educativas que oscilan entre lo sistematizadas y rígidas?

    • Querido Nicolás:
      Gracias por tus generosas palabras.
      Creo que en la pasión por la tarea se puede encontrar una fuente de inspiración para nuestras prácticas y para nuestros discursos sobre ella.
      Esta es una profesión que no se puede vivir plenamente sin pasión.
      Un gran abrazo.
      y gracias por tu comentario.
      MÁS

  8. Hay tres libros de Paulo Freire que me gusta citar incluso por el titulo, aunque sobre todo por el contenido:
    PEDAGOGÍA DELOPRIMIDO
    PEDAGOGÍA DE LA ESPERANZA
    PEDAGOGIA DE LA INDIGNACIÓN
    Además su sobra impresa, es importante destacar la vida y el trabajo de Paulo Freire. Pienso en su tarea de alfabetizados.
    Más que justo este homenaje que se le rinde en el centenario de su nacimiento.

    • Querida Raquel:
      Paulo Freire tiene una obra interesante desde el punto de vista de la pedagogía y de la sociología. bell hooks (así, con minúsculas( y algunas feministas le reprochan algo: no obra tiene un tufo sexista. Alguna vez se lo plantearon al mismo Paulo, quien aceptó esa limitación.
      Creo que sus enormes y profundas aportaciones alimentan la pedagogía crítica.Uno de sus libros más interesantes, a mi juicio, es LA EDUCACIÓN COMO PRÁCTICA DE LA LIBERTAD. También me gustan los que tú has elegido. Habrás leído que cuando murió, yo estaba leyendo A LA SOMBRA DE ESTE ÁRBOL.
      Besos y gracias por participar.
      MÁS

  9. Me uno al homenaje que se le rinde a Paulo Freire con ocasión del centenario de su nacimiento.
    para mí siempre ha sido un referente. Creo que hay una gran coherencia entre lo que escribía y lo que hacía.
    Hoy día tiene más vigencia que nunca su discurso y su ejemplo.
    Gracias por estos dos artículos.

    • Querida Sandra:
      Me alegra verte de nuevo por aquí.
      Comparto tu idea sobre la coherencia de la obra y la vida de Paulo Freire.
      Aunque haya quien pretende arrinconar su mensaje, creo que sigue siendo más válido que nunca.
      La liberación de las personas es una causa de todos los tiempos.
      Besos.
      MÁS

  10. Querido Miguel Ángel, siempre que hay un primero también hay un último.
    De todo lo maravilloso dicho sobre Paulo Freire y los extraordinarios comentarios, he sacado una conclusión: voy a leer a Paulo Freire. Sus títulos, además, me son muy sugerentes.
    Gracias a los hombres que dejáis huella el mundo sigue y seguirá siendo habitable.
    Un abrazo y saludos a todos.

    • Querido Joaquín:
      Te echaba de menos esta semana pero, al fin, has llegado.
      No te arrepentirás de leer a Freire. Algún autor de las cartas del libro dice que leer a Freire supuso un antes y un después en el ejercicio de la profesión.
      De acuerdo contigo en que los títulos son prometedores: Pedagogía del oprimido, Pedagogía de la indignación, Pedagogía de la esperanza, Pedagogía de la autonomía, La educación como práctica de la libertad…
      Ya nos contarás.
      Un gran abrazo.
      Y gracias por el comentario y por hacernos partícipes de tu decisión lectora.
      MÁS

  11. Estimado Miguel Ángel, en un encuentro virtual del que participé , en la presentación dijeron que escribía estos artículos. Espero cada sábado para leerlo.
    Comparto que la presencialidad es otra cosa, sin embargo , la situación pandémica a mi y a muchos nos permitió que,en algunas oportunidades, cuando usted bajaba los peldaños yo lo encontraba en mi casa, en San Antonio Oeste provincia de Río Negro-Argentina. Del otro modo no lo podría haber disfrutado.
    Sí lo ví en el teatro El Círculo de Rosario una vez, me maravilló por eso lo sigo.
    Un respetuoso abrazo

    • Querida María Rosa Trídico:
      Pues sí, mejor esta comunicación en línea, que ninguna comunicación.
      Agradezco mucho la lectura de mis artículos. No existen libros y artículos si no hay unos ojos que quieran leerlos.
      Hace ya año y medio que no piso esa querida tierra. Es el país que más he visitado, de norte a sur y de este a oeste.Y del que más he recibido.
      Desde luego, mucho más de lo que yo he podido daros.
      Recuerdo con emoción las experiencias delCírculo en Rosario.
      Muchos besos.
      Muchos gracias.
      MÁS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.