En misa y repicando

10 May

No sé cuándo me ha indignado más el señor obispo de Málaga, Jesús Catalá. Si cuando les soltó a trescientos escolares de centros privados el exabrupto de que el matrimonio entre personas homosexuales era como la unión entre una persona y un perro (o entre una recién nacida de tres días y un hombre de 70 años) o cuando, días después, leí una nota del obispado, en la que se decía que su eminencia no era homófobo y que defendía los derechos de los homosexuales.

No sé cuándo me ha indignado más el señor obispo de Málaga, Jesús Catalá.

Pues me molesta más la segunda declaración. Porque después de soltar esa brutalidad ofensiva ante quienes no pueden replicarle, ni devolverle el insulto, ni ausentarse dando un portazo, quiere hacerse acreedor al reconocimiento que merece la defensa de los derechos de las personas homosexuales. Pues no. O una cosa u otra. Pero no las dos. No haga trampas, monseñor. No descalifique la unión y, luego, diga que defiende el derecho a casarse. Usted quiere estar en misa y a la vez repicando, quiere desfilar en la procesión y, a la vez, tocar las campanas. Y debería saber, mejor que nadie, que no es posible hacer las dos cosas simultáneamente. Usted es como el rey Federico II que en su día declaró que a los nativos del Congo Belga se los trataba con mucha consideración, mientras permitía que se amputaran manos o pies a aquellos que se negaran a trabajar gratis.

¿Qué derechos de los homosexuales defiende monseñor Jesús Catalá? ¿Los que ellos y ellas tienen y desean tener o los que él decide? Porque solo faltaba que nos dijera que uno de ellos es el de emparejarse libremente con otra persona y construir una familia. Solo faltaba que nos dijera que defiende su derecho a tener o adoptar hijos e hijas. Solo faltaba que dijera que defiende su derecho a ejercer la sexualidad libremente. Solo faltaba. Después de predicar lo que predica. Es un proceder absolutamente hipócrita. O, si prefiere, cínico.

Como es sabido, ni siquiera acepta el término matrimonio para ellos y ellas porque piensa que –stricto sensu- el matrimonio es un enlace entre un hombre y una mujer. Claro que, cuando le interesa, hace sus excepciones y habla, por ejemplo, del matrimonio entre Jesucristo y su Iglesia. Licencias interesadas del lenguaje que se permite monseñor.

Dice que sus palabras reflejan el pensamiento de la Iglesia. ¿Sí? Creía que la doctrina de la Iglesia se cimentaba en el amor al prójimo, no en las agresiones brutales. Por otra parte, monseñor Catalá se muestra más papista que el Papa quien no hace mucho dijo que él no era nadie para condenar a los homosexuales. Pero monseñor se despacha con unas frases que atentan contra la dignidad humana y se queda tan pancho, como quien hace el bien. Si no saltan a la prensa, se queda tan tranquilo en su palacio episcopal. Pero como se produjo el escándalo, vinieron las declaraciones que pretendían restablecer no tanto el honor de los agredidos y agredidas cuanto el del agresor.

En la nota del obispado se dice que monseñor no es homófobo. ¿No? ¿Qué diría y haría monseñor Catalá si lo fuera? No lo quiero ni pensar. Claro que hay referencias muy elocuentes si buscamos en los entresijos de la historia de la Iglesia.

No me gusta que monseñor le diga esas cosas a quienes se sienten sus feligreses porque creo que constituyen una falta de respeto y una agresión en toda regla, pero me indigna que quiera imponer su forma de pensar y de sentir a toda la sociedad. ¡Con lo sensibles que son ustedes a las críticas y a las descalificaciones!

Y luego vienen los tópicos: “Se ha sacado la frase del contexto”. Menos mal. Porque me temo que el contexto era peor. O este otro: “la prensa ha manipulado lo que dijo monseñor”. ¿En qué sentido? Está más claro que el agua. Dijo lo que dijo. Todavía no le he oído pedir disculpas. Todavía no le he oído decir que el matrimonio homosexual es un derecho a organizar la vida como lo es el que se realiza entre heterosexuales. Entonces, ¿de qué contexto se han sacado sus afirmaciones?, ¿qué manipulación se ha producido?

Existe una elemental diferencia entre la ética, que debe regirnos a todos y la moral que defiende cada secta o cada iglesia y que atañe solo a sus seguidores y fieles. La ética debería gobernar los comportamientos de todos, creyentes y no creyentes. De los creyentes de cualquier confesión. Si la Iglesia se hubiese guiado por la ética no hubiera mandado a los soldados a las cruzadas, ni hubiera bendecido o declarado santas las guerras y no hubiera quemado vivos a los herejes o a los homosexuales. Porque la ética impone el respeto a la vida ajena. Pero se rigió por su moral.

¿Cómo no oponerme de forma contundente a que se den clases de religión en las escuelas y en las Facultades de Educación del país? No estoy dispuesto a aceptar que con mi dinero, vaya monseñor o quien él nombre como profesor o profesora de religión, a decir esas monstruosidades a los niños y a las niñas. No con mi consentimiento. No con mi dinero.

¿Por qué la Iglesia está tan preocupada, diría que obsesionada, con los comportamientos sexuales de las personas? Muy sencillo, porque todos tenemos sexualidad. Dinero solo tienen algunos y poder todavía algunos menos. Controlando la sexualidad nos controla a todos y a todas. Y lo controla desde las conciencias. No hay mayor opresión que aquella en la que el oprimido mete en su cabeza los esquemas del opresor. Quien se considera dueño de la verdad trata de imponérsela a todo el mundo. Aunque sea por la fuerza.

No sabe monseñor que el tiempo ha pasado. No tiene en cuenta que vivimos en una sociedad democrática. Y en un país aconfesional. Y se ha olvidado de que esa sociedad, a través de quienes libremente eligió por mayoría, ha decidido aceptar el matrimonio homosexual. Que tiene la misma legitimidad que el matrimonio entre heterosexuales. A monseñor no le hemos elegido, le ha ungido como obispo la autoridad eclesiástica competente. Es obispo por la gracia de Dios pero no por la elección libre de los ciudadanos y ciudadanas. ¿Por qué pretende gobernar la vida y las conciencias de los demás?

Dirija su discurso hacia dentro de su institución. Pregúntese por los sacerdotes pederastas y por la postura que ha adoptado la Iglesia tradicionalmente ante ese comportamiento de sus ministros. Y luego pregúntese por la vida de los sacerdotes homosexuales a quienes se les ha anticipado el infierno en esta vida. Si no tiene tema suficiente para pensar y debatir, le sugiero que se pregunte por el celibato de los sacerdotes. Porque si me dice que las mujeres no pueden acceder al sacerdocio porque Jesucristo solo eligió varones, le recuerdo que también los eligió casados. Y piense en estas curiosas paradojas: renunciando a casarse, decide cómo ha de ser el matrimonio de los demás; renunciando al ejercicio de la sexualidad, impone los criterios al prójimo; renunciando a la paternidad, pontifica sobre la educación de la prole.

No divida el mundo en buenos y malos, entendiendo que son malos quienes no piensan o actúan como usted. Y déjenos vivir y gobernarnos por nosotros mismos. Igual hasta nos gusta ir al infierno. Allí no nos encontraríamos, al parecer, con algunas personas que después de agredir violentamente a los demás, quieren colocarse la honrosa etiqueta de ser sus defensores.

50 thoughts on “En misa y repicando

  1. Las burradas que de vez en cuando sueltan algunos obispos españoles, aparte de la indignación que provocan, me hacen pensar: ¿Están estas personas en su sano juicio? ¿Saben algo de la vida real de la gente o su mundo está formado fantasías, alucinaciones o paranoias como las de los individuos que mentalmente se encuentran desequilibrados? Y más aún, ¿por qué la gente sensata y que es creyente se calla ante semejantes brutalidades? ¿Tanto miedo o temor despierta aún el alto clero que no se atreven a alzar la voz ante semejantes atrocidades que, a fin de cuentas, son expresiones de enorme crueldad contra las personas que tienen el derecho reconocido legalmente en nuestro país a contraer matrimonio?

    Me temo, Miguel Ángel, que hasta que no lleguemos a un Estado laico de verdad, no se les frenará, pues la denominación de Estado aconfesional que recogía la Constitución del 78 estaba matiza con la referencia especial a la Iglesia católica, por lo que esto fue el coladero para que se mantuvieran casi intactos todos los privilegios que se le otorgó en la Dictadura franquista.

    Para cerrar, y puesto que con un buen artículo como es este que leemos es posible profundizar más, personalmente recomendaría a los lectores o lectoras interesados en la historia del a Iglesia que leyeran algo del magnífico historiador recientemente fallecido Karlheinz Deschner. Y ya que has hablado de la sexualidad, invitaría a la lectura de “Historia sexual del cristianismo” de este autor, libro que es posible consultar en la Red.

    Un abrazo; y no te preocupes mucho por el obispo de Málaga, pues estoy casi seguro que el de Córdoba le gana en “lindezas”.

    • Gracias, querido Aureliano.
      Las lecturas que señalas son muy recomendables.
      Creo que ya está bien en callarse en tantas homilías, conferencias, manifestaciones verbales o escritas, encíclicas… Comparto contigo la preocupación ante estas brutales agresiones, tan faltas de respeto.
      Gracias por leerme y por tu valiente e inteligente comentario.
      Un abrazo.
      Miguel A. Santos

  2. Miguel Ángel: En el anterior escrito se me olvidó incluir un enlace para que los seguidores de tu blog pudieran entrar en él si les parecía oportuno.

    Como información, les diría que llevo bastantes años investigando en el desarrollo de las emociones y los sentimientos de niños y adolescentes a través del dibujo de la familia. Ello ha dado lugar a distintas publicaciones. Como los trabajos más recientes ven la luz en los diarios digitales en los que escribo regularmente, adjunto el enlace de uno titulado “Familias homoparentales”, a través del cual se podrá comprobar que niños y niñas que pertenecen a estas familias viven felices, dado que se les da el cariño, la confianza y la protección que necesitan para caminar con seguridad por el intrincado camino de la vida.

    Por otro lado, y relacionado con el contenido de tu último artículo, sería una llamada de atención a los señores obispos que sueltan barbaridades, ya que lo primero que deberían hacer es pisar la calle, conocer la compleja y dura realidad en la que vive la gente y sobre todo informarse debidamente; pero esto sería como pedir peras al olmo.

    Un abrazo, y gracias por permitirme ampliar la información.

    http://www.montilladigital.com/2012/06/familias-homoparentales.html

  3. A mi no me gustan ni los políticos ni los predicadores que se suben a una tribuna y colocan sus papelitos sobre un atril, pues esto quiere decir: yo suelto mi rollo y tú te callas.
    Estamos en una democracia y entre gente que sabe leer, pues dejémosle la capacidad de pensar por sí misma. Compartir cualquier tipo de ideas es legítimo, pero exponerlas sin posibilidad de réplica de los oyentes, me parece una agresividad y un desprecio.
    Jesucristo no habló nada de sexualidad, mucho de amor, compasión, misericordia, de repertir con los hambrientos. Me pregunto, ¿por qué la iglesia habla tan poco de lo que habló Jesucristo y tanto de lo que no dijo nada? Ahí lo dejo para los psiquiatras…
    Saludos.

  4. Querido Maestro!
    Hace semanas que no ando por estos caminos, ni leo su atrevido comentario, en el sentido de…”con la iglesia hemos topao” Frase que gente como yo de a pie, la cita para tratar de entender cosas que carecen del significado más elemental y de estas que parten de una entidad como la eclesiástica que en vez de criticar debería estar por la realidad tan cruel que estamos pasando la mayoría de las gentes y dejar la sexualidad en el ámbito más intimo de las personas.
    Me gusta el tono de su comentario, y me crea rabia e impotencia de no poder hacer mucho ante las malas palabras y los abusos de poder.
    Ha dado en el clavo maestro, tiene más razón que un santo!!!
    Agradecida siempre!
    Sin más me despido con un cordial saludo.

  5. “Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho.”
    NO encuentro mayor contradicción en el tema de las relaciones sexuales que los discursos de sus representantes y su vida real, completamente homófila (recordemos la vida de los sacerdotes: años de formación en seminarios masculinos y una vida renunciando a compartir relacionas íntimas con el sexo opuesto siendo siempre los más cercanos en las relaciones los de su mismos sexo, compañeros sacerdotes como ellos).

    “Consejos vendo y para mí no tengo”, sentencia la sabiduría popular.

  6. “La primavera ha venido. Nadie sabe cómo ha sido”, nos dijo hace tiempo don Antonio Machado. Es tiempo de primavera, la estación más inquieta de todas.
    Últimamente, somos testigos de una cantidad de declaraciones de representantes religiosos que se aderezan con un sentido casi exageradamente escatológico, de trabajo sucio, al servicio de unos poderes civiles que quieren imponer a los demás una moral que ni ellos son capaces de sobrellevar. Todo esto nos recuerda aquella otra situación en que Jesús decía: “¡Ay de vosotros igualmente, doctores de la Ley, porque echáis sobre los hombres cargas que no pueden soportar y vosotros ni con el dedo las tocáis” (Lucas: 11, 46 y Mateo: 23,4). Como las Escrituras dan para todo, parece ser que se agarran, como a un clavo ardiendo, a las palabras de san Pablo a Timoteo (2 Timoteo 4,2): «Predica la palabra, insiste con ocasión y sin ella, reprende, ruega, exhorta con toda paciencia y doctrina». Pero se dan las circunstancias en que se hace caso omiso de la recomendada “toda paciencia”, se levantan impacientemente fantasmas de la guerra civil, con una interpretación sesgada, amén de interesada, con un comportamiento propio de epígonos del “nacionalcatolicismo”, de triste memoria, histórica también. Para colmo la prédica va jalonada, a veces, de comparaciones desafortunadas, cuando no suenan a insultos. La primavera se ha presentado como un derroche de “flores” hacia una opción política, que como otras, se ha acicalado con las mejores prendas de la mentira, el maquillaje del insulto soterrado, el aval de la apropiación indebida de buenas proporciones de patrimonio público, que alegremente se ha dispensado a más de un amiguete o a más de un club de dudosa filantropía, que nos recuerdan la parábola de “El mayordomo infiel” (Lucas 16: 1-13), pero anclada en la exhortación (9) de “Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas”. Ni que decir tiene que esta parábola parece una de las tantas interpolaciones que toman plaza en las escrituras y que contradice “la buena dirección” (ahora sí) del “buen mensaje” (evangelio) de las Sagradas Escrituras. También se saca a colación y se critica la ideología de género, cuando en su propia casa está, en este sentido, más de un rincón por barrer.
    Parece ser que en España el profetismo rancio, como un buen añejo, se ve obligado a seguir haciendo un caldo que cada vez gusta a menos gente. No pensábamos que en nuestra casa, España, y en el siglo XXI, no nos entrara el aire fresco y nuevo que ya se respira en Roma.
    Si en el mundo es posible que se vaya aclarando la atmósfera, aquí también todos tenemos derecho a un poco de ventilación. Si la luz viene de Oriente, esperamos que no se nos recomiende seguir con las ventanas empestilladas. Si la primavera ha venido, que nadie nos oculte la luz ni la diversidad de colores que brillan en su viva paleta.

  7. Comparto la indignación que manifiesta el querido autor, y también algunos comentaristas, de la doble moral de estas eminencias eclesiales. Lejos de cumplir con los mandatos sagrados de su Idolo celestial, (están recogidos en el NT), en especial aquel de Mateo 5,39; “Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;”.
    Pues queda demostrado que nunca ponen la otra mejilla, y cuando, cómo es caso habitual, y éste también lo es, en que tienen que amonestar a sus ovejas descarriadas, dictan reprimendas duras, para acto seguido, con suma hipocresía, quedar como benevolentes protectores, siendo además norma católica, por lo de universal, que la discresión y el ocultamiento de sus propios fallos morales, debe ser una máxima de sus acciones, discursos, pregones y sermones.
    Y por hipocresía que no quede, llevan más de 2000 años inmersos en ella: Mt 23,15: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.”.
    Siempre andan escondiéndose detrás de bonitas palabras y de gestos teatrales, nunca se presentan con mirada honesta y actitud humilde.
    Lo mas triste, es que llevan más de 1000 años aprendiendo para hacerlo cada vez mejor. Se les enseña muy duro durante su preparación para el sacerdocio, y durante sus continuos ejercicios espirituales. Es una enseñanza muy directiva, y me causa mucha tristeza y angustia, tener que admitir que durante todos estos siglos, esta sacra institución humana ha logrado lo indecible, que multitud de hombres y mujeres han dedicado muchísimo esfuerzo para escribir, traducir, editar, conservar y custodiar una millonada de enormes libros, que objetivamente mirados, son sólo una inmensa pérdida de tiempo para el desarrollo del conocimiento humano.
    Enormes edificios, enormes bibliótecas, millones de ejemplares, mucho colorido y mucho valor histórico, pero pocas verdades y casi nada de conocimiento útil.
    Por el amor a los libros y a la cultura soy favorable a su conservación, pero por favor, que no destinen más esfuerzos ni sacrificios de ilusionados estudiantes a continuar con esa labor de construir una falsa ilusión de conocimiento verdadero, cuando sólo es pura retórica y demagogía.
    Dejenmos vivir plenamente nuestra libertad, con todas sus consecuencias, como bien se despide nuestro Maestro.

  8. La iglesia, al igual que la política siempre han movido masas, en el caso de mi país, Mexico. No se es desconocido las nuevas leyes eclesiásticas por intereses de solo algunos o ave3ces contradictorias. Estoy de acuerdo en lo que mencionado “No divida el mundo en buenos y malos, entendiendo que son malos quienes no piensan o actúan como usted. Y déjenos vivir y gobernarnos por nosotros mismos. Igual hasta nos gusta ir al infierno. “
    Siempre habrá para algunos buenos que para otros malos, las consecuencias que traigan nuestros actos son solo de nosotros y no existe nadie para juzgar dichos actos mas que nosotros mismos. Hagamos de nuestra libertad lo que creamos conveniente mientras no afecte a terceros.

  9. Me pareció muy interesante la lectura ya que trata de un tema que hoy en día hace mucho ruido dentro de la sociedad, este es: la homosexualidad, ya que no somos capaces de respetar su forma de pensar y sentir de las personas. Creo que la Iglesia no se debería de meter a criticar este tipo de temas ya que hay muchas personas que hacen cosas más horribles y despreciables que el amar a alguien de tu mismo sexo.

  10. De acuerdo a la perspectiva que presenta, es injusto que después de tantos años nos quieran tener sometidos, cuando se nos considera personas libres de tomar nuestras decisiones en donde no se nos debe imponer ideologías sino que nosotros decidamos que es lo que mas nos conviene; por lo que las instituciones superiores no deben de tratar cambiar nuestras perspectivas, ya que lo que quieren es tenernos sometidos.

  11. Ya está bien de que estos señores vayan diciendo lo que se les antoje, sea o no respetuoso, sea o no constitucional. Ya está bien.
    Y lo malo es que tienen que opinar de todo y decir a todos lo que tienen que hacer.
    Están en otra época.

  12. Estoy indignada por el proceder del obispo ante los escolares. >Y encima dice que no es homófobo.
    Habría que levantar la voz contra estos energúmenos.
    Saludos

  13. Este relato narra otra de las tantas situaciones de la realidad, pues hoy en dia el matrimonio entre los homesexuales ha creado gran polemica sobretodo aqui en Mexico debido al machismo y a las creencias religiosas al igual que en España, sin embargo estamos dejando a un lado a los valores, debemos recordar que cada quien tiene libertad y sobretodo nosotros les debemos un respeto a la libertad de genero y por ende una inclusion de genero en la sociedad, sin embargo discriminamos y no aceptamos a personas iguales a nosotros pero con una preferencia diferente.

  14. Increíble comentario el de este señor. Yo creo que los obispos españoles creen que tienen bula y que pueden decir lo que se les antoje.
    Además, como hablan ex catedra, parece que no pueden equivocarse.
    La verdad es que estoy hasta de sus salidas de tono.
    Este comentario no es propio ni de un cliente de un bar de barrio.

  15. No deberíamos dar tanta importancia a los obispos. Que digan lo que quieran. Cada vez hay menos gente que les hace caso. Parece que están en otro mundo.
    Saludos cordiales.

  16. LO que más me preocupa son las clases de religión. Porque en esta ocasión ha sido una conferencia y las clases tienen una frecuencia y una intensidad mayor.
    ¿Cuándo se va a denunciar el Concordato con la Santa Sede?
    Ya es hora.

  17. En mi opinión creo que esta reflexión tiene mucho sentido con lo que nos vamos a enfrentar cuando seamos docentes, ya que tenemos que tener mucho cuidado con lo que hagamos y digamos, en muchas ocasiones todos cometemos errores, hacemos acciones de las cuales en el instante nos nos damos cuenta de lo que hacemos y después nos arrepentimos, por lo que no solo al estar laborando como docentes, sino en todo momento tenemos que tener la habilidad de razonar y pensar lo que vallamos a realizar para que no pueda tener consecuencias que podrían ser graves.

  18. En la actualidad creo que la religión se ha visto envuelta en situaciones muy difíciles, ya que creo que adopta muchas posturas y no concreta en nada, sin embargo mi creo que la religión es una cuestión que no se debe de abordar en las instituciones, porque muchas veces tendemos a decir o realizar cosas sin pensar o analizar todos los pros y contras que esto puede tener, al igual que como en lo que paso en la lectura, estamos sujetos a decir cosas cosas y después contradecirnos nosotros mismos, ya sea por tratar de arreglar la situación o quizás por no tener claro y firme lo que estamos diciendo, por lo que considero que es mas viable que no se introduzca la religión en las instituciones educativas.

  19. Pagar con dinero de todo lo que quiere una parte no es democrático. Que decir de los colegios que mantienen la separación de sexos para practicar una enseñanza segregada. ¡Con dinero público!
    La catequesis tienen que hacerla en las parroquias. Y que vaya el que quiera. A los demás que nos dejen en paz.

  20. Que hagan las catequesis en las parroquias. Y que vaya el que quiera. Pero nos dejen a los demás en paz.

  21. Las colegios religiosos que mantienen la segregación de sexos no deberían recibir fondos públicos. Es inconstitucional.
    Yo creo que estos señores todavía se piensan que estamos en la edad media y que todavía pueden gobernar a todo el pueblo como se les antoja.
    Por eso me parece muy bien el artículo.

  22. Una denuncia clara, dura y bien formulada. No era para menos.
    Mientras todos escribimos y criticamos esas horribles palabras el obispo sigue calladito com o si no se hubiera equivocado. Qué cara más dura.
    Saludos

  23. Tiene usted mucha razón; ya que primero se dice una cosa y posteriormente se dice lo contrario y aun así se levantan el cuello como defensores de todo, creo que es algo indignante y mas viniendo de este tipo de personas que profesan la religión católica y denigran a los demás como si ellos fueran perfectos, por lo tanto en mi opinión creo que en las educación no se debe abordar el ámbito religioso, ya que muchas veces se topa uno con alumnos o mismo compañeros pertenecientes a alguna otra secta y como hablar de la religión como algo bueno si en realidad es lo que..

  24. hola desde mi punto de vista creo que ya es tiempo de ser libres y dejar atrás esas ideologías,ahora nos toca a nosotros mismos decidir el camino que queremos tomar y recorrer a lo largo de nuestro desarrollo y momento de vida. jaime huitron barrios upn jilotepec.

  25. Es sorprendente saber que un país como españa, aún siga con este tipo de ideologias en cuanto a la homosexualidad, la ética es algo que nos hace bastante falta hoy en día a todas las personas de cualquier país!!! no dejemos que la religión cambie nuestras ideologías y decisiones.

  26. Me parece sorprendente que un país como lo es España siga con esas ideologias en cuanto a la homosexualidad!!el machismo y la religión son factores claves para que una persona caresca de ética en cuanto a esos temas, no dejemos que la religión, que solo dice lo que quiere y le conviene corrompa nuestros ideales y toma de decisiones.
    UPN
    sexto semestre
    n.l:28

  27. No cabe duda que la religión sólo dice lo que quiere y le conviene, lástima que muchas de las ocasiones esto dañe a ciertas personas e influya en las ideologías de grandes masas.
    UPN
    Sexto Semestre
    N.L:28

  28. nuevamente comparto su lectura, como unn de mis favoritas, me llena de impotemcia, enojo y resulta frustran te ver como nuestra sociedad se repleta de hipocresía… me viene a la mente una frase “divide y vencerás” y claro que la afirmo, nuestro pais esta dividido, y cada divicion se encuentra controlado siendo la religión un sistema de poder… estamos llenos de estereotipos que regulan nuestra vida, sin embargo nunca somos nosotros mismos por seguir un patrón de perfección que jamas alacansaremmos, pero ese no es el detalle…. el detalle es aparentar ser quien no eres, eso si es repugnante y desgastante, no te llenes la boca disiendo y predicando algo que no eres y en lo que no cres, llenate la vida haciendo y siendo tu mismo… reflejar ser algo que no eres te hace inutil, arificial y falso…
    SULEYMA MARTINEZ UPN 6TO SEMESTRE

  29. Actualmente el tipo de ideología no cambiado del todo ya que existe mucha contradicción dentro del poder, principalmente sólo buscan beneficios ya que se aprovechan de diferentes yproblemáticas de cada país es por ello que la religión y la política se unen para poder oprimir a la sociedad sin importar los sentimientos, los derecho y la libertad de cada persona

  30. Actualmente el tipo de ideología no cambiado del todo ya que existe mucha contradicción dentro del poder, principalmente sólo buscan beneficios ya que se aprovechan de diferentes yproblemáticas de cada país es por ello que la religión y la política se unen para poder oprimir a la sociedad sin importar los sentimientos, los derechos y la libertad de cada persona. La religión y la política son los primeros que no respetan los valore porque discriminan a los homosexuales y según la política dice: no a la discriminación y todos sólos seres humanos tienen los mismos derechos sin importar el género(sexo), en el caso de la iglesia dice: todo ser es bienvenido a esté mundo y será recibido ante Dios siempre y cundo no cometa un delito grave; para mi punto de vista no veo ningún problema pero la política y la religión se tienen que contradecir en lo que ellos establecen para poder afectar a la sociedad y así ellos poder obtener su beneficio.
    Edith Angélica Martínez Martínez
    UPN
    Sexto semestre

  31. Sin duda alguna la religión siempre jugará un papel clave para mover masas, sin embargo muchas de las veces solo lo hace para corromper ideologias y poner en nuestras mentes ideas que nos hacen afectar al prójimo y es justamente ahí donde se contradice nuevamente.
    UPN
    Sexto Semestre
    n.l:31

  32. Desde mi punto de vista me parece que la religion tiene que tener un poco mas de etica porque no es valido criticar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a las demas personas, eso les afecta moralmente y psciologicamente y si esas personas son asi ahi que quererlas y respetarlas porque al igual que nosotros son seres humanos que sienten y tienen sus sentimientos el cual ni la religion, ni la politica, ni la sociedad entera las podemos discriminar ni cambiar de pensamiento.

  33. Desde mi punto de vista me parece que la religión tiene que tener un poco más de ética y de respeto porque no se vale discriminar o señalar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son, darles su lugar y quererlos porque son igual que nosotros que tienen sus sentimientos porque ni la religión ni la política ni la sociedad los podemos cambiar lo único que podemos hacer es respetarlos y darles su lugar que se merecen.

  34. Desde mi punto de vista me parece que la religión tiene que tener un poco más de ética y de respeto porque no se vale señalar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son, darles su lugar y quererlos porque son igual que nosotros que tienen sus sentimientos porque ni la religión ni la política ni la sociedad los podemos cambiar lo único que podemos hacer es respetarlos y darles su lugar que se merecen.

  35. Me parece que la religión tiene que tener un poco más de respeto porque no se vale señalar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son, darles su lugar y quererlos porque son igual que nosotros que tienen sus sentimientos.

  36. Me parece que la religión tiene que tener un poco más de respeto porque no se vale señalar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son, darles su lugar y quererlos porque son igual que nosotros que tienen sus sentimientos, porque ni la religión ni la política ni la sociedad los podemos cambiar ni evitar que no existan lo único que podemos hacer es respetarlos y darles su lugar que se merecen.

  37. Mi comentario es que la religión tiene que tener un poco más de respeto porque no se vale señalar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son, darles su lugar y quererlos porque son igual que nosotros.

  38. Mi comentario es que la religión tiene que tener un poco más de respeto porque no se vale señalar a personas que sean homosexuales o que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son, darles su lugar y quererlos.

  39. Mi comentario es que la religión tiene que tener un poco más de respeto porque no se vale señalar a personas que sean diferentes a uno, el cual eso los daña emocionalmente y psicológicamente al contrario en vez de discriminarlos ahí que aceptarlos tal y como son.

  40. Homosexuales y heterosexuales tenemos los mismos derechos. Cada persona tiene la libertad de elegir sobre su sexualidad siempre y cuando respete a los demás. La iglesia, la mayoría de la sociedad no acepta a los homosexuales; los discriminan y hasta los repudian. En mi caso creo que todas las personas tenemos derecho a elegir lo que nos gusta. Sin embargo no estoy de acuerdo con que parejas homosexuales adopten a pequeños pues el niño necesita de una imagen paternal y maternal para desarrollarse psicosocialmente.

  41. Homosexuales y heterosexuales tenemos los mismos derechos. Cada persona tiene la libertad de elegir sobre su sexualidad siempre y cuando respete a los demás. Para la iglesia, la mayoría de la sociedad no es fácil aceptar a las personas homosexuales; los discriminan y hasta los repudian. En mi caso creo que todas las personas tenemos derecho a elegir lo que nos gusta. Sin embargo no estoy de acuerdo con que parejas homosexuales adopten a pequeños pues el niño necesita de una imagen paternal y maternal para desarrollarse psicosocialmente. En la iglesia se manejan reglas como en cualquier institución que hay que respetar. Todavía en mi país no es válido el matrimonio por la Iglesia pero si por el civil.

  42. Homosexuales y heterosexuales tenemos los mismos derechos.Cada persona tiene la libertad de elegir sobre su sexualidad siempre y cuando respete a los demás.Para la iglesia y la mayoría de personas no es fácil aceptar a los homosexuales; los discriminan y hasta los repudian. En mi caso creo que todas las personas tenemos derecho a elegir lo que más nos gusta.Sin embargo no estoy de acuerdo con que parejas homosexuales adopten a pequeños pues el niño necesita de una imagen paternal y maternal para desarrollarse psicosocialmente. En la iglesia se manejan reglas como en cualquier institución que hay que respetar. Todavía en mi país no es válido el matrimonio por la Iglesia pero si por el civil.

  43. Homosexuales y heterosexuales tenemos los mismos derechos.Cada persona tiene la libertad de elegir sobre su sexualidad siempre y cuando respete a los demás. Para la iglesia y la mayoría de la sociedad no es fácil aceptar a las personas homosexuales; los discriminan y hasta los repudian.En mi caso creo que todas las personas tenemos derecho a elegir lo que más nos gusta, lo que nos hace sentir bien. Sin embargo no estoy de acuerdo con que parejas homosexuales adopten a pequeños pues el niño necesita de una imagen maternal y paternal para desarrollarse psicosocialmente.En la iglesia se manejan reglas como en cualquier otra institución que hay que respetar. Todavía en mi país no es válido el matrimonio por la Iglesia pero si por el civil.

  44. Homosexuales y heterosexuales tenemos los mismos derechos. Cada persona tiene la libertad de elegir sobre su sexualidad siempre y cuando respete a los demás. Para la iglesia, la mayoría de la sociedad no es fácil aceptar a las personas homosexuales; los discriminan y hasta los repudian. En mi caso creo que todas las personas tenemos derecho a elegir lo que nos gusta. Sin embargo no estoy de acuerdo con que parejas homosexuales adopten a pequeños pues el niño necesita de una imagen paternal y maternal para desarrollarse psicosocialmente. En la iglesia se manejan reglas como en cualquier institución que hay que respetar. Todavía en mi país no es válido el matrimonio por la Iglesia pero si por el civil.

  45. Homosexuales y heterosexuales tenemos los mismos derechos. Cada persona tiene la libertad de elegir sobre su sexualidad siempre y cuando respete a los demás. Para la iglesia, la mayoría de la sociedad no es fácil aceptar a las personas homosexuales; los discriminan y hasta los repudian. En mi caso creo que todas las personas tenemos derecho a elegir lo que nos gusta.

  46. dentro de mi punto de vista siento que cada persona es libre de eligir el camino que dese, nadie es perfecto ni tenemos el derecho de criticar alas persona por lo que son siento que cada quien es libre de eligir a su pareja sin importar que sean homosexuales eso es desicion de cada quien y mientras a ti como persona te respeten, no tienes ningún derecho de faltar al respeto ni meterse en sus vidas pues son personas y como tal devén ser respetadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.