Dudas y certezas.

25 Dic

Lo habitual viene siendo que uno baje de la nube a partir del 7 de enero, que una vez pasadas las fiestas, y ese estado de “buenrrollismo” general llega lo peor que puede ocurrir: el momento de concretar los deseos que se han manifestado para la nueva época y requiere pasar a la acción, y eso suele hacerse duro y complicado.
A nuestro Unicaja, la bajada de la nube le llegó el pasado domingo, con el partido frente al Kirolbet Baskonia, en una ocasión que a priori podía ser propicia para que los malagueños siguieran con el casillero de derrotas en casa a cero, digo propicia porque, pese a la muy sensible baja de Carlos Suárez, el rival, que venía de dos partidos en Euroliga en la semana tenía las ausencias de Patricio Garino, Tornike Shengelia y el mismo momento del partido la de Jayson Granger. Al final, lo cierto fue que desde el salto inicial no hubo partido, los de verde no dieron en ningún momento impresión de estar metidos en el partido y no fueron rival para un equipo que, con una rotación efectiva de ocho jugadores, tuvo de sobra para manejar el encuentro a su antojo. Una pena, pero lo visto transmitió un par de mensajes: que Carlos Suárez no tendrá mucho impacto numéricamente hablando, pero el peso específico en la buena dinámica del equipo es brutal, y aunque no se materialice, pensar en fichar un repuesto para el arancetano no era tan disparatado, por lo menos a tenor de lo que se vio el domingo.
Un pequeño detalle para cerrar el partido del domingo: necesitaría que alguien me explicase la legalidad de la alineación baskonista, me explico, sobre el papel, el equipo de Vitoria tiene como cupos a Tadas Sedekerskis, Illimane Diop, Jayson Granger y Tornike Shengelia, el domingo, el lituano estaba en Vitoria recuperándose de una lesión, el georgiano estaba en Estados Unidos viendo a su tercer hijo, el italo-uruguayo en el banquillo con el chándal de paseo y el senegalés le endosó once puntos a los malagueños. Vale que presenciamos el exotismo de ver a un español (el pucelano Miguel González) con la camiseta visitante, pero aún así me siguen saliendo sólo tres jugadores formados localmente en el plantel vitoriano, ¿es legal esto?, sinceramente, si hay alguien ahí que me lo pueda aclarar, se lo agradezco.
Con la necesidad de pasar página sin olvidar las enseñanzas de la derrota, el equipo ha de afrontar el viaje a San Sebastián para no dejarse atrapar por los perseguidores, los cuales, encabezados por Valencia Básket y BAXI Manresa tienen muy cerca a los cajistas.
Ahora que se acaba el año podremos llevarnos muchas noticias a nuestra memoria particular, que si la salida de Joan Plaza del Unicaja, que si tal o cual triunfo, que vaya título se le escapó a tal equipo, o que momento de forma tan estupendo tuvo tal o cual jugador, pero algo que quedará registrado que no formará parte de la gran historia es la situación que se vivió el pasado día 18 en Valladolid, en LEB Oro, el partido entre el Carramimbre CBC Valladolid y el TAU Castellón fue dirigido por tres mujeres, algo que no tendría que ser noticia, pero a día de hoy sí que lo es, lo cierto es que en la rueda de prensa, Paco García, entrenador local fue muy ilustrativo: no tiene por qué ser noticia, al igual que no creo que a nadie relacionado con nuestro deporte nos extrañe ver a mujeres en el grupo de jueces en los partidos, arbitrar mal o bien no es privativo de ningún género y por ello, aparte de la salida de pata de banco del presidente del Iberostar Palma criticando en su día que hubiese dos mujeres en el trío arbitral, que Yasmina Alcaraz, Paula Lema y Elena Espiau estuvieran juntas en un partido no debe significar nada, al igual que antes no nos alteraba ver pitar a Pilar Landeira o a Anna Cardús en lugar de Juan José Neyro o José Javier Murgui, creo que hay bastantes por ahí que prefieren a Esperanza Mendoza en lugar de Miguel Ángel Pérez Pérez.
Resumiendo, pensar que te puedes sentir perjudicado porque te arbitren tres mujeres en lugar de tres hombres es pensar que los aros de Málaga son más redondos que los de Soria, literalmente absurdo.
No vamos a tener tiempo alguno de descanso, así que habrá que seguir con todo esto. Eso sí, espero que todos tengáis lo mejor, con las personas adecuadas y que si hay algo que mejorar, que lo haga pronto. Muchas felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *