Un guardián llamado Salinger

10 marzo, 2018

JAVIER GARCÍA RECIO

A la espera de las obras inéditas que Salinger autorizó editar en su testamento, Alianza, la editorial guardiana de sus obras en España, reedita con brillantez los trabajos que hicieron del escritor norteamericano un mito.

Retrato de J. D. Salinger. WIKIPEDIA

El 27 de enero de 2010, con 91 años moría Jerome David Salinger, el escritor al que bastó una sola obra, El guardián entre el centeno, para convertirse en mito literario. Había pasado medio siglo, desde 1965, recluido del mundo y dedicado con ahínco a borrar las huellas de su paso por la vida. Se hizo famoso por no querer ser famoso, El guardián entre el centeno lo convirtió en un héroe para millones de adolescentes y en un maestro ante los ojos de los críticos literarios. Salinger escribió y publicó varios relatos y cuentos más, todos ellos de enorme relevancia. Pero en 1963 decidió interrumpir su relación con los medios de comunicación y con la sociedad. Se encerró en su casa en New Hampshire y no volvió a publicar una sola línea, salvo un cuento que en 1965, el semanario The New Yorker publicó, Hapworth 16, 1924.

En España, Alianza editorial ha sido el guardián de la obra conocida de Salinger (junto con Edhasa). Ahora Alianza, ocho años después de su muerte, reedita, en una magnífica colección, sus cuatro grandes relatos: El guardián entre el centeno; Franny y Zooey; Nueve cuentos y Levantad, carpinteros la viga del tejado y Seymour: una introducción. Se trata de una ocasión ideal para acercarse, unos por primera vez, otros por enésima a la obra de este genial escritor.

El guardián entre el centeno. Publicada en 1951, la novela, en pleno siglo XXI, sigue tan fresca y actual como cuando la publicó. ¿Por qué? Se trata de un texto inteligente, original, con dosis de humor, lleno de vida y sensibilidad; literariamente posee un ritmo perfecto y nunca cae ni en lo cursi ni en lo soez manteniendo un equilibrio perfecto. Su protagonista es Holden Caulfield, uno de los personajes más entrañables de la literatura, un adolescente que recién abandonada la niñez, mira y juzga lo que le rodea de una forma original, y con sus ojos aún desprovistos de maldad o prejuicios. Novela publicada para adultos que fue adoptada por millones de adolescentes y jóvenes americanos y llegó a ser prohibida en las escuelas. Cada año siguen vendiendo 250.000 ejemplares, que confirman que es un texto siempre contemporáneo.

Nueve cuentos. Publicada en 1953. Son nueve relatos cortos con textos antológicos, como Un día perfecto para el pez banana, donde el personaje central se mata por un exceso de felicidad, o Para Esmé, con amor y escualidez. En ellos, el autor crea atmósferas extrañas, casi irreales y sin embargo enclavadas en la cotidianeidad norteamericana, con sus suicidas y sus personajes atormentados o trágicamente felices. Sus cuentos, a pesar de desarrollarse en un estilo terso y realista, producen la impresión de una escritura que se examina a sí misma, no en el sentido paródico o de metaficción, sino más bien como una conciencia colectiva que encarnara en el narrador. Su técnica y su estilo fueron modelo para los novelistas americanos que le sucedieron en la segunda mitad del siglo XX.

Franny y Zooey. Publicada en 1955. Franny, una chica universitaria, sufre una depresión que la encierra en el salón de la casa de sus padres. Acompañada únicamente por su gato, una duda religiosa y mística la atormenta día y noche. Zooey, por su parte, es uno de sus hermanos mayores. Es un actor de éxito y un narcisista sin ningún tipo de corrección ni de tacto. Tras infinitas súplicas por parte de su madre, Zooey decide ir a hablar con su hermana. Este libro es más personal, con un estilo mucho más íntimo y más elaborado. Una de las narraciones más tiernas y misteriosas que se pueden encontrar. Una especie de joya de la literatura de la que, en principio, casi nadie ha oído hablar.

Levantad, carpinteros la viga del tejado y Seymour: una introducción. 1959. Se compone de dos relatos, o quizás novelas cortas, que fueron publicados previamente. Ambos cuentan con el mismo narrador: Buddy Glass, uno de los varones entre los siete hermanos de la curiosa familia Glass, ya presente en la obra de Salinger. Buddy asiste a la boda de Seymour, hermano mayor. Pero la boda no se celebra, Seymour no se presenta, Buddy acaba metido en un automóvil, junto a familiares de Muriel, la novia, que despotrican sobre su hermano y especulan con los motivos de esa espantada. El día acabará con Buddy y los invitados en su apartamento, y con éste descubriendo la maleta de su hermano y leyendo el diario que se encuentra en ella. El segundo relato transcurre años después cuando Seymour se ha suicidado y Budd decide hacerse cargo de los poemas de su hermano.

Y ahora el recordatorio. La estrategia de Salinger para desaparecer quedó fallida desde el momento en que dos hombres, David Shields y Shane Salerno, especialmente este último, dedicaron diez años de su vida a sacar a la luz un libro documental basado en la recuperación de un ingente material de fotos, documentos y textos del autor. Gracias a ello ahora sabemos que pese a dejar de publicar, Salinger no dejó de escribir ni un solo día. Como testimonio de ello ya está en marcha la publicación de las obras inéditas que Salinger autorizó en su testamento que se comercializaran tras su muerte. Serán cinco libros: dos de ellos de cuentos, uno en torno a la familia Glass y otro sobre la familia Holden; una novela sobre la Segunda Guerra Mundial y su matrimonio con Sylvia Welter; otra novela también sobre la misma guerra en forma de diario de un espía de la contrainteligencia . y por último un manual sobre sus creencias védicas.
Queda mucho Salinger para disfrutar.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: