José Ovejero: La identidad interior

5 febrero, 2018

GUILLERMO BUSUTIL

Una sombra. Siempre existe una entre lo que uno es y lo que muestra, entre lo que sucede y lo contrario que uno imaginaba que iba a ocurrir. Un minuto antes, ese que abre el portal de la casa por cuyas escaleras o ascensor uno va a subir silbando, ensimismado en su mundo extraño a cara de los demás, sin que se le pase por la cabeza que va a encontrar a su madre suicidada en la cocina. Igual que le ocurre al personaje de un cuento de José Ovejero. El primero en el que trincha la muerte y el absurdo como en aquel cuento de Cortázar en el que todos mentían a la madre; como en una película de Buñuel en la que nadie puede aceptar la muerte y lo mejor es seguir, celebrar y abrir los regalos, como si no hubiese pasado nada. Lo malo es que nada es también una sombra. Esa que separa un instante lo que somos de lo que queremos ser, en medio ese mundo extraño que habitan las adorables criaturas de Ovejero y del que se liberan o en el que se contraen. El mismo que late entre un padre y una madre para los que el amor está sobrevalorado. Sucede en otro cuento con el que José Ovejero ha vuelto al cuento para mostrarnos la sombra entre el dolor y la quiebra de lo cotidiano, el deseo imposible y su metamorfosis, la aparente ternura y la crueldad que irrumpe y nos sorprende. Porque unas veces uno cree intuir lo que va a descubrir detrás de la sombra y se equivoca, otras porque piensa que lo importante es la sombra, y en ocasiones porque deja que sea el escritor Premio Alfaguara por La invención del amor quien desvele lo que todavía no ha ocurrido pero tal vez ocurra. O no.

Piezas todas las de este libro en el que el miedo, el deseo, la intimidad, lo aparentemente banal y lo significativamente inquietante terminan estallando, igual que el buen vino, en la persistencia después del trago, cuando ya se ha leído la historia y uno cree haber entendido lo que había en el fondo del vaso. Se equivoca. Lo bueno, el corazón y el jugo de los cuentos de José Ovejero, reunidos como sombras dentro de un Mundo extraño, sucede después. Su sabor es un eco. Lo dicho, una sombra. Divertida o amarga, real o deformada, con peso o con poso, pero intensa, frutal, amaderada. Lo expresa muy bien una de los mejores relatos del libro Fucking Vicent, el mendigo que renuncia a ver las tetas que le ofrece una chica de la pandilla que lo adopta, porque prefiere cerrar los ojos e imaginarlas a su antojo. Quizá tocarlas en braille como el ciego de un microrrelato porno para ser yemado despacio, demorando el final. Algo parecido a los que ocurre y se siente con otras piezas excelentes, Venta Segura, sobre un vendedor de seguros al que invitan el anciano matrimonio al que quiere seducir comercialmente. Hay otros cuya sombra resulta una burla con la que vencer la condena de la muerte o la performance de su elección. Brillante ese escaparatista que crea rompedores mundos de ficción y una campaña de impacto. Fantástico el preso que duerme tres días aplazando su ejecución y confiesa lo sucedido dentro del sueño en el que ha alcanzando la venganza y la libertad. El deseo y su conquista como sombra. La sombra como el envés de la adoración de un marido a su mujer y su metamorfosis, al trabajar en la misma oficina donde el poder tiene otro lenguaje de intimidad. Sí, el mundo es extraño, los que lo habitamos también.

Tensa bien las tramas Ovejero en estos cuentos -excelente regreso- y gestiona sutil lo inquietante de la normalidad y la intuición del extrañamiento, permitiendo además que crezcan los personajes dentro del cuento y cada uno escoja la manera con la que ganarse el afecto del lector, y su credibilidad dentro del lenguaje, del tono que lo talla y la psicología que lo define o permanecer agazapados en la construcción del final que le da la vuelta a la historia, la desplaza o deja una puerta abierta. Da igual, siempre, y ese es su éxito, se escapa una sombra.

FICHA
Mundo extraño
JOSÉ OVEJERO
PÁGINAS DE ESPUMA
17 €

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: