Jaime Aguilera: “Ha sido un salto de registro radical”

2 enero, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

 

­El escritor Jaime Aguilera (Villanueva del Trabuco, 1970) cambia de registro y tras su última novela histórica explora una situación al límite.

Jaime Aguilera.

Jaime Aguilera.

Fluidos corporales. ¿Qué fue primero, la novela o el título?
La novela. Coincidieron muertes de personas (y de mi perro) a las que apreciaba debido a procesos de cáncer: de ahí surgió la pregunta de qué haríamos cualquiera de nosotros si nos comunicaran este tipo de noticias. La segunda derivada es que después, el protagonista lo primero que decide es poner una fecha para su suicidio, no sin antes hacer todo, todo, lo que nunca se ha atrevido… Fue esta degeneración del protagonista la que me llevó al título.

Ha pasado de la novela histórica, de recrear la España liberal de comienzos del XIX a retratar a un personaje onanista y estreñido que quiere dar un vuelco a su vida al final de esta. ¿Ha sido complicado el salto de registro?
Ha sido un salto de registro radical, pero no complicado. En este última novela apenas existe la labor de documentación e investigación, que sí fue ardua y me llevó casi dos años en El criado que descubrió a Zervantes. Más que complicación en el salto de registro a mí me gustaría resaltar la valentía en el salto de registro al vacío de reflexiones y temáticas de las que se suele huir en literatura…

¿Qué se va a encontrar el lector en su nueva novela?
Una espiral de situaciones esperpénticas y extremas derivadas de una gran soledad. Una reflexión sobre un especie de carpe diem escatológico y sobre el Mr. Hyde que todos llevamos dentro…

¿Berlanga, Azcona, los humoristas de la generación del 27? ¿cuáles son sus influencias literarias en Fluidos corporales?
Influencias tenemos de todos, absolutamente todos, los autores que leemos. Pero le puedo decir que escribiéndola me he acordado de la independencia del autor que siempre propugna Muñoz Molina, de personajes de Vargas Llosa como Don Rigoberto, de Quevedo, de Sartre, de Camus…

¿Debemos encontrarnos al límite para cambiar?
Uff, yo creo que no podemos responder hasta que nos toca… podemos hablar de entereza, de serenidad, de dignidad, pero son sólo palabras.

Articulista, novelista, cuentista, ensayista ¿en qué terreno se siente más cómodo?
No sé muy bien qué contestar. Me encanta la adrenalina que se dispara con un artículo, pero también la carrera de fondo de una novela. Me encanta la precisión destilada en un cuento, pero también la construcción de la catedral argumental de un ensayo.

¿Considera que la España actual merece un ensayo, una novela o un sainete?
En ninguno de los tres tienen cabida los problemas tan serios de este país y que apenas aparecen en los medios de comunicación. España merece, por ejemplo, que se hable del gran problema de la Educación que hay en este país, y que empieza por un cacareado y que nunca llegue pacto por la Educación; pero es un problema muchísimo más hondo, que nace de valores que se están perdiendo en el primer educador, que es la familia.

¿Tiene más proyectos bullendo?
Si, quizás demasiados, porque no hay tiempo… Ahora estoy de vuelta con el personaje pseudopolicíaco de mi primera novela, Negro sobre gris.

FICHA
Fluidos corporales
JAIME AGUILERA
ADARVE
15 €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: