Alastair Bruce: El mundo inundado

11 febrero, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

Armaenia publica Marcas en la pared, la impactante primera novela del escritor sudafricano, un inolvidable debut literario con una fábula postapocalíptica sobre la culpa y cómo afrontar el pasado

Alastair Bruce. L. O.

Novelas de frontera de inolvidable calado son sin duda El desierto de los tártaros, de Dino Buzatti y El mar de las Sirtes, de Julien Grecq. Las dos comparten un halo de atractiva irrealidad ante la perspectiva de un enemigo acechante y a la vez, brumoso, que aguarda al otro lado de la frontera y que puede hacerse realidad en cualquier momento.

El sudafricano Alastair Bruce (Port Elizabeth, 1972) ha elegido un enfoque narrativo parecido en su primera novela, Marcas en la pared, aunque ha emplazado la acción en un tiempo postapocalíptico, quién sabe si por los desmanes del cambio climático, que ha sumergido buena parte del planeta y obligado a los supervivientes a una dura pugna por la vida.

Bruce ha escrito una novela que, sin llegar a la calidad de los dos ejemplos citados, resulta memorable y anuncia un escritor más que prometedor, con un lenguaje narrativo que a veces recuerda a su compatriota Coetze y otras a Saramago, por el brillante manejo de las frases cortas con la que el personaje central, el enigmático Bran, describe su vida diaria en una isla solitaria, a la que fue desterrado diez años atrás.

Pero como el personaje de El mar de las Sirtes, Bran también cruza la frontera para aproximarse al enemigo. El desencadenante será la irrupción en su reducido mundo, del pasado. Un Viernes que, paradójicamente, profundizará el aislamiento de este Robinson Crusoe de tiempos futuros.

Lectores hay que reaccionan con desconfianza ante la etiqueta postapocalíptico, quizás porque lo asocian de forma errónea con una ciencia ficción infantiloide. En el caso de esta novela, el marco temporal es puramente anecdótico y, por otro lado, es más acertado dejarla en ficción a secas.

Podría haber sucedido en nuestros días, porque lo que de verdad nos ofrece es una punzante reflexión sobre la culpa y sus consecuencias, en especial, hasta qué punto es factible para una sociedad que ha sufrido un gran trauma ejercer una suerte de damnatio memoriae, en lugar de enfrentarse a los hechos.

Bran, el protagonista absoluto, medita sobre su culpa y trata de asumirla. La prodigiosa isla reflejada en esta novela no deja de ser una metáfora de la situación que atraviesa, atado a los errores del pasado.

Alastair Bruce, en su estreno como escritor, con la salvedad de cierta reiteración en la parte final, nos ha dejado una novela casi perfecta, una fábula oscura, magníficamente ambientada, que sigue la tradición de las grandes novelas de frontera con nota alta.

FICHA
Marcas en la pared
ALASTAIR BRUCE
ARMAENIA
20 €
Traducción de Cristina Lizarbe
En un mundo sumergido casi por completo por el mar, un hombre llamado Bran lleva los últimos diez años viviendo en una isla desierta. Fue exiliado allí por aquellos a los que antaño lideraba y marca cada día que pasa en la pared de su cueva, esperando el final. Entonces, ocurre algo que despierta en Bran unos recuerdos y una nostalgia que fuerzan su regreso, aunque eso conlleve su ejecución. (2012).

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: