Charles Stross: Funcionarios de lo oculto

18 diciembre, 2017

FRAN M. ROMERO

La editorial Insólita no podía estrenar su catálogo con una obra más acertada: con El archivo de atrocidades trae a España el inicio de Los expedientes de la Lavandería de Charles Stross

Hoy día ya suponen todo un cliché literario las agencias secretas que velan por la seguridad y el bienestar de la humanidad. Quizá lo que diferencie a dichas agencias entre sí es aquello a lo que se enfrentan: desde terroristas de lo más mundano a nada mundanos extraterrestres, pasando por dioses primigenios y horrores cósmicos. Los Hombres de Negro, la Agencia para la Investigación y Defensa Paranormal (AIDP) en la que trabaja el Hellboy de Mike Mignola, los guardianes hastiados de La cabaña en el bosque (Drew Goddard, 2012), las televisivas Rubicón y Fringe… la lista, si nos pusiéramos con ella, resultaría interminable. Por eso, la apuesta de la nueva Insólita Editorial por traer a nuestro país El archivo de atrocidades de Charles Stross, el primero de los libros de las famosas (al menos fuera de nuestras fronteras, sean cuales sean) crónicas de Los expedientes de la Lavandería, podría parecer un paso en falso –más de lo mismo– si no fuera por la maravillosa capacidad narrativa de Stross.

Publicados a comienzos de siglo en la revista de género escocesa Spectrum SF, los expedientes en cuestión relatan el día a día de un ingeniero informático, Bob Howard, que trabaja para una agencia ultrasecreta de operaciones de defensa del gobierno inglés, la Lavandería, tan demoníaca como interdimensional. El resultado es una muy lograda combinación de techno-thriller de espionaje, ciencia ficción, matemáticas de alto nivel y horror lovecraftiano. Además de comedia de situación, pues todo ello está aderezado con mucho humor y flema británica.

Charles Stross. Foto: Simon Bradshaw

El geek protagonista es un cliché (bastante real, por otra parte) del típico informático de empresa que tiene que vérselas con compañeros torpes a golpe de botón de reiniciar, y que dará el salto a trabajos de campo. A pesar de ello, deberá seguir desarrollando labores bien alejadas de lo que el imaginario popular espera de un centro de operaciones secretas. De esta forma, el terror nos alcanzará del lado de los cientos de formularios que han de cumplimentarse en la agencia más que desde los universos paralelos al nuestro, donde también nos esperan horrores sin rostro ni nombre.

El archivo de atrocidades es de esas historias que, de modo inteligente, emplean los elementos que funcionan entre los diversos géneros. Elementos que sirven a este autor británico para crear una divertidísima muestra de cómo utilizar ideas clásicas ya manidas, aquí renovadas hasta resultar frescas. Acaso sea una pena, eso sí, que Charles Stross escribiera estos relatos a principios de siglo, cuando esta revisitación de los géneros aún era algo fresco y no un recurso empleado hasta la extenuación durante los últimos años; un rasgo indiscutible de los tiempos cargados de baba nostálgica que nos han tocado en suerte.

Aún así, la calidad del trabajo de Stross, capaz de construir personajes muy carismáticos, divertidos e inteligentes, hace que sobresalga con especial brillo por encima de la mayoría de las historias que se basan en este modelo. El desarrollo de la novela tiene un ligero aire de serialización en entregas, propio de su origen y característico de este tipo de relatos en los que los casos a resolver no acaban nunca. Dicho esto, Stross cierra la historia y redondea su planteamiento con gran oficio, mezclando hechos reales con su ficción.

En definitiva, un gran entrada en escena por parte de Insólita Editorial, en parte gracias a la cuidada traducción de Blanca Rodríguez y Antonio Rivas. Además, esta nueva editorial ha incluido en El archivo de atrocidades la novela corta ganadora del Hugo en 2005, La jungla de cemento, del propio Stross, que también forma parte del mundo de la Lavandería.

FICHA
El archivo de atrocidades
CHARLES STROSS
EDITORIAL INSÓLITA
22,95 €

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: