Arturo Moya, luchar en tiempos convulsos

11 enero, 2018

Una vida llena de lances políticos y personales que moldeó un espíritu combativo y siempre deseando estar en primera fila y no en las trincheras. También fueron cincelando su compleja personalidad sus numerosas incursiones por el mundo empresarial o la participación, cuando no de liderazgo, de muchas iniciativas en la sociedad civil. Escribo de Arturo Moya Moreno, político hecho a sí mismo en los mejores tiempos de la Transición y que sabiéndose ya tocado por una enfermedad mortal se levantaba todas los días a las 5 de la mañana para echar la vista atrás, sin rencor, para contar, de forma muy vital y directa, su recorrido por la vía pública y la política cuando dio el paso en 1971 de presentarse a procurador en Cortes por el tercio familiar por la provincia de Granada. Fue su primera aventura que le marcaría sobremanera.

JUAN DE DIOS MELLADO

Prefirió, sin embargo, años más tarde la ilusionante aventura de presentarse para presidente de la Junta de Andalucía por el llamado Poder Andaluz, en un extraño y sorprendente maridaje con los andalucistas de Rojas Marcos y con los andalucistas de Pedro Pacheco. Aquello, como yo mismo le dije y otros grandes amigos como Fernando Yélamos, era hacer un pan como unas hostias.

Pero Moya Moreno era de piñón fijo cuando se le metía entre ceja y ceja una aventura aun a sabiendas que iba camino al desolladero, como así fue.

De sus batallas y que se narran en su libro de manera amena y directa hay momentos claves que cincelaron su personalidad como cuando llega a presidir la revista Gaceta Universitaria en el año 1969 cuando yo era su director o el pulso que le echó a las poderosas, anquilosadas y franquistas familias granadinas al presentarse, con 29 años, a las elecciones del Tercio Familiar en 1971 que ganaría pero que perdió por un franquista pucherazo, y su capacidad para moverse en arenas movedizas cuando crea, con sabor socialdemócrata, la sociedad anónima Causa Ciudadana, escuela de políticos, muchos de los cuales terminarían en la UCD y la creación en el Liceo de Málaga del Partido Andaluz Socialdemócrata al que se apuntaron como tres legionarios de la política y que yo calificaría como «los tres Pacos». Paco de la Torre, Paco Villodres y el almeriense Paco Soler.

Merece la pena adentrarse en la lectura de su ingreso en la UCD y sus sonoros combates con Jiménez Blanco, así como el intenso y largo recorrido por sus vivencias en el ombligo del poder dentro de la UCD, por su cercanía a Adolfo Suárez y porque sería quien tuvo las agallas de denunciar que quienes comían de la mano del presidente del Gobierno le estaban haciendo la cama, como así fue.

Para peripecias las que le rodean en Sevilla donde sienta sus reales con sus seis hijos buscando abrir fronteras y negocios, muchos de los cuales terminarían como el rosario de la aurora. Y donde conoció, se relacionó y formó sociedades con personajes que ya entonces no eran trigo limpio, como Manuel Colón y Prado de Carvajal, el amigo y asesor de don Juan Carlos. Y no tiene desperdicio recrearse en su personal historia de cuando entra en el avispero del Ayuntamiento de Marbella y, una vez más, decide la aventura perdedora de presentarse para ser alcalde de Marbella; un fracaso total, como él mismo escribe. Pero Arturo Moya Moreno, ya tocado por la asesina enfermedad y haciendo alarde de lo que siempre había sido norte en su vida reúne a unos cuantos amigos sevillanos y andaluces con los que crea una línea de pensamiento, de análisis y propuestas, Foro Andaluz Nueva Sociedad (FANS), donde se siente como en casa (Gracias, Fernando, Jaime, Santiago y largo etcétera) y donde Arturo vuelca le mejor de sí, fruto de su conocimiento de la realidad y de su indomable espíritu, el de un político de raza que luchó por la democracia en tiempos convulsos, los de la transición.

FICHA
Tempus Fugit
ARTURO MOYA
EDITORIAL ALMUZARA
24,65 €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: