El servicio médico de la UMA, garantía para hacer deporte de forma saludable

NACHO MUÑOZ

El Complejo Deportivo cuenta con grandes prestaciones en el área de atención médica, coordinada por la doctora Conchi Ruiz, para atender a los usuarios – La prevención de lesiones, objetivo principal

La Universidad de Málaga tiene cubierta perfectamente la asistencia médica tanto para los deportistas de una actividad determinada como para los usuarios habituales que acuden al Complejo Deportivo Universitario. El centro deportivo contempla un amplio abanico de actividades físicas y de recuperación para niños, jóvenes, embarazadas y mayores de 55 años.

Hoy es sabido que el deporte contribuye a mantenernos saludables, pero toda actividad tiene un riesgo físico que puede desencadenar en una lesión y muy poca gente conoce las pautas a seguir a la hora de practicar cualquier actividad o deporte. Son recomendaciones que van desde cómo se realiza un ejercicio determinado hasta qué dieta alimentaria debemos tener. Esta es una de las labores del servicio médico del Complejo Deportivo Universitario de la UMA que coordina la doctora Conchi Ruiz Gómez.

La especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte explica que para dar un buen servicio se tienen que realizar periódicamente revisiones médicas. «Primero, realizamos un electro; tomamos la tensión, hacemos una antropometría para ver la composición corporal y qué porcentaje de músculo y grasa tiene el paciente. Más tarde, se le puede indicar algún tipo de dieta y un posterior test de esfuerzo y con la ayuda de un cicloergómetro le sometemos a una serie de cargas y vamos viendo con un electro inalámbrico cómo el corazón se va comportando» detalla Ruiz.

Además, el espacio deportivo cuenta con una novedad que no poseen otros centros como es la incorporación de un ecógrafo. «Es una ventaja porque podemos hacer exploraciones en el momento y ver cómo evoluciona la lesión», asegura la doctora Ruiz.

El objetivo que se marcan dentro del propio departamento es la prevención. Los usuarios del centro tienen un seguimiento «individualizado y personalizado» en la atención médica y en la realización de alguna actividad física que requiera de la ayuda de un monitor. «Todo el personal del centro, incluso algunos usuarios y niños, se ha formado en primeros auxilios y tienen conocimientos sobre RCP (reanimación cardiopulmonar) porque alguna persona puede tener una incidencia en un momento concreto y hay que estar prevenidos a cualquier acontecimiento adverso», señala la especialista en medicina deportiva. De hecho, cuentan con desfibriladores.

Dentro de las múltiples actividades relacionadas con la salud, una de «las más demandadas» por los usuarios en el Complejo Deportivo Universitario de la UMA es el programa de escuela de espalda, que exige un examen médico previo. Esta escuela terapéutica, en la que se realiza un trabajo de recuperación, se lleva a cabo en dos salas diferenciadas: una sala interior con la ayuda de fisioterapeutas y otra sala con trabajo en la piscina.

 

La doctora Conchi Ruiz atiende a un usuario del Complejo Deportivo de la Universidad de Málaga

 

Programa para embarazadas
Otro aspecto que hay que destacar, dentro de las actividades del centro, es el tratamiento especial a las embarazadas y a la recuperación postparto. «Hay actividades con una escuela de espalda adaptada a ellas. En esa escuela hacen media hora de actividad en seco y otra media hora en agua (piscina), guiadas por un fisioterapeuta. El objetivo es ponerles en forma y prepararlas físicamente para el parto. Es un trabajo de flexibilidad, de musculación; trabajan con bandas, con gomas o pelotas. La novedad de nuestras instalaciones es la gimnasia abdominal hipopresiva (GAH). Una vez que han dado a luz a sus hijos y han pasado la cuarentena, pueden venir con el bebé y hacer ejercicio de trabajo de suelo pélvico o abdominales y están a la vez con su hijo al lado», detalla la doctora.

No hay que olvidar las actividades deportivas infantiles como la natación o el fútbol, que son las más demandadas. Igualmente, para los mayores de 55 años también hay hueco en el deporte con actividades en el interior del centro, en la piscina o, incluso, actividades musicales como zumba.

La doctora Conchi Ruiz ve «imprescindible» el trabajo de la familia para crear conciencia de la importancia del deporte. «Si hay familia activa, hay niños activos y sanos». El trabajo en la parte familiar es donde más se debería incidir. De ahí, la importancia de un padre o una madre que practique deporte o tenga afán por alguna actividad y que se traslade a sus hijos. «Hay que transmitir ser activo en nuestro entorno. Familia sana, personas sanas», concluye la experta. Una opinión que comparte Juanjo Sánchez Moreno, responsable de las actividades del Complejo Deportivo Universitario, que subraya que hay que incidir desde el hogar en realizar deporte para evitar «malos hábitos».«A largo plazo, realizar actividades físicas mejora los niveles de bienestar social y mental», dice.

Por último, Conchi Ruiz deja claro que el principal problema de los más pequeños es el sobrepeso y la obesidad. Con la implantación del deporte en sus vidas pueden evitarse problemas de salud como infartos o accidentes cerebrales, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − nueve =